Revista Española de Cardiología Revista Española de Cardiología
Rev Esp Cardiol. 2007;60:1233-41 - Vol. 60 Núm.12 DOI: 10.1157/13113928

Valor pronóstico del factor de necrosis tumoral alfa en pacientes con infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST

Manuel Gonzálvez a, José A Ruiz-Ros a, Matías Pérez-Paredes a, María L Lozano b, Francisco J García-Almagro a, Francisco Martínez-Corbalán a, Diego M Giménez a, Andrés Carrillo c, Andrés Carnero a, Tomás Cubero a, Juan J Gonzálvez c, Isabel Ureña a, Vicente Vicente b

a Unidad de Cardiología. Hospital General Universitario J.M. Morales Meseguer. Murcia. España.
b Servicio de Oncohematología. Hospital General Universitario J.M. Morales Meseguer. Murcia. España.
c Unidad de Cuidados Intensivos. Hospital General Universitario J.M. Morales Meseguer. Murcia. España.

Palabras clave

Infarto de miocardio. Pronóstico. Inflamación. Interleucinas. Factor de necrosis tumoral alfa.

Resumen

Introducción y objetivos. Entre la variedad de procesos inflamatorios que implican al factor de necrosis tumoral alfa (TNFα), se encuentra la enfermedad cardiovascular. Su valor pronóstico en el infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST (IAMEST) es poco conocido. Este estudio trata de determinar el valor pronóstico del TNFα en este marco clínico tras 6 meses de seguimiento. Métodos. Se midieron las concentraciones de TNFα, proteína C-reactiva (PCR), interleucina 6 y moléculas solubles de adhesión celular tipo 1 en las primeras 10 h tras el inicio de los síntomas y tras 48 h en 74 pacientes con IAMEST. Se correlacionaron sus valores con la incidencia de eventos isquémicos (angina, reinfarto y muerte), insuficiencia cardiaca o ambos (eventos cardiovasculares). Resultados. Los valores de TNFα fueron significativamente mayores en pacientes con eventos isquémicos o insuficiencia cardiaca que en aquellos sin eventos (p < 0,02 para todos). A las 48 h, las odds ratio (OR) ajustadas para el último cuartil de TNFα (2,92 pg/ml) eran OR = 13,1; OR = 9,59 y OR = 9,75 para el desarrollo de eventos isquémicos, insuficiencia cardiaca y eventos cardiovasculares combinados, respectivamente. La concentración de TNFα a las 48 h de 2,04 pg/ml tuvo una sensibilidad del 78% y una especificidad del 72,5% en la predicción conjunta de dichos eventos. Al ingreso, la PCR, pero no el TNFα, mostró valor predictivo independiente en el desarrollo de eventos cardiovasculares. Conclusiones. En pacientes con IAMEST, la concentración plasmática de TNFα a las 48 h y la PCR al ingreso son predictores independientes de eventos cardiovasculares.

Artículo

INTRODUCCIÓN

La inflamación desempeña un papel fundamental en la patogenia de la aterosclerosis al estar implicada, por un lado, en la génesis, el desarrollo, la rotura y la reparación de la placa aterosclerótica y, por otro, en el daño tras la reperfusión, la remodelación y la cicatrización del tejido miocárdico1. Igualmente, es conocido que se produce un estado inflamatorio exacerbado en el desarrollo y la progresión de la insuficiencia cardiaca2.

El factor de necrosis tumoral alfa (TNFα ) es una citocina inflamatoria sintetizada en diversas células sanguíneas, endoteliales y de músculo liso y también en los miocitos cardiacos3. La ubicuidad y la función de sus dos receptores le proporcionan la capacidad de modular una diversidad de procesos inflamatorios implicados tanto en el síndrome coronario agudo4 (SCA) como en el desarrollo de insuficiencia cardiaca5 debido a su acción inotrópica negativa, entre otras6. Varias líneas de investigación indican que es un predictor independiente de mortalidad en pacientes con insuficiencia cardiaca y clase funcional avanzada5,7, así como en la fase crónica del infarto de miocardio (IM)8. En la isquemia miocárdica aguda se produce un aumento de la síntesis de TNFα en el miocardio3 y, aunque es conocido que sus concentraciones en sangre aumentan rápidamente, hay poca información acerca de su valor pronóstico9.

El objetivo del estudio fue determinar si las concentraciones precoces de TNFα , al ingreso y a las 48 h, junto con los de proteína C reactiva (PCR), interleucina 6 (IL-6) y la porción soluble de las moléculas de adhesión intercelular tipo 1 (ICAMs-1) eran predictores del desarrollo de eventos isquémicos o insuficiencia cardiaca en pacientes con IM con elevación del segmento ST (IAMEST), durante un período de seguimiento de 6 meses.

MÉTODOS

Pacientes

Entre junio de 2001 y enero de 2003 se estudió consecutivamente a 74 pacientes, entre 36 y 86 años de edad, ingresados en un único centro con el diagnóstico de IAMEST (dolor precordial prolongado de más de 30 min acompañado de elevación persistente del segmento ST del electrocardiograma ≥ 1 mm en al menos 2 derivaciones contiguas de los miembros o ≥ 2 mm en al menos 2 derivaciones precordiales, junto con elevación de doble del límite superior de creatincinasa e incremento de los valores de CK-MB o troponina I). Este estudio fue aprobado por el comité ético del hospital y todos los participantes firmaron el consentimiento informado.

Los pacientes fueron excluidos si habían pasado más de 10 h del inicio del dolor, tomaban estatinas, tenían infarto previo, shock cardiogénico al ingreso o si presentaban alguna enfermedad infecciosa o inmunitaria o neoplasia; 5 pacientes del estudio presentaban cardiopatía isquémica crónica, aunque ninguno había sido revascularizado previamente. El estudio ecocardiográfico fue realizado entre el cuarto y el sexto día del ingreso y a los 6 meses. Un grupo de 38 sujetos ajustados estadísticamente en edad y sexo (63 [11] años; 28 varones) fue el grupo control. Ninguno de los sujetos de este grupo presentaba enfermedad aguda ni crónica ni tomaba fármacos y todos tenían anamnesis, exploración física y ECG normales en el momento de la inclusión.

Estudio analítico

Se extrajo una muestra de sangre venosa al ingreso (en las primeras 10 h tras el inicio de los síntomas) y a las 48 h en los 74 pacientes y una única muestra al grupo control. El suero fue congelado a ­80 °C para su análisis posterior. Las concentraciones de TNFα , IL-6, ICAMs-1 (R&D Systems, Minneapolis, Estados Unidos) y PCR (Generic Assays, Dahlewitz, Alemania) se determinaron mediante kits de ELISA según las indicaciones del fabricante. Las sensibilidades y las variabilidades intraanalítica e interanalítica del TNFα , la IL-6, la ICAMs-1 y la PCR fueron 0,12 pg/ml, < 8,8% y < 12,6%; 0,7 pg/ml, < 4,2% y < 6,4%; 0,35 ng/ml, 4,8% y 10,1%; 0,56 mg/l y 5,7% y 13,6%, respectivamente. También se calculó el TNFα en el momento del alta (séptimo día). Los investigadores realizaron la asignación de eventos sin conocer los resultados de los datos analíticos.

Eventos cardiovasculares

Los eventos fueron divididos en dos grupos: eventos isquémicos (angina, reinfarto y muerte) e insuficiencia cardiaca. La referencia de eventos cardiovasculares indica el conjunto de eventos isquémicos e insuficiencia cardiaca, en cuyo caso se contabilizó el primero que ocurría si coincidían ambos. Se definió angina como dolor precordial opresivo asociado a cambios electrocardiográficos que ocurren durante el ingreso o el seguimiento, excluyendo la angina inducible durante las pruebas de estratificación del riesgo. Se definió infarto en el seguimiento como clínica anginosa prolongada con incremento del doble de CK o más y concomitante elevación de la CK-MB o la troponina I. La muerte fue catalogada en todos los casos como muerte de origen cardiaco (dado que no hubo otro tipo de causa de muerte durante el período del estudio). Los eventos isquémicos que ocurrieron durante el intervencionismo coronario no se contabilizaron como eventos clínicos. Finalmente, se consideró que el paciente tenía insuficiencia cardiaca si presentaba una clase II-IV según la clasificación de Killip y Kimball.

Análisis estadístico

Las variables continuas se expresaron como media y desviación estándar y las variables cualitativas, como porcentajes. Las variables sin distribución normal se expresaron como rango intercuartílico (RIC), representado por los percentiles 25 y 75. La comparación de medias entre variables continuas se efectuó usando el test de la t de Student y mediante el test de Mann-Whitney para variables no paramétricas. Se utilizó la prueba de Friedman para el estudio de muestras relacionadas de TNFα . Los porcentajes fueron contrastados mediante el test de la χ 2. El estudio de las correlaciones se realizó mediante el test de correlación de Pearson para distribuciones normales o la de la rho de Spearman para variables no paramétricas. Con el fin de comparar de forma gráfica la sensibilidad y la especificidad de un determinado valor de TNFα para predecir la presencia de eventos, se trazó la curva ROC (receiver-operating characteristic) para construir el área bajo la curva. Se realizó un análisis multivariable con regresión logística binaria, cuya variable dependiente fue la incidencia de eventos cardiovasculares y las variables independientes (con transformación logarítmica), aquellas con p < 0,05 en el análisis univariable más el índice de masa corporal (IMC), por su conocida relación con el estado inflamatorio y el recuento leucocitario al ingreso; se excluyó de dicho análisis la severidad de la enfermedad coronaria por no estar disponible ese dato de todos los pacientes. Para una mejor comprensión de los datos, se realizaron dos modelos en el análisis, uno en el que se consideraba las variables de forma continua y otro en el que se consideraba su pertenencia o no al cuarto cuartil de dicha variable. Todos los análisis fueron de dos colas y se consideró significativo un valor de p < 0,05. El estudio estadístico se realizó usando el paquete estadístico SPSS (versión 10.05; SPSS Inc., Chicago, Illinois, Estados Unidos).

El cálculo del tamaño muestral se realizó aceptando un riesgo alfa de 0,05, un riesgo beta de 0,20 en un contraste bilateral, una tasa de eventos cardiovasculares en el grupo con TNFα menor que el cuarto cuartil del 28%10, un riesgo relativo de eventos en el grupo con TNFα perteneciente al cuarto cuartil de 2,5 y suponiendo una pérdida del 5% de pacientes en el seguimiento. Este cálculo se realizó mediante el programa GRANMO 5.0 para Windows (Barcelona, España).

RESULTADOS

Las características de la población estudiada y de los pacientes con y sin eventos se muestran en la tabla 1. Se trató al ingreso a 58 (78%) pacientes mediante intervencionismo coronario percutáneo (ICP) primario, y se consiguió en todos los casos flujo TIMI III. De los 16 pacientes a los que no se realizó ICP primario, 10 presentaron un test de isquemia positivo con coronariografía y revascularización después de la fase aguda.

Durante los 6 meses de seguimiento, 31 (41,9%) pacientes tuvieron un evento cardiovascular (21 durante el ingreso hospitalario y 10 nuevos eventos durante el seguimiento); 22 (29,7%) tuvieron un evento isquémico; de ellos, en 9 (12,2%) fue muerte, siempre de origen cardiaco (5 durante el período de hospitalización, aunque ninguna en las primeras 48 h), y hubo 3 reinfartos (4%) y 10 casos de angina (13,5%); 19 (25,7%) presentaron insuficiencia cardiaca durante la hospitalización (el 61% de las mujeres y el 14,3% de los varones), 9 (12,2%) en clase Killip II, 8 (10,8%) en Killip III y 2 (2,7%) casos de Killip IV desarrollados tras el ingreso hospitalario; 7 continuaron en clase funcional II de la NYHA, pero no hubo nuevos casos de insuficiencia cardiaca durante el seguimiento.

Las concentraciones de citocinas (TNFα e IL-6), ICAMs-1 y PCR en el grupo control y en los pacientes se muestran en la tabla 2. Estas cifras fueron mayores en los pacientes que en el grupo control, en todas las variables estudiadas excepto en el caso del TNFα al ingreso. Los valores de TNFα al séptimo día fueron de 2,52 (1,81-3,40) pg/ml. Las concentraciones de TNFα fueron diferentes en las tres muestras del estudio (test de Friedman, p < 0,001) y la mayor correspondió al séptimo día.

Excepto los valores de ICAMs-1, todos los parámetros analíticos estudiados fueron mayores en los pacientes con eventos cardiovasculares que en aquellos sin eventos, tal como muestran la tabla 3 y, más específicamente, la tabla 4, donde se expresan las concentraciones de dichos parámetros según el evento cardiovascular. Como puede observarse, la concentración de TNFα era mayor en los pacientes con eventos isquémicos o insuficiencia cardiaca tanto al ingreso como a las 48 h. Se estudiaron en concreto las concentraciones de TNFα en el grupo de 9 pacientes que murieron; al ingreso, en ese grupo, sus cifras no fueron significativamente mayores si se comparan con las de los supervivientes (2,74 [1,1-3,78] pg/ml y 1,64 [0,79-2,16] pg/ml, respectivamente; p = 0,11). No obstante, a las 48 h, el TNFα sí fue significativamente mayor en el grupo de fallecidos que en el de los supervivientes (3,69 [2,61-4,39] y 1,87 [1,33-2,47] pg/ml; p = 0,002) con un riesgo univariable de muerte de 4,5 (intervalo de confianza [IC] del 95%, 2,41-8,73; p < 0,0001) si las cifras de TNFα estaban en el cuarto cuartil (> 2,92 pg/ml).

En un análisis multivariable (ajustado por edad, sexo, diabetes, presión arterial, tabaquismo, creatinina, recuento leucocitario, IMC, tratamiento previo con ácido acetilsalicílico [AAS], FEVI y cifras de PCR, TNFα e IL-6 al ingreso y a las 48 h), sólo los valores de TNFα a las 48 h y los de PCR al ingreso fueron predictores independientes de aparición de eventos isquémicos, insuficiencia cardiaca o la combinación de ambos (tabla 5). El recuento leucocitario al ingreso fue predictor de eventos isquémicos y la FEVI, la presencia de diabetes y el sexo femenino fueron variables clínicas predictoras de insuficiencia cardiaca. En la tabla 6 se observa que sólo los valores de PCR al ingreso y los de TNFα a las 48 h se encuentran significativamente elevados en los pacientes que tuvieron eventos cardiovasculares durante el ingreso hospitalario y durante el seguimiento.

El análisis mediante curvas ROC del TNFα al ingreso y a las 48 h mostró una área bajo la curva [IC del 95%] superior en la muestra extraída a las 48 h que la del momento de ingreso (80 [68,7-89,6] y 67,7 [55,2-80,1]). Un valor de corte del TNFα en ese momento de 2,04 pg/ml confería una sensibilidad del 78% y una especificidad del 72,5% para la detección de eventos cardiovasculares en el seguimiento (fig. 1). Si el punto de corte del análisis se consideraba en 2,92 pg/ml, cifra correspondiente al inicio del último cuartil, aunque se perdía sensibilidad diagnóstica (53,8%), la especificidad alcanzaba el 93%. La figura 2 muestra esquemáticamente la distribución del TNFα a las 48 h en relación con que hubiera o no eventos cardiovasculares.

Fig. 1. Curvas ROC del factor de necrosis tumoral alfa (TNFα ) al ingreso y tras 48 h para la detección de eventos cardiovasculares (eventos isquémicos e insuficiencia cardiaca).

Fig. 2. Distribución del factor de necrosis tumoral alfa (TNFα ) en pg/ml tras 48 h del inicio del dolor, según hubiera eventos cardiovasculares o no (eventos isquémicos e insuficiencia cardiaca).

Los valores de TNFα obtenidos a las 48 h se correlacionaron significativamente de forma negativa con la FEVI (ρ = ­0,416; p < 0,001); después, esta correlación se mantuvo a los 6 meses entre los 65 pacientes supervivientes (ρ = ­0,256; p = 0,039). También observamos una correlación positiva entre el TNFα y la IL-6, ICAMs-1 y PCR al ingreso (ρ = 0,269; p = 0,02; ρ = 0,444; p < 0,001; y ρ = 0,286; p = 0,01, respectivamente), y tras 48 h (ρ = 0,309; p = 0,007; ρ = 0,163; p = 0,1; y ρ = 0,418; p = 0,001, respectivamente).

DISCUSIÓN

El TNFα es una citocina inflamatoria detectada en sangre periférica de pacientes con cardiopatía isquémica crónica8 y SCA9,11. Es bien conocida su acción inotrópica negativa6 y la relación entre sus concentraciones y el grado de insuficiencia cardiaca7. El TNFα no sólo se sintetiza en las células inflamatorias de la pared arterial y la sangre circulante, en la zona del infarto y sus alrededores, sino también en el miocardio sano3, lo que indica que está implicado de alguna manera en el remodelado cardiaco tras el IM12. El TNFα también ha sido directamente relacionado con el daño miocárdico tras la isquemia/reperfusion13, con el estrés oxidativo en el paciente con IAMEST11, con la rotura y la disfunción ventricular crónica14, con la apoptosis15 y con la disfunción endotelial periférica16. Considerando estos datos, estudiamos el valor pronóstico del TNFα calculado en el momento del ingreso y a las 48 h en un grupo de pacientes con IAMEST con un protocolo de extracción de muestras que no había sido estudiado previamente.

El hallazgo principal del estudio revela que la concentración sanguínea de TNFα a las 48 h del inicio de los síntomas en pacientes con IAMEST es un predictor independiente de eventos cardiovasculares después de un período de seguimiento de 6 meses. También observamos una correlación negativa con la FEVI y una correlación positiva con otros marcadores inflamatorios de reconocido valor pronóstico. Estos resultados se obtienen en una población con un número de eventos que, aunque pueden parecer elevados, son porcentualmente muy similares a los de otros estudios publicados9,10.

Los resultados muestran que los valores de TNFα fueron mayores en los pacientes que en el grupo control en la muestra de las 48 h y en la extracción al séptimo día, pero no en la muestra al ingreso. Esto podría explicarse por dos motivos: por un lado, la precocidad en la extracción de la primera muestra, en las primeras 10 h del inicio del dolor, lo que está en concordancia con datos experimentales que muestran una síntesis progresiva de TNFα desde el inicio de la isquemia o necrosis3, y por otro, la baja incidencia de insuficiencia cardiaca7 (predominio de clase Killip I-II) con exclusión de los pacientes con shock cardiogénico al ingreso. Este dato, junto con la falta de discriminación según los valores de TNFα al ingreso de los pacientes que fallecerían, indica que es poco probable que esta muestra tan precoz sea interesante desde el punto de vista pronóstico. Otro estudio también muestra datos concordantes9 con respecto al escaso valor predictivo del TNFα extraído al ingreso. Después se produce una elevación de sus concentraciones, con interesante valor pronóstico; esta elevación podría indicar que el TNFα está relacionado con la remodelación ventricular postinfarto, si bien, aunque desde hace tiempo existen datos sobre el potencial papel del TNFα en la remodelación3,12, todavía no se ha aclarado totalmente si sus concentraciones representan un mero marcador o tienen un papel activo en promover dicha remodelación. Respecto a esto, puede ser interesante el hecho de que la apoptosis sea muy importante en la remodelación postinfarto17 y que la porción soluble del receptor del TNFα se correlacione con la apoptosis en pacientes con miocardiopatía dilatada15.

El TNFα ha sido estudiado desde la perspectiva pronóstica en pacientes con insuficiencia cardiaca y enfermedad coronaria. Varios estudios en insuficiencia cardiaca lo han identificado como un predictor independiente de mortalidad5 o con fuerte tendencia a ello18. En pacientes con enfermedad coronaria crónica, el estudio CARE (Cholesterol And Recurrent Events)8 mostró casi 3 veces más eventos si la concentración de TNFα al noveno mes del infarto se encontraba en el percentil 95. Curiosamente, los valores medios y la mediana de TNFα de este estudio (2,7 y 2,5 pg/ml, respectivamente) son similares a los obtenidos en nuestra serie al séptimo día (2,77 y 2,52 pg/ml). Este dato podría indicar que la concentración «crónica» de TNFα en plasma se obtendría ya al séptimo día tras el infarto, si bien no disponemos de muestras más allá de esa fecha. En la fase aguda del IAMEST, la elevación del TNFα estaba asociada con fallo cardiaco, arritmias y mayor alteración en la contracción segmentaria y en la perfusión con talio en un estudio con 50 pacientes19. En otro estudio9, los valores del receptor-1 del TNFα , pero no el propio TNFα , extraídos al ingreso eran predictores independientes de muerte e insuficiencia cardiaca en un grupo de pacientes con SCA (151 con elevación del ST). Sin embargo, en ese estudio, a diferencia del que presentamos, no se analizaron muestras más tardías de TNFα . Esta capacidad pronóstica del receptor-1 del TNFα también ha sido comunicada con pacientes con insuficiencia cardiaca crónica5,7.

En nuestra serie, los valores de las dos muestras de TNFα , las de PCR y las de IL-6 de los pacientes con eventos cardiovasculares fueron mayores que las del grupo sin eventos. El análisis multivariable mostró que los valores de TNFα a las 48 h fueron predictores independientes de eventos isquémicos y de insuficiencia cardiaca. Como se ha visto en otros estudios9, el TNFα al ingreso no mostró capacidad pronóstica independiente; por el contrario, en ese momento los valores de PCR sí fueron predictores del desarrollo de dichos eventos, como ya se había descrito20. El recuento leucocitario en el momento del ingreso también mostró capacidad predictiva independiente para eventos isquémicos cuando sus cifras se encontraban en el cuarto cuartil (> 13.300); datos parecidos al respecto fueron publicados en otras series de pacientes con IAMEST21. Las variables clínicas sexo femenino, diabetes y FEVI tuvieron capacidad pronóstica sobre el desarrollo de insuficiencia cardiaca, pero no de eventos isquémicos; ya se había identificado previamente estas variables como indicadores de mal pronóstico22,23. La IL-6 al ingreso y a las 48 h no mostró capacidad predictiva independiente a pesar de su conocido valor predictivo en pacientes con SCA sin elevación del ST24. En consecuencia, podemos señalar, de acuerdo con los resultados obtenidos, que una estrategia práctica en el uso de biomarcadores en esta población podría ser la determinación precoz de PCR y/o la determinación de TNFα a las 48 h.

El análisis de las curvas ROC del TNFα muestra un área bajo la curva mayor para la muestra de las 48 h; en ese momento la sensibilidad y la especificidad sobre el desarrollo de eventos cardiovasculares son moderadas (alrededor del 75%) si tomamos un punto de corte en 2,04 pg/ml. No obstante, valores de TNFα mayores, correspondientes al inicio del cuarto cuartil (2,92 pg/ml), son de mayor interés clínico, ya que revelan una alta especificidad (93%), con lo que se reduce el número de falsos positivos en el diagnóstico. Resultados similares se han comunicado para su receptor tipo-1 en el momento del ingreso en pacientes con IAMEST9. También hay concordancia entre nuestros resultados y los marcadores de estrés hemodinámico como el péptido natriurético tipo B (BNP) en pacientes con IAMEST. En un estudio25, el riesgo relativo del último cuartil de BNP para el desarrollo de muerte, reinfarto e insuficiencia cardiaca y el análisis de las curvas ROC (el 75% de sensibilidad y especificidad para un punto de corte de 40 pg/ml) son muy parecidos a los resultados con el TNFα en nuestra serie. Estudios posteriores deberán esclarecer con mayor precisión la rentabilidad pronóstica entre ambos grupos de biomarcadores.

Finalmente, es difícil definir qué significado tiene la elevación del TNFα en esta población. En la predicción de insuficiencia cardiaca, el TNFα a las 48 h podría ser un reflejo del daño miocárdico en el territorio isquémico y de la remodelación cardiaca, como indican su correlación negativa con la FEVI y el resultado de varias líneas de investigación3,12,13. En la predicción de eventos isquémicos quizá refleje, al igual que los valores elevados de PCR, un estado inflamatorio exacerbado concordante con la correlación positiva con otros marcadores (IL-6, PCR e ICAMs-1), todos ellos implicados en la cascada inflamatoria y que fisiopatológicamente inducen el desarrollo y la progresión de la enfermedad aterosclerótica1.

Limitaciones

Nuestros resultados, y en particular el análisis multivariable, deben ser interpretados con cautela debido al tamaño muestral. Por otro lado, si bien la enfermedad multivaso es predictora de eventos en el análisis univariable, el hecho de no conocer la anatomía coronaria de todos los pacientes impide aclarar en nuestra población la relación entre enfermedad multivaso, biomarcadores y eventos cardiovasculares. No obstante, un análisis multivariable que incluyó sólo a estos pacientes (n = 67) mostró que la enfermedad de más de un vaso se sumó a las variables existentes como predictora de eventos isquémicos y eventos cardiovasculares totales (p < 0,001).

CONCLUSIONES

En los pacientes con IAMEST, nuestros resultados indican que los valores en sangre periférica de TNFα a las 48 h del inicio del dolor, junto con los de PCR al ingreso, son predictores independientes de eventos isquémicos e insuficiencia cardiaca después de 6 meses de seguimiento. La concentración de TNFα en ese momento se correlaciona con la FEVI y otros marcadores de inflamación con conocido valor pronóstico.

Full English text available from: www.revespcardiol.org

ABREVIATURAS
FEVI: fracción de eyección del ventrículo izquierdo.
ICAMs-1: porción soluble de las moléculas de adhesión intercelular tipo I.
ICP: intervencionismo coronario percutáneo.
IL-6: interleucina 6.
PCR: proteína C reactiva.
TNFα : factor de necrosis tumoral alfa.

Véase editorial en págs. 1220-2

Estudio financiado por la Asociación para la Prevención de las Enfermedades del Corazón (PRECOR). Murcia GIF:G73022121.

Este trabajo recibió el IX Premio Nacional sobre temas cardiológicos de la Sociedad Murciana de Cardiología, en junio de 2007.


Correspondencia: Dr. M. Gonzálvez Ortega.
Unidad de Cardiología. Hospital Universitario J.M. Morales Meseguer.
Avda. Marqués de los Vélez, s/n. 30008 Murcia. España.
Correo electrónico: mgonzalvez@smcardiologia.es"> mgonzalvez@smcardiologia.es

Recibido el 1 de enero de 2007.
Aceptado para su publicación el 12 de septiembre de 2007.

Bibliografía

1. Angiolillo DJ, Biasucci LM, Liuzzo G, Crea F. La inflamación en los síndromes coronarios agudos: mecanismos e implicaciones clínicas. Rev Esp Cardiol. 2004;57:433-46.
Medline
2. Petersen JW, Felker GM. Inflammatory biomarkers in heart failure. Congest Heart Fail. 2006;12:324-8.
Medline
3. Irwin MW, Mak S, Mann DL, Qu R, Penninger JM, Yan A, et al. Tissue expression and inmunolocalization of tumor necrosis factor-alpha in postinfarction dysfunctional myocardium. Circulation. 1999;99:1492-8.
Medline
4. Barath P, Fishbein MC, Cao J, Berenson J, Helfand RH, Forrester JS. Detection and localization of tumor necrosis factor in human atheroma. Am J Cardiol. 1990;65:297-302.
Medline
5. Deswal A, Petersen NJ, Feldman AM, Young JB, White BG, Mann DL. Cytokines and cytokine receptors in advanced heart failure: an analysis of the database from the Vesnarinone trial (VEST). Circulation. 2001;103:2055-9.
Medline
6. Herrera-Garza EH, Herrera-Garza JL, Rodríguez H, Treviño A, Ibarra M, Torre-Amione G. Importancia del factor de necrosis tumoral alfa en la patogenia de la insuficiencia cardiaca. Rev Esp Cardiol. 2002;55:61-6.
Medline
7. Rauchhaus M, Doehner W, Francis DP, Davos C, Kemp M, Liebenthal C, et al. Plasma cytokine parameters and mortality in patients with chronic heart failure. Circulation. 2000;102:3060-7.
Medline
8. Ridker PM, Rifai N, Pfeffer M, Sacks F, Lepage S, Braunwald E. Elevation of tumor necrosis factor-αand increased of recurrent coronary events after myocardial infarction. Circulation. 2000;101:2149-53.
Medline
9. Valgimigli M, Ceconi C, Malagutti P, Merli E, Soukhomovskaia O, Francolini G, et al. Tumor necrosis factor-αreceptor-1 is a major predicor of mortality and new-onset heart failure in patients with acute myocardial infarction. The Cytokine-Activation and Long-Term Prognosis in Myocardial infarction (C-ALPHA) Study. Circulation. 2005;111:863-70.
Medline
10. Arós F, Cuñat J, Loma-Osorio A, Torrado E, Boch X, Rodríguez JJ, et al. Tratamiento del infarto agudo de miocardio en España en el año 2000. El estudio PRIAMHO II. Rev Esp Cardiol. 2003;56:1165-73.
Medline
11. Valgimigli M, Merli E, Malagutti P, Soukhomovskaia O, Cicchitelli G, Antelli A, et al. Hidroxyl radical generation, levels of tumor necrosis factor-alpha, and progresion to heart failure after acute myocardial infarction. J Am Coll Cardiol. 2004;43:2000-8.
Medline
12. Nian M, Lee P, Khaper N, Liu P. Inflammatory citokines and postmyocardial infarction remodeling. Circ Res. 2004;94:1543-53.
Medline
13. Gurevitch J, Frolkis I, Yuhas Y, Lifschitz-Mercer B, Merger E, Paz Y, et al. Anti-tumor necrosis factor-alpha improves myocardial recovery after ischemia and reperfusion. J Am Coll Cardiol. 1997;30:1554-61.
Medline
14. Sun M, Dawood F, Wen W-H, Chen M, Dixon I, KirshenbumLiu PP. Excessive tumor necrosis factor activation after infarction contributes to susceptibility of myocardial rupture and left ventricular dysfunction. Circulation. 2004;110:3221-8.
Medline
15. Saraste A, Voipio-Pulkki LM, Laine P, Nieminem MS, Pulkki K. Soluble tumor necrosis factor receptor levels identify a subgroup of heart failure patients wit increased cardiomyocyte apoptosis. Clin Cim Acta. 2002;320:65-7.
16. Sitges M, Roig E, Morales M, Azqueta M, Pérez Villa F, Paré C, et al. La disfunción endotelial en la miocardiopatía dilatada idiópática se asocia con disfunción ventricular y concentraciones plasmáticas elevadas de factor de necrosis turmoral. Rev Esp Cardiol. 2005;58:477-83.
Medline
17. Abbate A, Biondi-Zoccai GG, Bussani R, Dobrina A, Camilot D, Feroce F, et al. Increased myocardial apoptosis in patients with unfavorable left ventricular remodeling and early symtomatic post-infarction heart failure. J Am Coll Cardiol. 2003;41:753-60.
Medline
18. Jordán AJ, Esteban A, García M, Monmeneu JV, Espinosa D, Reyes F, et al. Valor pronóstico de los niveles séricos del factor de necrosis tumoral alfa en pacientes con insuficiencia cardíaca. Rev Esp Cardiol. 2003;56:160-7.
Medline
19. Hirschl MM, Gwechenberger M, Binder T, Binder M, Graf S, Stefenelli T, et al. Assessment of myocardial injury by serum tumor necrosis factor alpha measurements in acute myocardial infarction. Eur Heart J. 1996;17:1852-9.
Medline
20. Suleiman M, Khatib R, Agmon Y, Mahamadid R, Boulos M, Kapeliovich M, et al. Early inflammation and risk of long-term development of heart failure and mortality in survivors of acute myocardial infarction predictive role of C-reactive protein. J Am Coll Cardiol. 2006;47:962-8.
Medline
21. Núñez J, Fácila L, Llácer A, Sachis J, Bodí V, Bertomeu V, et al. Valor pronóstico del recuento leucocitario en el infarto agudo de miocardio: mortalidad a largo plazo. Rev Esp Cardiol. 2005;58:631-9.
Medline
22. Hurtado-Martínez J, Pinar-Bermúdez E, Teruel-Carrillo E, Gimeno-Blanes JR, Lacunza-Ruiz J, Valdesuso R, et al. Mortalidad a corto y largo plazo en mujeres con infarto de miocardio. Rev Esp Cardiol. 2006;11:1112-22.
23. Lewis EF, Moye LA, Rouleau JL, Sacks FM, Arnold MO, Warnika JW, et al. Predictors of late development of heart failure in stable survivors of myocardial infarction. J Am Coll Cardiol. 2003;42:1446-53.
Medline
24. Biasucci LM, Liuzzo G, Fantuzii G, Caligiuri G, Rebuzzi A, Ginnetti F. Increasing levels of interleukin (IL)-1Ra and IL-6 during the first 2 day of hospitalization in unstable angina are associated with increased risk of in-hospital coronary events. Circulation. 1999;99:2079-84.
Medline
25. Mega JL, Morrow DA, De Lemos JA, Sabatine MS, Murphy SA, Rifai N, et al. B-Type Natriuretic Peptide at presentation and prognosis in patients with ST-segment elevation myiocardial infarction: An ENTIRE-TIMI-23 substudy. J Am Coll Cardiol. 2004;44:335-9.
Medline

0300-8932/© 2007 Sociedad Española de Cardiología. Publicado por Elsevier España, S.L.U. Todos los derechos reservados.

Politica de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Política de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.