Revista Española de Cardiología Revista Española de Cardiología
Rev Esp Cardiol. 2015;68:351-2 - Vol. 68 Núm.04 DOI: 10.1016/j.recesp.2014.11.021

Strain longitudinal apical 4 cámaras por vector velocity imaging: prometedor predictor de fracción de eyección de ventrículo izquierdo en sujetos sanos

Gabriel Parma a,, Lucía Florio a, Victor Dayan a, Fabián Martinez a, Natalia Lluberas a, Ricardo Lluberas a

a Centro Cardiovascular Universitario, Cátedra de Cardiología, Hospital de Clínicas, Universidad de la República, Montevideo, Uruguay

Artículo

Sr. Editor:

La función sistólica ventricular izquierda es uno de los principales condicionantes pronósticos en las cardiomiopatías y la fracción de eyección del ventrículo izquierdo (FEVI) el principal parámetro ecocardiográfico utilizado, tanto en la práctica clínica como en los grandes estudios de investigación. El uso de nuevas técnicas ecocardiográficas han demostrado que el strain longitudinal global es un buen predictor de disfunción sistólica precoz, aunque su correlación con la FEVI, medida por ecocardiograma bidimensional en pacientes con FEVI normal o márgenes estrechos de disfunción, es débil1, 2. La evidencia existente utilizando técnica de strain por vector velocity imaging es escasa3, 4. Nuestro equipo de trabajo demostró una excelente correlación intra e interobservador para la estimación de valores de strain longitudinal, con un coeficiente de correlación intraclase de 0,97 y 0,81, respectivamente5.

El objetivo de este trabajo es analizar la correlación entre el strain longitudinal global y/o regional medido por vector velocity imaging con la FEVI medida por ecocardiografía bidimensional en una población sana.

Se estudiaron 51 pacientes que concurrieron voluntariamente a realizarse el estudio ecocardiográfico. Se incluyeron sujetos sanos (sin factores de riesgo cardiovascular ni antecedente de enfermedades cardiovascular o extracardiovascular; examen físico y presión arterial normal; resultado del ecocardiograma Doppler normal, y ventana ultrasónica adecuada para valoración objetiva de FEVI y strain). El estudio se realizó con ecocardiógrafo Siemens Sequoia C-512, y transductor de 2,5-4 MHz. La medición de la FEVI mediante método de Simpson en 2 y 4 cámaras, y el estudio finalizó con la realización del strain longitudinal regional y global (tomando bordes endocárdicos) y el cálculo los valores sistólicos máximos de cada región: basal, medio y apical de los enfoques 2 y 4 cámaras. La media de cada grupo de los 6 valores de 2 y 4 cámaras corresponde al strain longitudinal global de 2 y 4 cámaras, respectivamente, y la media de los valores de los 12 segmentos se consideró el valor del strain longitudinal global. Las variables cualitativas se expresan con número absoluto y porcentaje. Las variables cuantitativas se muestran como media ± desviación estándar. Se comprobó normalidad con el test de Shapiro-Wilk, por lo que el análisis se realizó con el test de la t de Student para muestras independientes. Se realizó correlación de Pearson entre FEVI y strain longitudinal global y regional, y análisis uni y multivariado (regresión lineal simple). Se consideró significativo p < 0,05.

Las características de la población y media de las medidas se exponen en la tabla 1. Sexo femenino 22 pacientes (43,1%). Se analizaron 586 de 612 segmentos pautados del strain longitudinal del ventrículo izquierdo (factibilidad del 95,7%). No se analizaron 26 segmentos: 5 del basal, 4 del medio y 4 del apical 4 cámaras; 4 del basal, 5 del medio y 4 del apical 2 cámaras. Se comprobó una fuerte correlación lineal entre FEVI y strain longitudinal apical en 4 cámaras (R = –0,79; r2 = 0,62; p = 0,000), y débil entre FEVI y strain longitudinal gobal del 4 cámaras (R = –0,55; r2 = 0,3; p = 0,001), strain longitudinal gobal del 2 cámaras (R = –0,4; r2 = 0,16; p = 0,01) y strain longitudinal global (R = –0,47; r2 = 0,23; p = 0,001). Del análisis univariado por segmentos: los medios y basales 2 y 4 cámaras no presentaron correlación estadísticamente significativa con la FEVI (basal 4 cámaras, p = 0,48; medio 4 cámaras, p = 0,71; basal 2 cámaras, p = 0,82; medio 2 cámaras, p = 0,64), no siendo así en los segmentos apicales de 2 y 4 cámaras, que presentaron correlación estadísticamente significativa. Después del análisis multivariado, el único predictor de FEVI resultó ser el strain longitudinal regional apical de 4 cámaras (tabla 2). Por cada reducción del 1% en el strain longitudinal apical, la FEVI aumenta un 1,45%.

Tabla 1. Características basales de 51 sujetos normales estudiados

Variables Media ± DE
Edad (años) 35,0 ± 9,4
PAS (mmHg) 115,7 ± 10,4
PAD (mmHg) 72,0 ± 10,1
Peso (kg) 69,5 ± 12,1
Talla (cm) 172,9 ± 8,6
ASC (m2) 1,78 ± 0,2
DDVI (mm) 47,4 ± 3,3
DSVI (mm) 27,2 ± 3,0
SIV (mm) 7,7 ± 1,0
PP (mm) 7,3 ± 0,8
Masa VI (g/m2) 61,0 ± 12,4
AAI (cm2) 15,0 ± 1,8
FEVI (%) 62,0 ± 5,5
Onda S basal VI (m/s) 0,15 ± 0,04
Volumen sistólico (ml) 74,4 ± 12,5
DVD base (mm) 33,1 ± 4,4
DVD medio (mm) 29,5 ± 3,9
Onda S basal VD (m/s) 0,17 ± 0,03
TAPSE (mm) 22,2 ± 2,6
AAD (cm2) 14,1 ± 1,5
Relación onda E/E 4,2 ± 2,6
SLR 4 C base (%) –19,2 ± 1,5
SLR 4 C medio (%) –16,5 ± 1,5
SLR 4 C apical (%) –19,9 ± 2,7
SLG 4 C (%) –18,5 ± 1,1
SLR 2 C base (%) –22,3 ± 3,4
SLR 2 C medio (%) –19,1 ± 2,8
SLR 2 C apical (%) –22,8 ± 3,6
SLG 2 C (%) –21,2 ± 5,2
SLG total (%) –19,8 ± 1,7

AAI: área de aurícula izquierda; AAD: área de aurícula derecha; ASC: área superficie corporal; DE: desviación estándar; DDVI: diámetro diastólico del ventrículo izquierdo; DSVI: diámetro sistólico del ventrículo izquierdo; DVD: diámetro del ventrículo derecho; FEVI: fracción de eyección del ventrículo izquierdo; Onda S basal VI: medición de onda S por Doppler tisular en sector basal del ventrículo izquierdo (promedio del septum y pared lateral); Onda S basal VD: medición de onda S por Doppler tisular en sector basal lateral del ventrículo derecho; PAS: presión arterial sistólica; PAD: presión arterial diastólica; PP: pared posterior; Relación onda E/E: es la relación de onda E a nivel del plano del anillo mitral medida por Doppler pulsado y la onda E a nivel del anillo medido por Doppler tisular; SIV: septum interventricular; SLR 2 C: strain longitudinal regional promedio entre el sector anterior e inferior (en 3 niveles: basal, medio y apical); SLR 4 C: strain longitudinal regional promedio entre el sector lateral y septal (en 3 niveles: basal, medio y apical); SLG 2 C: strain longitudinal global del ventrículo izquierdo en enfoque 2 cámaras (promedio de los 6 segmentos); SLG 4 C: strain longitudinal global del ventrículo izquierdo en enfoque 4 cámaras (promedio de los 6 segmentos); SLG total: strain longitudinal global promedio de los 12 segmentos; TAPSE: excursión sistólica del plano anular tricuspídeo mediante modo M; VI: ventrículo izquierdo.

Tabla 2. Análisis multivariado de predictores de fracción de eyección del ventrículo izquierdo. Se incluyeron las variables cuyo análisis univariado mostró p ≤ 0,01

Variable Coeficiente beta p
SLR 4 C apical 1,45 0,000
SLG global 4C 0,157 0,296
SLR 2 C apical 0,052 0,649
SLG total –0,039 0,778

SLR 4 C apical: strain longitudinal regional medido a nivel apical en enfoque apical de 4 cámaras; SLR 2 C apical: strain longitudinal regional medido a nivel apical en enfoque apical de 2 cámaras; SLG global 4 C: strain longitudinal global del ventrículo izquierdo en enfoque 4 cámaras (promedio de los 6 segmentos); SLG total: strain longitudinal global promedio de los 12 segmentos.

Concluimos que el strain longitudinal apical 4 cámaras es un buen predictor independiente de la FEVI en sujetos normales. Proponemos este parámetro como medida única de strain, por su capacidad predictiva y fácil acceso, en pacientes con FEVI conservada que requieran monitorización estricta del descenso de la función sistólica, como podrían ser los pacientes en quimioterapia. El fundamento teórico de este hallazgo puede basarse en el tipo y orientación de la fibras miocárdicas a nivel apical, dado que, por la teoría de Torrent-Guasp, el segmento izquierdo actúa como una carcasa sobre la cual se apoya el asa apical cuando se contrae, lo que conduce hacia la unión auriculoventricular, y así ocurre la expulsión del volumen adquirido por el ventrículo izquierdo. Este concepto se inserta en la disposición helicoidal de la banda, que genera movimientos de torsión con deslizamiento de las 2 helicoides sobre el eje longitudinal, lo que aproxima la base y el ápex, reduce la cavidad ventricular y empuja la sangre hacia el tracto de salida del ventrículo izquierdo, exponiendo así la fibras apicales a un rol protagónico en la contracción del ventrículo izquierdo. Planteamos esta hipótesis para futuros estudios de correlación entre la deformación apical y la FEVI en diferentes escenario clínicos, con un número mayor de pacientes y con una franja de edad más amplia.

Autor para correspondencia: nrs30@adinet.com.uy

Bibliografía

1. Brown J, Jenkins C, Marwick TH. Use of myocardial strain to assess global left ventricular function: a comparison with cardiac magnetic resonance and 3-dimensional echocardiography. Am Heart J. 2009;157:102-5.
Medline
2. Feigenbaum H, Mastouri R, Sawada S. A practical approach to using strain echocardiography to evaluate the left ventricle. Circ J. 2012;76:1550-5.
Medline
3. Fine NM, Shah AA, Yong Han I, Yu Y, Hsiao JF, Koshino Y, et al. Left and right ventricular strain and strain rate measurement in normal adults using velocity vector imaging: an assessment of reference values and intersystem agreement. Int J Cardiovasc Imaging. 2013;29:571-80.
Medline
4. Rodríguez-Bailón I, Jiménez-Navarro MF, Pérez-González R, García-Orta R, Morillo-Velarde E, de Teresa-Galván E. Deformación ventricular izquierda en ecocardiografía bidimensional: valores y tiempos en sujetos normales. Rev Esp Cardiol. 2010;63:1195-9.
Medline
5. Parma G, Florio L. Factibilidad y reproducibilidad intra e interobservador de strain longitudinal global por método vector velocity imaging en una población adulta [abstract]. Rev Urug Cardiol. 2013;28(Suppl 1):72-3.

0300-8932/© 2015 Sociedad Española de Cardiología. Publicado por Elsevier España, S.L.U. Todos los derechos reservados.

Politica de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Política de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.