Revista Española de Cardiología Revista Española de Cardiología
Rev Esp Cardiol. 2014;67:229-31 - Vol. 67 Núm.03 DOI: 10.1016/j.recesp.2013.09.022

Taquicardia ventricular catecolaminérgica polimórfica: una entidad de diagnóstico difícil

Manuel López-Pérez a, Juan Jiménez-Jáimez a,, Teresa Gil Jiménez a, Rosa Macías-Ruiz a, Miguel Álvarez-López a, Luis Tercedor-Sánchez a

a Unidad de Arritmias, Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Virgen de las Nieves, Granada, España

Artículo

Sra. Editora:

La taquicardia ventricular (TV) polimórfica catecolaminérgica es una canalopatía cardiaca caracterizada por alteraciones en la regulación del calcio intracelular que favorece la aparición de arritmias ventriculares con riesgo de muerte súbita con corazón estructuralmente normal. Los afectados suelen presentar síncope de esfuerzo y la arritmia característica es la TV bidireccional1.

El electrocardiograma de superficie no suele mostrar alteraciones, por lo que el diagnóstico suele ser complejo y se basa en la monitorización electrocardiográfica de 24 h, la prueba de esfuerzo y el test de epinefrina o isoproterenol, también útil. Aun así, algunos casos permanecen sin identificar pese a haberse manifestado clínicamente con una fibrilación ventricular (FV) grave, catalogada inicialmente de idiopática2, 3. Recientemente se ha añadido el test genético como prueba diagnóstica, y se han identificado mutaciones hasta en 5 genes: el receptor de rianodina (RyR2), que es la más frecuente, la calsecuestrina cardiaca (CASQ2)1, la triadina de la unión estrecha, calmodulina y KCNJ2.

El objetivo de nuestro trabajo es estudiar, en una serie de 9 casos con TV polimórfica catecolaminérgica, las características clínicas y la utilidad de las diferentes pruebas diagnósticas.

El motivo de estudio de los 9 casos (media de edad, 16 ± 11,2 años; el 55,5% mujeres) fue síncope en 7, FV reanimada en 1 y electrocardiograma patológico por múltiple extrasistolia ventricular en 1. En el curso clínico sufrieron FV 3 pacientes (33,3%), todos ellos antes de haber iniciado tratamiento con bloqueadores beta y habiendo sufrido síncope previamente. Tras el inicio de la terapia, ninguno de ellos volvió a presentar eventos arrítmicos, salvo el paciente 2, que tuvo una descarga apropiada por FV el único día que dejó de tomar los bloqueadores beta (figura).

Caso 2. A: electrocardiograma basal del paciente. B: electrocardiograma tras infusión intravenosa de adrenalina. C: episodio de fibrilación ventricular que se inicia tras una racha de taquicardia ventricular bidireccional registrado en el desfibrilador automático implantable al suspender transitoriamente (1 día) la terapia con bloqueadores beta.

Figura. Caso 2. A: electrocardiograma basal del paciente. B: electrocardiograma tras infusión intravenosa de adrenalina. C: episodio de fibrilación ventricular que se inicia tras una racha de taquicardia ventricular bidireccional registrado en el desfibrilador automático implantable al suspender transitoriamente (1 día) la terapia con bloqueadores beta.

En el 55,5% de los casos, el electrocardiograma no mostró hallazgos patológicos (tabla). El intervalo QTc medio fue de 385 ± 26 (intervalo, 347-425) ms y el voltaje medio de la onda U, 0,14 ± 0,12 mV.

Características clínicas y genéticas de la serie de 9 pacientes

Casos Sexo Edad al diagnóstico Síntoma de presentación ECG Retraso diagnóstico (meses) Ergometría Holter Test de epinefrina Estudio genético Medio diagnóstico final Tratamiento
1 M 37 Síncope PR largo 0 + TVNS NR Negativo Ergometría BB
2 V 14 Síncope Onda U 30 TVNS + Rianodina Epinefrina BB+DAI
3 V 16 Síncope Onda U 14 FV Rianodina Genética BB+DAI
4 M 19 Síncope Normal 2 + EV NR Rianodina Ergometría BB
5 M 16 Síncope Normal 1 + EV NR Negativo Ergometría BB
6 V 5 Síncope Normal 0 NR TVP NR Calsecuestrina Holter BB
7 V 1 Síncope Normal 0 NR TVP NR Calsecuestrina Holter BB
8 M 28 MS/PCR Normal 156 NR Rianodina Genética BB+DAI
9 M 8 ECG anómalo EV 6 + NR NR Negativo Ergometría BB

BB: bloqueadores beta; DAI: desfibrilador automático implantable; ECG: electrocardiograma; EV: extrasístoles ventriculares; FEVI: fracción de eyección del ventrículo izquierdo; FV: fibrilación ventricular; M: mujer; MS: muerte súbita; NR: no realizado; PCR: parada cardiorrespiratoria; TVNS: taquicardia ventricular no sostenida; TVP: taquicardia ventricular polimorfa; V: varón; VI: ventrículo izquierdo.

La prueba complementaria que finalmente alcanzó el diagnóstico fue la ergometría en el 44,4%, el registro Holter de 24 h en el 22,2%, el test de epinefrina en el 11,1% y el test genético (incluía RyR2 y CSQ2) en el 40%. A pesar de que en todos los casos los síntomas se desencadenaron por estrés físico o psíquico relevante, algunos de ellos no mostraron datos patológicos en la ergometría o el test de epinefrina (tabla). Es interesante observar que la ergometría no fue concluyente para el diagnóstico en 3 de 7 casos (42,8%), que requirieron test de epinefrina o genético (tabla). En los casos 6 y 7 no se realizó ergometría por TV bidireccional en el Holter de 24 h. En las 7 ergometrías realizadas, todos los pacientes alcanzaron la frecuencia cardiaca submáxima para la edad. Por lo tanto, la tasa de diagnóstico acumulativo en cada paso diagnóstico fue de 6/9 casos para un primer escalón de diagnóstico mediante ergometría y Holter de 24 h, de 1/3 para un segundo paso consistente en el test de epinefrina y de 2/2 para el test genético, realizado en última instancia con todos los tests previos negativos. La sensibilidad general del test genético (prevalencia de mutaciones en RyR2 y CSQ2) fue de 6/9 (66,6%), similar a estudios previos.

Un dato relevante es el tiempo en alcanzar un diagnóstico definitivo desde el inicio de los síntomas; retraso diagnóstico: media, 23,2 (mediana, 2; intervalo, 0–156) meses. En los meses en que el diagnóstico se postergó, se produjeron eventos clínicos en 3 pacientes, algunos de ellos graves, como FV (1) o síncope (2).

Conviene destacar, tal y como proponen Krahn et al en sus estudios sobre FV idiopática2, que en nuestra serie fue necesario un estudio diagnóstico amplio dirigido a la detección de canalopatías subclínicas que incluyó el test genético. A este respecto, de especial interés fueron los casos 2 y 3.

El caso número 2 es un varón que acudió a los 11 años de edad con un síncope de esfuerzo, con normalidad de todos los tests convencionales, por lo que se decidió implante de Holter insertable, que objetivó un episodio de TV polimórfica. Fue al aplicar, años más tarde, un protocolo diagnóstico para pacientes con FV idiopática, que incluye tests farmacológicos y genéticos2, cuando el test de epinefrina3 detectó TV bidireccional concordante con TV polimórfica catecolaminérgica (figura).

El caso 3 es un paciente de 16 años de edad que sufrió un síncope mientras nadaba en la piscina y tenía pruebas complementarias negativas (tabla). Al año sufrió un episodio de FV. Se realizó test de epinefrina, que fue negativo, y un estudio genético, que resultó positivo para el gen RyR2, con detección de mutación missense en heterocigosis K337N/g398923A>C, que también se identificó en su padre y su hermana.

Como se pone de manifiesto en nuestra serie, la TV polimórfica catecolaminérgica supone un reto diagnóstico, mientras que es necesaria la detección precoz debido al alto riesgo de muerte súbita de los pacientes no tratados y la buena respuesta al tratamiento con bloqueadores beta1. El denominador común en nuestros casos fue que se desencadenaran síncopes o arritmias ventriculares en respuesta a estrés físico o psíquico. Ello debe hacer que se considere esta afección pese a la negatividad de los tests convencionales. La realización de tests genéticos puede ser de gran utilidad en estos casos ayudándonos a establecer el diagnóstico y realizar un tratamiento adecuado, en ocasiones incluso guiado por la mutación hallada2, 4.

Autor para correspondencia: jimenez.jaimez@gmail.com

Bibliografía

1. Leenhardt A, Denjoy I, Guicheney P. Catecholaminergic polymorphic ventricular tachycardia. Circ Arrhythm Electrophysiol. 2012;5:1044-52.
Medline
2. Krahn AD, Healey JS, Chauhan V, Birnie DH, Simpson CS, Champagne J, et al. Systematic assessment of patients with unexplained cardiac arrest: Cardiac Arrest Survivors With Preserved Ejection Fraction Registry (CASPER). Circulation. 2009;120:278-85.
Medline
3. Shimizu W, Noda T, Takaki H, Kurita T, Nagaya N, Satomi K, et al. Epinephrine unmasks latent mutation carriers with LQT1 form of congenital long-QT syndrome. J Am Coll Cardiol. 2003;4:633-42.
4. Ackerman MJ, Marcou CA, Tester DJ. Medicina personalizada: diagnóstico genético de cardiopatías/canalopatías hereditarias. Rev Esp Cardiol. 2013;66:298-307.
Medline

0300-8932/© 2014 Sociedad Española de Cardiología. Publicado por Elsevier España, S.L.U. Todos los derechos reservados.

Politica de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Política de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.