Revista Española de Cardiología Revista Española de Cardiología
Rev Esp Cardiol. 1999;52:957-89 - Vol. 52 Núm.11

Guías de actuación clínica de la Sociedad Española de Cardiología. Cardiología nuclear: bases técnicas y aplicaciones clínicas

Jaume Candell Riera a, Joan Castell Conesa a, José A Jurado López a, Esteban López de Sá a, José A Nuño de la Rosa a, Francisco J Ortigosa Aso a, Vicente Valle Tudela a

a Sociedad Española de Cardiología

Palabras clave

Medicina nuclear. Isótopos. Gammagrafía. Estrés. Perfusión

Resumen

Aunque el papel de la cardiología nuclear está consolidado en la actualidad, la incorporación de nuevos radiotrazadores y de modernas técnicas obliga a una permanente puesta al día de los requerimientos, equipamiento y aplicaciones clínicas de estas exploraciones isotópicas. En la primera parte de este documento se exponen las características de los radiofármacos, de la instrumentación y las exploraciones que se emplean en el momento actual. En la segunda parte se detallan las indicaciones de las mismas en la evaluación diagnóstica y pronóstica de las diferentes cardiopatías

Artículo

INTRODUCCIÓN

Las técnicas isotópicas en cardiología ya han adquirido una amplia aceptación en gran parte de los hospitales de nuestro país 1-10 . Por este motivo se tomó la decisión de poner al día unas normas de actuación clínica en cardiología nuclear. Así pues, nos hemos propuesto elaborar un documento en el que, además de unificar los criterios de nomenclatura, metodología e interpretación de las pruebas con isótopos radiactivos más comunes en el campo cardiológico, se contempla el consenso actual de sus indicaciones. Para ello se han seguido los criterios de la AHA/ACC 3 que son los siguientes:

Clase I: situaciones donde existe consenso de que un procedimiento es útil.

Clase II: situaciones donde existe menos evidencia acerca de la utilidad del procedimiento: a) hay más evidencia en favor de la utilidad, y b) hay menos evidencia a favor de la utilidad.

Clase III: situaciones donde existe consenso de que un procedimiento no es útil.

Debe quedar claro en este sentido, y así ha sido nuestro criterio, que el hecho de catalogar como «clase I» una determinada prueba para una situación concreta no significa que sea la exploración a practicar en primer lugar ni que deba indicarse siempre que se dé aquella situación, sino que su indicación es apropiada y que, de forma mayoritaria, se considera útil.

REQUERIMIENTOS Y EQUIPAMIENTO 11-15

Personal

La realización de las exploraciones de cardiología nuclear requiere unos conocimientos profundos de cardiología y de medicina nuclear. Por ello, es indispensable la estrecha colaboración entre el médico nuclear, el cardiólogo y todo el personal debidamente cualificado. Según el nivel del servicio de medicina nuclear es recomendable contar con la colaboración de otros facultativos (físicos, químicos o informáticos).

Gammacámaras planares

La gammacámara de campo pequeño es ideal para la imagen cardíaca. El campo de 10 pulgadas cubre el corazón y muestra la suficiente área alrededor del mismo para evaluar la captación pulmonar y el fondo extracardíaco. La imagen informática con matriz de 128 píxels ofrece un espacio entre píxels de 2 mm, con lo que se logra la mayor resolución. Si se utiliza una gammacámara con un campo de 15 pulgadas se debería aplicar un zoom 1,2 a 1,5 para lograr una resolución similar.

Las ventanas de energía deberían estar simétricas sobre el fotopico, siendo del 20% el estándar para el tecnecio-99m ( 99m Tc). La mejor resolución de energía en las gammacámaras modernas permite emplear una ventana del 10-15%, aunque ello pueda suponer una pequeña pérdida de impulsos, logrando una mejor resolución de contraste. La baja energía y la mayor anchura del fotopico del talio-201 ( 201 Tl) exigen una ventana más ancha, pudiendo ser necesario un ajuste de ventana del 30 al 35%.

Los colimadores de agujeros paralelos son los más utilizados, siendo el de baja energía y alta resolución el mejor para el 99m Tc, aunque algunos colimadores «de usos generales» dan excelentes resultados. Para imágenes con 201 Tl normalmente se obtienen buenos resultados con el colimador de baja energía y media resolución (usos generales), ya que la estadística de contaje disminuye cuando se utilizan colimadores de alta resolución. La diferencia entre los colimadores de media y de alta resolución es que la profundidad del colimador (es decir, la longitud del agujero del colimador) es mayor en los de alta resolución. Éstos tienen similar resolución en las zonas próximas al detector. Los colimadores de alta resolución mantienen una buena resolución a una distancia mayor de la cara del colimador. La diferencia es más importante en las imágenes tomográficas donde la distancia entre el paciente y la superficie del colimador es mayor. La selección del colimador que se vaya a utilizar es un factor muy importante. Un aspecto que puede confundir en esta selección es que colimadores con la misma denominación (p. ej., «de usos generales») tienden a variar su rendimiento según los distintos fabricantes.

Es necesario llevar a cabo un programa de control de calidad capaz de determinar los parámetros de rendimiento de la gammacámara. La calidad y consistencia de las imágenes deben verificarse, así como el rendimiento o posibilidades de la misma. Las anomalías asociadas al mal funcionamiento del equipo han de ser corregidas de inmediato.

Gammacámaras tomográficas

Los detectores SPET ( single photon emission tomography ) son, en líneas generales, gammacámaras de centelleo sofisticadas montadas sobre un soporte. Existen algunas variables que condicionan el rendimiento de los distintos sistemas de imagen SPET. Un factor muy importante es la forma del cabezal de la gammacámara. A pesar de que los cabezales rectangulares son muy populares para la obtención de imágenes de cuerpo entero, no tienen ninguna ventaja sobre los cabezales circulares que se utilizan en estudios cardíacos. El número de detectores es otra variable a tener en cuenta. Las gammacámaras de un cabezal han sido extensamente empleadas para imágenes de cardiología. La adición de más detectores es evidente que aporta beneficio ya que al doblar el número de detectores se debería duplicar el número de fotones detectados, siempre que las demás variables sigan siendo fijas. Para los estudios SPET de cardiología, en los que se recomienda una órbita de 180°, la configuración de elección es la formada por dos detectores separados por 90°, los cuales van rotando alrededor del corazón. Para los estudios en los que se prefiere una órbita de 360°, la elección óptima es la gammacámara de tres detectores separados entre sí por 120°.

Otra variable en los sistemas SPET modernos es la forma de la órbita del detector. La órbita tradicional usada en SPET es la circular, con un rango de rotación de 180 o de 360°. La mayoría de los sistemas actuales permiten el desplazamiento del detector en órbita elíptica, siguiendo el contorno corporal del paciente, minimizando la distancia del detector al cuerpo e incrementando así la resolución espacial. Si se utiliza la órbita elíptica, el detector debería separarse del ápex cardíaco aproximadamente 2 cm para prevenir los artefactos apicales. Para las gammacámaras de un cabezal la órbita de 180°, desde oblicua anterior derecha a 45° hasta oblicua posterior izquierda a 45° (o viceversa) es la de elección, ya que el detector se encuentra más cerca del corazón a lo largo del arco, por lo que se consigue una resolución espacial y de contraste mucho mayor. Además, hay menos dispersión de la radiación y atenuación a lo largo de este rango angular.

La mayoría de los sistemas SPET han utilizado el modo de adquisición de «paso a paso» ( step-and-shoot ), modalidad en la que el detector no recoge cuentas durante el movimiento y se mueve de un ángulo al siguiente. Algunos dispositivos más novedosos ofrecen modos de adquisición continuo en los que el detector está activo a medida que se mueve, lo que evita la pérdida de tiempo de adquisición de impulsos. Aunque existe alguna pérdida mínima de resolución espacial, debido al movimiento continuo, la sensibilidad añadida tiene como resultado una mejoría de la imagen.

Control de calidad

Imágenes planares

Es necesario utilizar los procedimientos adecuados de control de calidad para asegurar que se obtienen imágenes de la mejor calidad técnica posible para el equipo utilizado.

1. Pico de energía

Esta prueba se realiza para verificar que la gammacámara está detectando los fotones en su energía correcta. Consiste en colocar, manual o automáticamente, la correcta ventana de energía del analizador de altura de impulsos sobre la energía del fotopico que se vaya a utilizar. Hay que tener buen cuidado en que el técnico especialista de medicina nuclear verifique la colocación correcta de la ventana y que utilice una fuente puntual de radiactividad. Este test permite que los resultados de las ventanas sean corregidos frente a los movimientos o variaciones. La prueba deberá indicar cuándo los circuitos, para fotopicos automáticos de la gammacámara, están trabajando correctamente, bien porque el fotopico aparezca con energía correcta o bien porque la forma del espectro de energía también lo sea.

2. Test de uniformidad intrínseca

Esta prueba se realiza para verificar que la respuesta de sensibilidad de la gammacámara es uniforme en todo el campo útil del detector. La prueba consiste en la recogida por el detector de los impulsos procedentes de una fuente radiactiva con fluencia homogénea de fotones. El método se realiza intrínsecamente (es decir, sin colimador), utilizando para ello una fuente radiactiva puntual que deberá situarse a una distancia desde el centro del detector de, al menos, cinco veces el campo útil del cristal. La fuente puntual debería ser de un pequeño volumen (0,5 ml) líquido que contenga una actividad tan baja como 100 a 200 µ Ci.

3. Test de sensibilidad intrínseca

Esta prueba tiene como finalidad documentar la sensibilidad del detector y, lo que es más importante, el cambio de sensibilidad a lo largo del tiempo. La prueba consiste en el cálculo de la sensibilidad del detector (expresada en términos de cuentas por minuto por µ Ci para medidas desde el centro del detector) mediante la calibración (con un activímetro) del número absoluto de cuentas emitidas desde una fuente puntual utilizada para el estudio de uniformidad intrínseco.

4. Test de resolución y linearidad

Esta prueba se ejecuta para documentar la resolución espacial y sus cambios en el tiempo así como la exactitud del detector a la hora de medir líneas rectas. La prueba consiste en adquirir una imagen de una fuente plana con un fantoma de barras. La imagen debería adquirirse según se describe en la sección de uniformidad intrínseca.

Imágenes tomográficas

1. Centro de rotación

Los errores de alineación entre la matriz electrónica del detector y el centro mecánico de rotación pueden dar lugar a un anillo característico (si se utiliza una órbita de 360° y una fuente puntual) o a un artefacto en forma de diapasón (si se utiliza órbita de 180°) en las imágenes transversas. Los efectos son más significativos a medida que el error es mayor de aproximadamente dos píxels en una matriz de 64 * 64. Los errores inferiores a éste pueden reducir la resolución espacial y el contraste de la imagen mediante el emborronamiento de la misma y causar así artefactos. La exactitud de la alineación del centro de rotación debería comprobarse mensualmente.

2. Corrección de uniformidad del campo

En SPET se asume implícitamente que la eficiencia de detección del fotón es constante a lo largo y an cho de la superficie colimada del detector. Las gammacámaras Anger utilizan mapas de corrección de uniformidad de campo, almacenados para corregir las variaciones de sensibilidad, a lo largo de los campos antes de proceder a la reconstrucción. Las deficiencias pueden llevar a provocar artefactos característicos en forma de anillo si la región es discreta y es más «clara» o más «oscura» que las regiones que la rodean en las imágenes transversales. Unas variaciones más sutiles pueden provocar artefactos de perfusión. La verificación de la uniformidad extrínseca (con colimador) del campo se deberá ejecutar acumulando 3 millones de cuentas con una matriz de 64 * 64.

3. Corrección de movimiento

La alineación fija de las coordenadas del detector y del órgano a estudiar es muy importante para obtener una reconstrucción exacta de la distribución del trazador. La fuente más común de errores de alineación es la relativa a la movilidad del paciente o del corazón frente a las coordenadas del detector durante la adquisición. Hay que diferenciar este tipo de movimiento del movimiento del ciclo cardíaco, que no podemos evitar y que se acepta como una fuente conocida de degradación de la imagen. El movimiento del corazón puede ocurrir porque el paciente se mueva o como resultado del desplazamiento del diafragma a causa de movimientos respiratorios muy profundos. Al moverse el paciente o su corazón, los valores de recuento pueden situarse erróneamente en la imagen tomográfica, dando como resultado artefactos potenciales que pueden afectar a la exactitud de la representación del trazador. Es muy importante que las distintas imágenes adquiridas en las diferentes proyecciones angulares se visualicen en formato cine para detectar movimientos potenciales. Si se detectan movimientos significativos, será necesario repetir el estudio. Cuando se tenga que repetir un estudio de perfusión tras ejercicio, se deberá tener en cuenta si se trata de 201 Tl, ya que éste puede haber iniciado la redistribución de manera significativa, en cuyo caso el estudio deberá repetirse otro día. Normalmente esto no supone un problema en los estudios con moléculas tecneciadas en los que apenas tiene lugar la redistribución. Un movimiento traslacional a lo largo del eje del paciente (movimiento arriba y abajo) es el tipo de movimiento que se detecta con mas frecuencia, ya que es perpendicular al movimiento del corazón en la visión giratoria de imágenes en modo cine. El movimiento angular rotacional se detecta con menos frecuencia porque aparece paralelo al movimiento del corazón en las imágenes de cine. Los movimientos hacia el detector o alejándose del mismo no se pueden detectar.

4. Control de calidad clínico para cada procedimiento con pacientes

El procedimiento de imagen debería explicarse a los pacientes antes de su adquisición para que fuesen conscientes con precisión de lo que esperamos de ellos. En los estudios con órbita de 180° su brazo izquierdo debe colocarse alejado del costado. Se consigue poniendo el brazo por encima de la cabeza, utilizando un dispositivo de apoyo para conseguir la mayor comodidad. En algunas ocasiones será más confortable levantar los dos brazos. Cuando empleamos la órbita de 360° es obligado levantar los dos brazos. Se debe observar al paciente para asegurarnos que no se mueve. Hablar, respirar de forma irregular o dormir no debe ser permitido durante la adquisición. Al terminar la sesión y antes de interpretar el estudio debe realizarse una revisión de la adquisición «bruta» en formato de cine. Las proyecciones con movimiento anómalo deberían corregirse o proceder a una nueva adquisición antes de la reconstrucción.

Tomografía por emisión de positrones

La PET ( positron emission tomography ) se basa en la detección de los fotones producidos en la aniquilación de los positrones. Esta técnica ha evolucionado a la par del desarrollo de radionúclidos fisiológicos, de los avances en la detección en coincidencia de los fotones de aniquilación y en los logros del software de aplicación clínica.

El sistema detector se basa en las características del proceso de aniquilación: la producción de dos fotones simultáneos de 511 keV emitidos en sentidos opuestos. La disposición de detectores en oposición determina un volumen sensible, cuyo centro es la línea que conecta el centro de los dos detectores, permitiendo la detección simultánea de los fotones producidos en la aniquilación. Es fundamental disponer de un sistema de coincidencia o circuitos electrónicos que determinen aquellas detecciones que se produzcan de forma simultánea y que presumiblemente proceden de un mismo suceso de aniquilación. A esto se le denomina «colimación electrónica» a diferencia del colimador de agujeros que utiliza la SPET. Un parámetro importante es el tiempo de resolución, tiempo en el cual se aceptarán sucesos simultáneos, producidos en detectores de coincidencia. Los detectores deberán tener la máxima eficiencia precisando cristales de mayor densidad y número atómico medio. El más empleado es el cristal de germanato de bismuto o el de sulfato de plomo. Otro de los parámetros importantes de los detectores es el tiempo de «decay», relacionado con el tiempo que tarda en producirse el pulso (vida media de los estados excitados del cristal). Su orden de magnitud es de fracciones de nanosegundo hasta 200 a 300 ns. Cuanto menor sea este tiempo el pulso será más estrecho y podrá ser utilizado en la técnica del tiempo de vuelo. El anillo detector está formado a base de bloques detectores, formados por cristales dispuestos en una matriz que varía según sea el fabricante. Cada bloque detector tiene acoplados los tubos fotomultiplicadores con una sola interfase óptica.

Control de calidad de la PET

Los parámetros fisiológicos se obtienen relacionando la densidad de cuentas por píxel, en la imagen tomográfica, con la tasa de cuentas de una muestra de sangre por unidad de actividad de volumen. La calidad de la evaluación de los parámetros fisiológicos dependerá de la correcta calibración de los distintos siste-mas de medida utilizados en el control de calidad de la PET depende de: a) la estabilidad del detector; b) la uniformidad de las fuentes de calibración y de normalización, y c) la reproducibilidad de los procedimientos para la corrección de la atenuación.

Recientemente se ha propuesto una estandarización de los métodos y parámetros que caracterizan a los tomógrafos de positrones, incluyendo medidas intrínsecas de sensibilidad, fracción de dispersión, sensibilidad verdadera, tasa de cuentas de pérdidas y accidentales, corrección de uniformidad, corrección de dispersión, corrección de atenuación y corrección de la linealidad de la tasa de cuentas.

RADIOFÁRMACOS, TÉCNICAS Y EXPLORACIONES

Estudios de perfusión miocárdica

Talio-201

El talio es un metal pesado con unas características químicas de catión monovalente, análogo del potasio, que le confieren una farmacodinámica muy parecida al mismo. El 201 Tl es un radionúclido producto de ciclotrón que se convierte, por captura electrónica, en 201 Hg (mercurio estable) con un período de semidesintegración de 73,5 h. En su transición emite radiación gamma de 135 keV (2,7%) y 167 keV (9,4%), pero la energía principal proviene del 201 Hg, que emite fotones X de 68-84 keV.

Tras su administración intravenosa el 201 TlCl se incorpora rápidamente a las células del organismo, en parte por difusión pasiva, dado el tamaño del ion hidratado de talio (1,44 Å), y en parte por medio de la bomba de Na-K-ATPasa, de forma proporcional al flujo sanguíneo y al metabolismo celular existente 16-20 .

En condiciones normales de perfusión, en el miocardio, un 85% del 201 Tl es extraído por el miocito durante el primer paso (fracción de extracción miocárdica), y esta extracción se mantiene de forma lineal en relación con el flujo coronario, para valores bajos y moderados, pero tiende a la saturación intracelular a valores altos. Entre un 3,5% y un 4,5% de la dosis inyectada es incorporada al miocardio, alcanzando el 80% de la concentración a los 2 min y la máxima concentración en el miocito entre los 18 y 25 min de la inyección 21 . Una vez alcanzada la máxima concentración intracelular del 201 Tl se inicia el proceso de lavado o redistribución, con salida del mismo hacia el espacio vascular, siguiendo un patrón monoexponencial, con un tiempo medio de aclaramiento miocárdico de unas 2 h. El 201 Tl recirculante es expuesto de nuevo a la célula miocárdica, llegándose a una situación de equilibrio por redistribución. En los territorios con disminución de flujo, la concentración máxima se consigue más tardíamente, y su lavado también es más lento.

Trazadores marcados con tecnecio-99m

En la actualidad existen en España dos productos marcados con 99m Tc autorizados para su uso como trazadores de perfusión miocárdica: el metoxi-isobutil-isonitrilo (MIBI) y la tetrofosmina. El 99m Tc-MIBI, como todos los isonitrilos, es un compuesto lipofílico que no se une a las proteínas del plasma, y se incorpora a las células a través del potencial transmembrana (difusión pasiva), de forma proporcional al flujo sanguíneo, fijándose más del 90% en las mitocondrias 22,23 .

Como radiofármaco marcado con 99m Tc presenta unas óptimas características de detección, emisión gamma de 140 keV, y período de semidesintegración corto (6,02 h). Tras su inyección, la captación miocárdica es proporcional al flujo coronario regional en una amplia franja del rango fisiológico, aunque esta proporcionalidad se pierde en los valores extremos. Durante el primer paso, la fracción de extracción del mismo por el miocito es de un 50 al 65%, siendo el porcentaje de dosis administrada fijada al miocardio entre el 1 y el 1,5% 23,24 .

La redistribución del 99m Tc-MIBI es mínima y permite demorar de 60 a 90 min la obtención de las imágenes hasta obtener la mejor relación corazón/fondo. Se acepta que las imágenes obtenidas horas después de la administración del complejo reflejan la situación del flujo regional coronario que existía en el momento de la inyección del trazador, aunque de hecho se ha constatado un cierto grado de redistribución 25,26 .

La tetrofosmina, introducida más recientemente, pertenece al grupo de las fosminas, que son cationes lipofílicos de elevada extracción miocárdica (se mantiene en torno al 1,5% de la dosis inyectada durante los primeros 60 min y decrece lentamente a partir de los 120 min) y rápido aclaramiento sanguíneo y hepático 27,28 . Como el MIBI, mantiene una buena correlación con el flujo miocárdico a niveles intermedios del rango fisiológico, aunque la captación miocárdica de estos trazadores sobrestima los flujos muy bajos e infraestima los muy altos 13 . Su incorporación a las células parece ser por proceso metabólicamente activo sin implicación de los canales catiónicos (Na + , K + ) con retención en las mitocondrias, en condiciones de viabilidad celular, por transformación de la energía metabólica en potencial de membrana electronegativo 29,30 .

La farmacodinámica de los trazadores tecneciados implica que, para la valoración de la perfusión miocárdica, sean necesarias dos dosis, una para la obtención de las imágenes de esfuerzo y otra para las de reposo. A pesar de que la actividad total inyectada es muy superior a la del 201 Tl, la dosimetría total de la exploración con 99m Tc es menor que con 201 Tl 26 .

Protocolos

Existen múltiples variantes de los procedimientos de estudio de la perfusión miocárdica cuya elección depende de la indicación fundamental de la prueba y de la disponibilidad de equipamiento y trazadores por parte de la unidad de cardiología nuclear 31 . A continuación se describen los protocolos más frecuentemente empleados.

1. 201 Tl: esfuerzo/redistribución/reinyección

El estudio de perfusión miocárdica con 201 Tl se inicia con la realización de la prueba de esfuerzo, y la inyección del radiotrazador en el punto de esfuerzo máximo. La detección de las imágenes de postesfuerzo es inmediata, y para la detección de las imágenes de redistribución se debe esperar de unas 3 a 4 h. La persistencia de defectos severos requiere la obtención de imágenes tardías (24 h), o la administración de una nueva dosis en reposo (reinyección) para la valoración correcta de la viabilidad miocárdica de territorios con crítica reducción del flujo miocárdico 32,33 . Existe la posibilidad, cuando se observan defectos muy severos en la imagen postesfuerzo, de proceder a la reinyección inmediata con la finalidad de obviar la imagen de redistribución convencional y obtener directamente una imagen de «redistribución de la reinyección» a las 3-4 h, en un tiempo total semejante al protocolo convencional esfuerzo/redistribución 34 . Cuando el único objetivo de la exploración es la valoración de viabilidad puede realizarse una inyección en reposo y obtenerse imágenes precoces y tardías (reposo/redistribución) 35,36 .

2. Trazadores marcados con 99m Tc

Con MIBI y tetrofosmina pueden realizarse protocolos largos y cortos 37-41 . El protocolo corto (en 1 día) consiste en la administración de una primera dosis de 8-10 mCi del trazador y una segunda dosis de 20-25 mCi. El orden de realización del estudio de reposo y de esfuerzo es indistinto pero debe tenerse en cuenta que la diferencia en la cantidad de radiación emitida debe corregirse adaptando los tiempos de adquisición y, cuando sea necesario, reajustando los filtros de reconstrucción de la imagen tomográfica. Cuando las dos fases de la exploración se realizan en días distintos las dosis son iguales (15 a 20 mCi) y el procedimiento de adquisición y procesado de las imágenes puede realizarse de forma idéntica.

La detección suele realizarse entre los 30 y 90 min de la administración de la dosis, y es recomendable una ingesta grasa para favorecer la eliminación hepatobiliar del trazador y disminuir su interferencia en la lectura de las imágenes.

3. Doble isótopo: 201 Tl reposo + 99m Tc esfuerzo

Es el método que emplea un menor tiempo total en sus dos variantes: detección simultánea de ambos trazadores 42,43 o detección inicial de la imagen de talio y posterior realización del esfuerzo y consiguiente inyección y detección del trazador tecneciado 44,45 . Su objetivo es reunir en un solo estudio las ventajas del talio y los tecneciados: a) estudio en reposo (o reposo-redistribución) con talio de la viabilidad miocárdica, método aceptado como de máxima sensibilidad para la detección de miocardio severamente hipoperfundido, y b) estudio de esfuerzo con radiofármaco tecneciado, que comporta la ventaja de una elevada sensibilidad y, sobre todo, especificidad por la menor prevalencia de falsos defectos por atenuación. Además, el estudio puede obtenerse en forma «gated» con lo que puede estudiarse la contractilidad y engrosamiento sistólico del ventrículo izquierdo.

En la práctica no suele realizarse la adquisición con doble isótopo debido a la interferencia del 99m Tc en la ventana del 201 Tl, sobre todo teniendo en cuenta la importante diferencia de dosis inyectadas, y se prefiere detectar primero el 201 Tl-reposo y practicar después el esfuerzo con el trazador tecneciado. La experiencia acumulada con este método ofrece resultados superponibles a cualquier otro esquema esfuerzo-reposo con un solo trazador en cuanto al diagnóstico de enfermedad arterial coronaria global y por vasos.

Técnicas

Planar

En los estudios de perfusión miocárdica se obtienen tres imágenes correspondientes al esfuerzo, u otra maniobra de estrés, y se repiten en condiciones basales. Generalmente las proyecciones son: anterior, oblicua anterior izquierda a 40-45° y oblicua anterior izquierda a 70° o lateral izquierda. Para adaptar la detección a cada paciente puede optarse por iniciar el estudio buscando la mejor proyección oblicua anterior izquierda (mejor visualización del septum ) y obtener las otras dos proyecciones 40° a la derecha y a la izquierda. Según las características del paciente puede ser necesario, además, realizar otras proyecciones complementarias como la proyección lateral izquierda en decúbito lateral derecho para minimizar la atenuación diafragmática de la cara inferior o la proyección oblicua anterior izquierda 40° en decúbito lateral derecho para reducir la atenuación mamaria en la región pos terolateral.

Las características de la adquisición varían según el trazador utilizado. En el caso del talio se han empleado colimadores de media resolución pero las actuales gammacámaras permiten emplear los mismos colimadores de alta resolución que con los tecneciados. Se obtienen imágenes de tiempo fijo para el esfuerzo y redistribución, lo que permite analizar el lavado o aclaramiento miocárdico del radionúclido. En el caso de los radiofármacos marcados con 99m Tc siempre se utilizan colimadores de alta resolución y tiempos variables en función de la tasa de contaje (dosis baja/alta en los protocolos de un mismo día).

Tomográfica

Adquisición. Pueden realizarse órbitas circulares o elípticas de 180° (oblicua anterior derecha-oblicua posterior izquierda) con detección cada 3 o 6°. El tiempo por imagen depende del trazador (talio o tecneciado), actividad inyectada y eficiencia del detector 31,37,46 . En general, oscila entorno a 15-25 s por imagen cuando se adquieren 60 imágenes. Puede utilizarse la posición en decúbito prono o lateral, para reducir la interferencia del diafragma sobre la cara inferior del ventrículo izquierdo 47,48 .

Los equipos que disponen de sistemas de adquisición sincronizada del ECG permiten obtener una secuencia de imágenes (normalmente 8, aunque pueden obtenerse 16) representativa del movimiento ventricular durante la adquisición tomográfica. Para obtener una mayor estadística de recuento en las 8 imágenes en las que se fragmenta cada una de las detecciones es recomendable realizar adquisiciones de más tiempo (alrededor de 25 s) cada 6°. El análisis visual de la motilidad e incremento sistólico de actividad ofrece información simultánea de la perfusión y función del ventrículo izquierdo. Existen programas para la cuantificación de la fracción de eyección y volúmenes ventriculares que presentan una aceptable correlación con los otros métodos de imagen existentes 49-55 .

Los sistemas de corrección no uniforme de la atenuación se basan en la obtención de imágenes de transmisión a partir de una fuente de radiación externa encapsulada (gadolinio-153) o rellenable (tecnecio-99m). Sólo pueden instalarse en equipos de dos o más detectores. Las fuentes pueden ser lineales o puntuales y se encuentran situadas en posición opuesta a cada uno de los cabezales de la gammacámara. En general, las fuentes externas desarrollan un barrido en cada una de las posiciones de detección simultáneo a la adquisición de la imagen de emisión, lo que requiere un tiempo mínimo de unos 20 s por imagen que puede prolongarse si decae la actividad de las fuentes de gadolinio-153. Con las imágenes de transmisión se puede realizar una reconstrucción transaxial del mapa de atenuación del tórax de cada paciente. Este mapa individualizado se emplea para corregir cada uno de los puntos de la matriz de los cortes transaxiales de emisión 56-60 .

Las diferencias en la adquisición entre el 201 Tl y los compuestos tecneciados derivan de sus propiedades farmacocinéticas y de su tipo de emisión radiactiva:

1. 201 Tl. Es recomendable obtener una proyección planar anterior del tórax antes de iniciar la tomografía de esfuerzo para evaluar la captación pulmonar del radiotrazador y cuantificar el índice captación pulmonar/miocárdica 60 . La detección de reposo o redistribución se realiza a las 3-4 h del esfuerzo y, en caso de existir defectos severos irreversibles, se practica reinyección de 1 mCi del trazador y detección inmediata o tardía (hasta 24 h) según las diversas opciones que pueden adoptarse para valorar la viabilidad miocárdica.

2. Trazadores tecneciados. Es posible realizar protocolos cortos o largos. Si se realiza un protocolo corto (esfuerzo y reposo en un mismo día) la primera de las dosis debe ser aproximadamente un tercio de la segunda (7-8/18-20 mCi, con una dosis total máxima recomendable no superior a 30 mCi). La diferencia en la tasa de recuento producida por una y otra dosis debe ser corregida adaptando los tiempos de adquisición a cada una de las dosis inyectadas para conseguir que las imágenes de esfuerzo y reposo sean de calidad semejante.

La detección tomográfica se realiza según la rapidez de aclaramiento del trazador de las estructuras vecinas al corazón (principalmente pulmones e hígado). Con los trazadores autorizados actuales el tiempo mínimo se puede cifrar en unos 30 min.

Reconstrucción. Una vez finalizada la adquisición debe realizarse la normalización de las imágenes, corrigiéndolas por el mapa apropiado. La fase de reconstrucción incorpora la corrección no uniforme de la atenuación en aquellos equipos que disponen de este sistema. Los filtros son funciones matemáticas aplicadas a cada una de las retroproyecciones para incrementar la diferencia entre la señal de interés y el fondo y disminuir la señal de «ruido». No existe un filtro ideal y cada centro debe realizar sus pruebas y decidir un filtro adecuado para cada uno de los tipos de tomografía 46,61,62 .

Presentación de los cortes tomográficos (reorientación). Es recomendable utilizar la presentación de resultados según los acuerdos de la American Heart Association, el American College of Cardiology y la Society of Nuclear Medicine 63 (fig. 1). La reconstrucción genera cortes transaxiales del tórax del paciente. Para la mejor valoración del estudio se suele ampliar la imagen (factor de «zoom») y se reorienta el eje largo ventricular con el ápex arriba, la pared lateral a la derecha del observador y el ventrículo derecho a la izquierda. Sobre estos cortes se generan las imágenes del «eje largo horizontal», que cortan horizontalmente el ventrículo siguiendo el eje ápico-basal y se presentan desde la pared inferior hacia la anterior. Perpendiculares a éstos se forman los cortes coronales, que al estar reorientados se denominan «eje corto». Se presentan en progresión desde el ápex a la base con el ventrículo izquierdo a la derecha del observador y el ventrículo derecho a la izquierda. Finalmente, se seleccionan los cortes del «eje largo vertical» sobre la imagen de eje largo horizontal. Se presentan consecutivamente desde el septum hasta la pared lateral del ventrículo izquierdo con el ápex a la derecha del observador.

Es muy importante que todo el proceso de reconstrucción se repita exactamente igual para las imágenes de esfuerzo y para las de reposo. Por ello son recomendables los programas que muestran constantemente los dos grupos de imágenes o que conservan las características del primer estudio procesado y las aplican, por defecto, al segundo.

Cuantificación. El método utilizado para la cuantificación recibe el nombre de mapa polar o «bull's eye», debido al tipo de imagen circular y concéntrica resultante 49,64,65 (fig. 2). Previo al proceso de cuantificación deben inspeccionarse detalladamente las imágenes para reconocer posibles artefactos originados por la propia técnica tomográfica o por situaciones fisiológicas del paciente.

El operador elige el número y los límites, apical y basal, de los cortes de eje corto que se van a cuantificar sobre un corte de eje largo vertical en el que la cavidad ventricular tenga su mayor área. Es aconsejable prescindir del ápex y de los cortes más basales debido a su significación equívoca. En todo caso, en los procesados que incluyen el ápex, su actividad se cuantifica en las imágenes de los ejes largos. En el corte coronal reorientado de mayor diámetro, normalmente en la zona media de la cavidad, se delimita el centro y el límite exterior del ventrículo. Para una mejor valoración posterior de la distribución de los defectos por territorios arteriales, es aconsejable reorientar la rotación horaria o antihoraria del ojo de buey para que el inicio del septum desde la pared inferior coincida siempre en una posición previamente fijada por convención. Se calcula el perfil de actividad de cada uno de los cortes, desde el más apical al más basal. Este perfil puede generarse obteniendo el contaje máximo en un «píxel» mediante múltiples radios o buscando la máxima actividad dentro de cada uno de los sectores en que se puede dividir la cavidad. El conjunto de valores de cada uno de los cortes se presenta según una escala de color proporcional a la actividad. Para representar una estructura tridimensional en una imagen paramétrica de dos dimensiones se distribuyen los perfiles de color de cada corte de forma concéntrica, formando el mapa polar, en el que la región apical del ventrículo ocupa el centro de la imagen y la basal la periferia. Además de los mapas polares de esfuerzo y reposo se puede obtener una imagen polar representativa del porcentaje de lavado del trazador (en el caso del 201 Tl) o de reperfusión reposo-esfuerzo.

EXPLORACIONES DE FUNCIÓN VENTRICULAR

Ventriculografía isotópica en equilibrio

Puede utilizarse cualquier radiofármaco que no se difunda fuera del espacio vascular. Esta condición la cumplen diferentes trazadores, de los cuales los más utilizados son la albúmina sérica humana y los hematíes, ambos marcados con 99m Tc. El marcaje de hematíes puede realizarse in vivo, in vitro o de forma mixta in vivo-in vitro, siendo estas dos últimas técnicas las más recomendables, ya que proporcionan imágenes de mayor calidad y estabilidad temporal 66-68 .

La gammacámara, conectada al ordenador, se coloca sobre el área precordial del paciente en la proyección oblicua anterior izquierda que ofrezca mejor visualización del septum interventricular (generalmente entre 30 y 45°), lo que permite obtener una buena separación espacial de ambos ventrículos.

La detección se realiza de forma sincronizada con la onda R del ECG, lo que permite al computador sumar ordenadamente la actividad de 300 a 400 ciclos y componer las imágenes que conforman el ciclo cardíaco representativo que constituye la base sobre la que se realizan todos los cálculos de parámetros de función sistólica, diastólica, volúmenes ventriculares, con tractilidad regional e imágenes paramétricas.

En los casos en los que el intervalo R-R no sea regular, cabe la posibilidad de obtener el estudio en el denominado «modo listado». En este método se adquieren todos los datos (ECG y señal de gammacámara) de forma continua, realizándose posteriormente la reconstrucción de las imágenes y la eliminación de los ciclos no válidos.

La curva de actividad/tiempo originada por la variación de la actividad ventricular a lo largo del ciclo cardíaco representativo, obtenida a partir de las áreas de interés automáticas y corregida por la actividad de fondo, proporciona la base sobre la que se calcula la FE (actividad telediastólica­actividad telesistólica/actividad telediastólica) y se obtienen los parámetros más representativos de la función diastólica 68-74 . La mayor parte de los métodos de determinación de volúmenes ventriculares por ventriculografía isotópica se fundamentan, parcial o totalmente, en el recuento ventricular, de forma que prescinden de las asunciones geométricas que se emplean en las técnicas angiorradiológicas 75-78 . El análisis de la contractilidad regional se basa en la valoración visual y se apoya en las imágenes paramétricas (amplitud, FE, volumen latido, etc.) y de su sincronismo (fase, tiempo a mínimo, etc.) 79-81 . Debe subrayarse que, dada la limitación que supone estudiar la motilidad regional en una sola proyección (oblicua anterior izquierda en la ventriculografía isotópica en equilibrio), se hace necesaria la obtención de imágenes en anteriores o laterales que requieren prolongar unos minutos la exploración practicando las citadas detecciones. Una alternativa a las proyecciones planares la constituye la adquisición tomográfica sincronizada con el ECG («gated» SPET de 16 o más imágenes/ciclo) que ofrece la posibilidad de reconstruir el movimiento de las cavidades cardíacas en tres tridimensiones. La prolongada estabilidad del marcaje de los hematíes posibilita, también, la realización de maniobras de estrés farmacológico o físico: ventriculografía de esfuerzo, dobutamina, nitroglicerina, etc.

Ventriculografía isotópica de primer paso

El radiofármaco de elección es el 99m Tc-DTPA, ya que su rápida eliminación por vía renal produce una menor irradiación al paciente y permite repetir el estudio, si es preciso, en un plazo más breve. En realidad puede utilizarse cualquier trazador que no sea retenido en el campo pulmonar y por este motivo puede aprovecharse la administración de un radiofármaco tecneciado de perfusión miocárdica para obtener un estudio en primer paso 82-84 . Se utiliza una dosis entre 10 y 25 mCi, según edad y peso corporal, contenida en un volumen inferior a 1 ml. Es imprescindible que la dosis se administre en forma de bolo, y que éste mantenga la homogeneidad en su circulación torácica. Un bolo se considera correcto si su tiempo de paso por vena cava no es superior a 2 s.

Inmediatamente tras la inyección, se adquiere en ordenador un estudio dinámico de secuencia rápida (32 imágenes por segundo) o en modo listado durante 30-40 s. Generalmente la adquisición se sincroniza con la onda R, de forma similar a la ventriculografía en equilibrio.

La valoración se realiza sobre 4 o 5 ciclos cardíacos en cada ventrículo, que es el tiempo durante el cual el bolo radiactivo pasa a través de la cavidad objeto de análisis. La fracción de eyección se determina teniendo en cuenta la actividad diastólica y la sistólica, y aplicando la fórmula convencional. Si la adquisición del estudio se realiza sincronizada con el ECG, se construye una secuencia de imágenes que componen un ciclo cardíaco representativo. A partir del mismo pueden calcularse todos los parámetros derivados de la curva de volumen ventricular y obtenerse imágenes paramétricas 85-87 .

El volumen ventricular se calcula asumiendo que el ventrículo izquierdo se asemeja a un elipsoide. De este modo se aplican fórmulas geométricas de cálculo de volumen del tipo área-longitud, midiendo el eje largo ventricular (plano valvular-ápex) y su eje corto (ortogonal al eje largo a nivel medio ventricular) en proyección oblicua anterior derecha 88 .

La ventriculografía en primer paso permite calcular el índice flujo pulmonar/flujo sistémico (QP/QS) por el método de Maltz y Treves 89 . Consiste en el análisis matemático de las curvas de actividad/tiempo (4 imágenes/s) generadas a partir de áreas de interés dibujadas en el pulmón. La presencia de cortocircuitos izquierda/derecha produce recirculación precoz al circuito menor que modifica la fase descendente de la curva pulmonar. El ajuste de funciones gamma a la curva experimental de flujo pulmonar y a la curva de flujo cortocircuitado permite identificar los cortocircuitos y cuantificar el índice QP/QS de forma fiable entre valores 1,3 y 3 89,90 .

9572

SPET de inervación miocárdica

La 123-yodo-metayodobenzilguanidina ( 123 I-MIBG) es un análogo de la guanetidina que participa del mismo mecanismo de transporte y almacenamiento que la noradrenalina. Se utiliza para evaluar la actividad simpática y la inervación del ventrículo izquierdo 91-93 . Tras la inyección de 3-5 mCi pueden realizarse detecciones precoces (15 min) y, en todos los casos, tardías (3-4 h) que proporcionan información sobre la distribución y el aclaramiento miocárdico de la MIBG.

Las detecciones son planares y tomográficas. La imagen planar se utiliza para valorar la distribución torácica del trazador y cuantificar la relación de actividad cardíaca respecto a la mediastínica.

Detección del daño miocárdico

Gammagrafía cardíaca con pirofosfatos

La denominación de esta prueba se debe a la razón histórica de que el fármaco empleado durante muchos años para el diagnóstico del infarto de miocardio en la fase aguda (IAM) fue el pirofosfato de estaño. De hecho, cualquier trazador fosforado actual empleado para practicar gammagrafía ósea puede ser utilizado con esta finalidad y, dada la mayor y más rápida extracción ósea de los más recientes, con una mejor relación lesión/fondo. Durante los días siguientes a una necrosis miocárdica, y siempre que la región mantenga un mínimo flujo, los radiofosfatos se depositan en las áreas de precipitación fosfocálcica activa o inestable que se producen en las áreas de daño celular, fijándose a los cristales de hidroxiapatita o a las formas amorfas de fosfato cálcico. Este proceso se inicia a las pocas horas del establecimiento de la necrosis y se mantiene hasta 5-6 días. En la práctica pues, la gammagrafía con radiofosfatos alcanza su máximo rendimiento entre el segundo y quinto día del infarto 94,95 .

La metodología de la misma requiere la administración intravenosa de unos 20 mCi de cualquier radiofosfato sin ninguna preparación previa. A las 3-4 h se realiza la detección gammagráfica planar o tomográfica. Las detecciones planares convencionales tienen una baja sensibilidad para necrosis de pequeño tamaño, no transmurales o en situación posterolateral, por lo que es preferible realizar una SPET cardíaca de similares características a los estudios de perfusión con trazadores tecneciados (180° desde la oblicua anterior derecha a la oblicua posterior izquierda, 60 imágenes de 15-20 s). La presencia de captación en el área cardíaca indica la existencia de necrosis miocárdica 96,97 .

Gammagrafía cardíaca con anticuerpos antimiosina

Los anticuerpos antimiosina marcados con indio-111 permiten localizar las áreas de necrosis miocárdica cuando las alteraciones de la membrana celular hacen posible que este inmunocomplejo penetre en el miocito y se fije a la miosina intracelular 98 . Se emplea principalmente en el diagnóstico y localización del IAM, miocarditis, detección del daño miocárdico en miocardiopatías tóxicas (fármacos, alcohol, etc.) y valoración del rechazo en el trasplante cardíaco 99-101 .

La dosis administrada es de 2 mCi de cloruro de indio unidos a 0,5 mg de R11D10-Fab-DTPA. A las 24-48 h se obtienen imágenes planares del tórax, de 10-15 min, en proyección anterior y oblicua anterior izquierda 45°. En el caso de sospecha de infarto de miocardio se realiza también una proyección lateral izquierda. En condiciones normales no se aprecia ningún depósito en el área cardíaca y cuando existe daño miocárdico éste puede ser focal, típicamente en el infarto de miocardio, o difuso cuando existe una afectación de todo el miocardio.

Tomografía por emisión de positrones (PET)

Trazadores

Los trazadores emisores de positrones has sido desarrollados para el estudio de numerosos procesos fisiológicos que incluyen la perfusión, la captación de los ácidos grasos, el metabolismo aerobio, el consumo de glucosa y la actividad de diversos receptores. Son radionúclidos de corto período de semidesintegración que en la mayoría de casos requieren que el ciclotrón donde se producen esté muy próximo al lugar de exploración de los pacientes.

Los utilizados en cardiología se exponen en la tabla 1, si bien los más empleados de forma asistencial son la 18 F-fluordeoxiglucosa y los trazadores de flujo como el nitrógeno-13 y el rubidio-82 102-116 .

Instrumentación

Se emplean cámaras diseñadas específicamente para la detección de fotones de alta energía que permiten, mediante sistemas de coincidencia, localizar el punto de emisión de los pares de fotones emitidos simultáneamente tras la aniquilación de los positrones y generar imágenes tridimensionales. La elevada energía de los fotones (511 KeV) y la posibilidad de realizar corrección de la atenuación mediante imágenes de transmisión proporcionan una resolución espacial más elevada que la SPET y hacen posible que se puedan cuantificar los procesos fisiológicos en términos absolutos.

En los últimos años se han adaptado gammacámaras para la detección de emisores de positrones mediante la instalación de cristales apropiados y sistemas de colimación física o electrónica (sistemas de coincidencia). Fundamentalmente se trata de equipos que deben tener, al menos, un doble cabezal opuesto y un cristal de 5/8 pulgadas para poder detectar la emisión de alta energía. Esto permite la obtención de imágenes de trazadores PET en sistemas de menor coste. El tipo de estudio que más se beneficia de este tipo de estrategia es la 18 F-fluordeoxiglucosa, que con un período de semidesintegración de dos horas permite su traslado desde el ciclotrón a centros relativamente distantes.

INDICACIONES CLÍNICAS

Infarto agudo de miocardio

Diagnóstico

La utilidad clínica de la obtención de imágenes mediante isótopos radiactivos para el diagnóstico positivo de IAM está limitada a los casos en que la tríada manifestaciones clínicas, datos ECG y elevación enzimática no pueda valorarse adecuadamente porque dos de estos datos nos falten o sean imposibles de obtener. En los pacientes que se valoran tardíamente, por ejemplo con más de 24-48 h de evolución del inicio de los síntomas o sin cambios electrocardiográficos definitivos, así como en el postoperatorio inmediato de cirugía de revascularización coronaria, la obtención de imágenes positivas de necrosis miocárdica mediante la captación gammagráfica de pirofosfato marcado con tecnecio-99m tiene una sensibilidad y especificidad suficientes para ayudar en el diagnóstico positivo de la necrosis miocárdica 117,118 . La captación localizada del pirofosfato indica habitualmente la existencia de destrucción de membranas de los miocitos y exposición de calcio mitocondrial y citosólico al radionúclido, lo que nos permite localizar la necrosis dentro del área cardíaca y en cierta medida valorar la extensión de la misma. Pueden darse resultados falsos positivos en presencia de otras «fuentes» de calcio intracardíaco como pueden ser las calcificaciones intracardíacas (valvulares, miocárdicas, pericárdicas, etc.) e infartos de miocardio antiguos 119 . Se pueden obtener también resultados falsos negativos en necrosis poco extensas de localización posterior o septal, sobre todo cuando se obtienen sólo imágenes planares 120,121 .

Si el test de captación con pirofosfato se efectúa en las primeras 24 h o transcurridos 6-7 días del IAM, los resultados falsos negativos son frecuentes. Así pues, los días más oportunos para efectuar el test de captación positiva de necrosis miocárdica aguda son del segundo al quinto del inicio de los síntomas.

La captación gammagráfica con pirofosfato tecnecio-99m puede ser de especial utilidad en el diagnóstico positivo de infarto transmural en los casos de infarto de ventrículo derecho. Aunque esta entidad puede diagnosticarse con relativa facilidad con los datos electrocardiográficos, patrón hemodinámico y radiológico, así como mediante registro de presiones derechas con catéter de Swan-Ganz, la exploración con radionúclidos puede objetivar: a) una reducción de la fracción de eyección del ventrículo derecho así como asinergia del mismo (ventriculografía isotópica en equilibrio) 122 , y b) la captación positiva de pirofosfato de tecnecio-99m, que desde la cara inferior de la silueta cardíaca se extiende hasta la zona esternal en postero-anterior y oblicua anterior izquierda 123 .

En el IAM no transmural o sin onda Q, la gammagrafía con pirofosfato de tecnecio es menos útil para el diagnóstico positivo de la necrosis que en los IAM transmurales, ya que ofrece captaciones difusas y menos intensas que en estos últimos 120,124 .

Actualmente el diagnóstico de las complicaciones mecánicas del IAM se efectúa fundamentalmente a partir de los estudios con ecocardiografía. No obstante, las técnicas con radionúclidos podrían ser de ayuda, en caso de no disponer de ecocardiografía, para el diagnóstico de aneurisma o seudoaneurisma ventricular, así como en la ruptura del tabique interventricular post-IAM.

La captación de imágenes positivas de necrosis miocárdica mediante gammagrafía con anticuerpos antimiosina marcados con indio-111 no resulta ser más sensible ni específica que la gammagrafía con pirofosfato de tecnecio. Por esta razón, y por su menor coste, esta última sigue siendo, actualmente, la técnica isotópica a emplear para el diagnóstico positivo de necrosis miocárdica transmural 125 .

Pronóstico

Ya en la fase hospitalaria del IAM su severidad clínica viene dada fundamentalmente por la extensión de la necrosis 126 . El principal determinante del tamaño del infarto es la cantidad de miocardio en riesgo de sufrir la necrosis en el momento de la oclusión coronaria, aun si la deseable reperfusión ocurriera. En general, las oclusiones coronarias más proximales desarrollan infartos de miocardio más extensos, aunque existe amplia variabilidad individual según la duración de la isquemia en dicho territorio (distintos grados de reperfusión espontánea, reperfusión terapéutica y presencia o ausencia de circulación colateral) 127,128 . La repercusión que el tamaño de la necrosis tiene sobre la función ventricular queda establecida, en términos clínicos, por la reducción en la fracción de eyección, condicionando esta última el pronóstico de los pacientes. La determinación antes del alta hospitalaria de la fracción de eyección en reposo en los pacientes con IAM, hayan recibido o no tratamiento trombolítico, mediante ventriculografía isotópica de equilibrio, es de gran ayuda para establecer su pronóstico en el primer año de su evolución 129,130 . En la práctica clínica diaria la determinación de la fracción de eyección en reposo mediante ecocardiografía o con ventriculografía isotópica es de utilidad equivalente 129,131 , por lo que la recomendación de uno de estos métodos debe hacerse según las disponibilidades técnicas de cada hospital.

   

La valoración del tamaño de la necrosis, en términos porcentuales respecto del total de la imagen tomográfica de perfusión miocárdica mediante compuestos tecneciados, ha logrado una buena correlación con otros métodos como la fracción de eyección o la liberación de CK 132 . Sin embargo, no se han efectuado estudios a largo plazo que correlacionen el pronóstico con el cálculo del tamaño del infarto, por lo que su determinación tiene un interés más teórico que de utilidad clínica.

Otro aspecto de interés pronóstico y del manejo general del paciente postinfarto de miocardio es la valoración de la isquemia residual, que se puede efectuar mediante técnicas con radionúclidos. Las técnicas de perfusión y ejercicio efectuadas antes del alta hospitalaria, en pacientes sometidos o no a trombólisis, detectan con mayor precisión que la prueba de esfuerzo convencional la presencia de isquemia residual 133,134 . Sin embargo, en nuestro medio, y dado que para efectuar las primeras se precisa de tecnología más cara, su indicación debería limitarse a los casos en que la segunda aporte resultados no concluyentes.

La posibilidad de estudiar la viabilidad miocárdica postinfarto de miocardio empleando radionúclidos corresponde más, desde el punto de vista clínico a la valoración de la cardiopatía isquémica crónica que no a la fase aguda del infarto de miocardio. Las tablas 2 y 3 resumen la valoración, en cuanto utilidad clínica, de los distintos tests con radionúclidos en el IAM.

Valoración terapéutica

La valoración de la eficacia de las técnicas de reperfusión en el IAM, bien sea mediante el tratamiento trombolítico o con angioplastia primaria, es un tema de interés teórico creciente. Existen dos aspectos de este problema: valorar si ha habido reperfusión precoz y la valoración del miocardio salvado. En ambos casos se precisa aplicar las técnicas de radionúclidos precozmente en la unidad coronaria, antes y después de la intervención. En el primer caso se obtendrían tomografías de perfusión seriadas con compuestos tecneciados entre 18 y 48 h después de las medidas terapéuticas 135 y en el segundo mediante ventriculografía isotópica en reposo repetidas 136 .

Angina inestable

Diagnóstico

El uso clínico de las técnicas de imagen con radionúclidos para el diagnóstico-valoración de la angina inestable debe ser muy restringido y limitado a los casos en que la anamnesis y los cambios isquémicos agudos o evolutivos del segmento ST-T del ECG no puedan ser adecuadamente valorados. La base del diagnóstico de la angina inestable debe seguir recayendo en la conjunción de la sintomatología de empeoramiento de la angina, por un lado, y la evidencia de la isquemia miocárdica traducido por los cambios de la repolarización en el ECG, por otro. Es evidente que la gammagrafía de perfusión en reposo puede detectar los defectos de perfusión reversibles durante los episodios de isquemia transitoria que constituyen la base fisiopatológica de la angina inestable 137,138 . La transitoriedad y relativa brevedad de los episodios isquémicos obligaría a la inyección del radionúclido en los momentos de isquemia y a la captación tras la resolución del episodio isquémico. Esto supone el manejo del radionúclido y la gammacámara en la propia unidad coronaria. Las dificultades logísticas que ello conlleva se traducen en su escasa aplicabilidad clínica.

Pronóstico

También en este grupo de pacientes la determinación de la fracción de eyección en reposo cobra interés pronóstico y marca en muchos casos, sobre todo cuando está deprimida, un mayor énfasis en la necesidad de revascularización miocárdica 139,140 . Las consideraciones hechas en el IAM, respecto de la determinación de la fracción de eyección por método isotópico o ecocardiográfico, son igualmente válidas para los pacientes con angina inestable. La tabla 4 resume la valoración, en cuanto utilidad clínica, de las pruebas con radionúclidos en la angina inestable.

Valoración terapéutica

En el manejo clínico de los pacientes con angina inestable resulta del mayor interés poder localizar el territorio isquémico y a través de él determinar en la coronariografía cuál es la arteria coronaria estenótica «culpable» de la isquemia. Esto nos permite decidir en determinados casos la revascularización selectiva de este vaso, sobre todo con angioplastia 139 , y generalmente cuando se ha controlado el cuadro clínico de la angina con el tratamiento médico oportuno. Las imágenes de perfusión miocárdica, al igual que la prueba de esfuerzo estándar, son de gran utilidad para la valoración de la isquemia miocárdica residual tras los episodios de angina inestable y para, según sus resultados, establecer la necesidad de la práctica de coro nariografía y eventualmente la revascularización miocárdica a efectuar.

Cardiopatía isquémica crónica

Diagnóstico

Pacientes sintomáticos. En la práctica la gammagrafía de perfusión miocárdica es la exploración más utilizada para el diagnóstico isotópico de la isquemia miocárdica. Dado que la ergometría convencional es una exploración de suficiente rentabilidad diagnóstica y de inferior coste, se debe plantear ésta como primera elección en la generalidad de los casos, pudiendo indicarse la gammagrafía de perfusión en los sujetos con dolor torácico en los que la ergometría presente dificultades de interpretación por alteraciones del ECG basal, o bien cuando la ergometría no haya sido concluyente, o existan discrepancias entre el resultado de la ergometría y la clínica (tabla 5).

La gammagrafía miocárdica diagnóstica puede realizarse tanto con estrés físico como farmacológico. Desde la introducción de la vasodilatación coronaria inducida con dipiridamol para los estudios con talio 141-143 , los estudios de perfusión con estrés farmacológico han adquirido un papel importante en el manejo no invasivo de la enfermedad coronaria. El estrés farmacológico puede ser de dos tipos: estímulo vasodilatador o estímulo inotrópico positivo, que aumenta el consumo de oxígeno. Para ello se han utilizado tres fárma cos 142-157 : dipiridamol, adenosina (estrés vasodilatador) y dobutamina (aumento de la demanda de oxígeno). Ante un aumento del consumo de oxígeno (estrés físico o dobutamina), o ante un estímulo vasodilatador (dipiridamol o adenosina), se produce un incremento del flujo coronario. Este aumento es menor en las zonas dependientes de lesiones obstructivas crónicas, apa reciendo entonces diferencias segmentarias de flujo que pueden ser visualizadas mediante estudios de perfusión isotópica.

Los trabajos que han evaluado posibles diferencias entre la utilización de ejercicio físico o dipiridamol en estudios de perfusión con talio realizados en los mismos pacientes han demostrado una sensibilidad y una especificidad similares 145 . A pesar de ello, desde un punto de vista práctico debe preferirse el estrés físico, pues permite valorar otros aspectos de interés, como la respuesta clínica, la de la presión arterial y el grado funcional.

Los resultados de los estudios de perfusión durante la infusión de adenosina son similares a los que se han obtenido con dipiridamol y esfuerzo 147-151 . Ambos fármacos vasodilatadores son seguros y se toleran bien aunque puede haber efectos secundarios leves 145,152 . Los efectos secundarios graves son poco frecuentes aunque con ambos se puede producir broncospasmo severo en pacientes con asma o enfermedad pulmonar obstructiva crónica, no debiendo emplearse estos fármacos en estos casos. La adenosina no debe emplearse en sujetos con alteraciones de la conducción auriculoventricular (AV). Los efectos secundarios del dipiridamol y de la adenosina pueden antagonizarse con teofilina, aunque este fármaco no suele ser necesario para la adenosina, que tiene una vida media muy corta (< 10 s).

La dobutamina a dosis altas (de 20 a 40 µ g/kg/min) aumenta la demanda miocárdica de oxígeno ya que eleva la frecuencia cardíaca, la presión arterial sistólica y la contractilidad miocárdica, con lo que, de forma secundaria, aumenta el flujo miocárdico. El incremento de flujo (dos a tres veces los valores basales) es menor que el que se consigue con adenosina o dipiridamol, pero es suficiente para demostrar una perfusión isotópica heterogénea. La sensibilidad y la especificidad globales son similares a las descritas con el ejercicio, el dipiridamol o la adenosina y aunque los efectos secundarios no son infrecuentes durante la infusión de dobutamina, esta prueba es relativamente segura 153-156 . No debe utilizarse en pacientes con miocardiopatía hipertrófica, hipertensión severa o arritmias ventriculares.

Debe elegirse el estrés farmacológico (vasodilatador o inotrópico positivo) en lugar del ejercicio físico en los casos en que no pueda realizarse éste, pudiendo plantearse un protocolo combinado ejercicio físico dinámico más dipiridamol de forma simultánea 158 cuando se calcule que no se alcanzará una frecuencia cardía ca adecuada con el ejercicio.

Se sabe que los betabloqueantes disminuyen la sensibilidad diagnóstica de la ergometría convencional, por lo que deben suspenderse para la realización de la misma, cuando ésta se plantea con fines diagnósticos. En los pacientes que realizan un ejercicio submáximo debido a la toma de medicamentos, los estudios de perfusión ofrecen una sensibilidad más elevada que la ergometría sola 159 . Los estudios de perfusión farmacológicos en los que se utiliza dipiridamol o adenosina se afectan menos por los betabloqueantes, por lo que representan una alternativa válida al ejercicio 144 .

Muchos autores recomiendan un estrés vasodilatador en los casos en que exista un bloqueo de rama izquierda puesto que se ha observado una mayor prevalencia de defectos de perfusión septales durante el ejercicio en estos pacientes en ausencia de lesiones coronarias en la angiografía 160-162 . Estos defectos aparecen con menor frecuencia en los estudios con estrés inducido con fármacos. Por ello se ha recomendado la utilización de pruebas que provoquen vasodilatación farmacológica en el diagnóstico de enfermedad coronaria en pacientes con bloqueo de rama izquierda 163-165 .

La ventriculografía isotópica de esfuerzo puede utilizarse para determinar de forma indirecta la presencia de isquemia miocárdica, mostrando una alteración de la contractilidad segmentaria y/o un incremento anómalo de la fracción de eyección durante el estrés físico o farmacológico. Esta técnica tiene algunas limitaciones: a) las imágenes se adquieren en una única proyección durante el ejercicio; b) mala calidad de imáge nes por el movimiento torácico durante el esfuerzo, y c) dependencia del incremento normal de la fracción de eyección de múltiples variables (la intensidad del ejercicio, los fármacos, la edad, el sexo, la hipertensión arterial y la fracción de eyección basal). La ventriculografía isotópica de esfuerzo puede ser una segunda opción en los casos en que la gammagrafía presentase dudas de interpretación, si bien la ventriculografía isotópica de esfuerzo es sobre todo un indicador pronóstico muy importante 166,167 .

Pacientes asintomáticos. Las pruebas no invasivas en los pacientes asintomáticos tienen un valor predictivo positivo muy bajo, por lo que no deben realizarse estudios con isótopos como prueba de detección de enfermedad coronaria. Sin embargo, un estudio de esfuerzo con isótopos (un estudio de perfusión o una ventriculografía isotópica) puede ser importante en pacientes asintomáticos con ergometría positiva, ya que puede ayudar a decidir sobre el diagnóstico.

Los pacientes sometidos a cirugía vascular no cardíaca tienen con frecuencia enfermedad coronaria sintomática o no, y la mortalidad perioperatoria y la morbilidad suelen deberse a la enfermedad coronaria subyacente. En estos enfermos es muy importante determinar el riesgo quirúrgico. Los pacientes con estudios de perfusión normales o sin defectos inducidos por estrés presentan un riesgo muy bajo de desarrollar eventos perioperatorios, mientras que aquellos con defectos reversibles tienen un riesgo elevado de padecer complicaciones cardíacas 168 . En esta estratificación deben incluirse datos de la historia clínica y los factores de riesgo. Estas pruebas no son necesarias en la mayoría de los pacientes que van a ser sometidos a cirugía no vascular ya que su riesgo cardiovascular es bajo 169 , aunque podrían ser útiles en pacientes con enfermedad coronaria documentada (valoración pronóstica) o con sospecha de cardiopatía isquémica.

«Gated»-SPET. Los estudios de perfusión sincronizados («gated») con el ECG permiten obtener datos conjuntos de la perfusión miocárdica, de la función sistólica y del engrosamiento sistólico de las paredes del ventrículo izquierdo. Por ello es lógico que tengan un especial interés en la valoración pronóstica de los enfermos con cardiopatía isquémica y en el análisis de la viabilidad miocárdica.

Desde el punto de vista exclusivamente diagnóstico, el estudio gated-SPET tiene una buena aplicación en los casos en que las gammagrafías de perfusión presentan regiones hipocaptantes no reversibles en zonas en las que es frecuente que se produzca atenuación fisiológica 170,171 (región infero-basal en varones y antero-lateral en mujeres), y en la mejor valoración de los defectos septales en presencia de bloqueo de rama izquierda 172 . La confirmación de motilidad de la pared y el engrosamiento sistólico determinan la ausencia de lesiones miocárdicas.

PET. La PET es una técnica sensible y específica para el diagnóstico de cardiopatía isquémica 173-181 . Sin embargo, según la AHA 182 , la precisión diagnóstica de la PET no es significativamente superior a la de la SPET en la mayoría de casos. En algunos pacientes, la PET puede ofrecer una información diagnóstica de valor. Debido a su capacidad para corregir la atenuación fotónica, podría ser de utilidad en aquellos estudios no concluyentes con SPET, en los que las dudas fueran atribuibles a atenuación. Además, la PET es una técnica cara, y aunque debe considerarse como una técnica eficaz en el diagnóstico de enfermedad coronaria, no está indicada su utilización rutinaria.

Pronóstico

Perfusión miocárdica. El pronóstico de la enfermedad coronaria con o sin infarto previo depende fundamentalmente de la severidad de la isquemia y de la función ventricular. Los estudios de perfusión miocárdica pueden ofrecernos datos sobre ambas variables. En este sentido, y desde el punto de vista pronóstico, la SPET tiene un rendimiento mayor que las imágenes planares ya que determina más adecuadamente la extensión de la enfermedad coronaria localizando mejor la isquemia por vasos, sobre todo si está afectada la arteria circunfleja 183-185 .

Son criterios de severidad en la gammagrafía de perfusión: a) defectos extensos de perfusión que afectan a más de una región coronaria o a un amplio territorio correspondiente a la descendente anterior; b) defectos intensos de perfusión con captación igual a la del fondo; c) captación pulmonar anómala (sobre todo si se emplea talio-201), y d) dilatación ventricular post esfuerzo.

El número de defectos isquémicos en los estudios con esfuerzo o estrés farmacológico es uno de los más potentes predictores de muerte o infarto no fatal 186-193 , siendo incluso mejor predictor que el número de vasos afectados 194 . Dentro de un territorio vascular concreto, el tamaño y la intensidad de un defecto se relacionan con la severidad de la estenosis coronaria. Los defectos de mayor tamaño y más intensos se correlacionan con estenosis más proximales y más severas 195-198 . La captación pulmonar de talio en los estudios de esfuerzo o de estrés farmacológico es un marcador de disfunción ventricular izquierda inducida por el estrés y de enfermedad coronaria multivaso 199,200 . La dilatación transitoria del ventrículo izquierdo que se observa en las imágenes de perfusión tras esfuerzo también se correlaciona con enfermedad multivaso 201 y disfunción ventricular. El número y el tamaño, la intensidad, la localización de los defectos de perfusión, la cantidad de captación pulmonar del radionúclido y la presencia de dilatación transitoria isquémica del ventrículo izquierdo después del esfuerzo identifican a pacientes de alto riesgo que tienen mejor pronóstico tras la revascularización quirúrgica que si siguen tratamiento médico, por tener enfermedad multivaso, del tronco común o lesiones obstructivas proximales de la arteria descendente anterior 202-206 .

Por el contrario, un estudio de perfusión en esfuerzo normal es altamente predictivo de buen pronóstico, incluso en pacientes con enfermedad coronaria conocida 186-194,207-214 , según han demostrado algunas series en las que se encontró una incidencia anual de muerte cardíaca o de IAM muy baja 215 , similar a la de la población general 216 .

Función ventricular. La fracción de eyección en reposo del ventrículo izquierdo es uno de los pronósticos determinantes a largo plazo más importantes en los pacientes con cardiopatía isquémica 217,218 . La mortalidad se incrementa a medida que disminuye la fracción de eyección 218 . La función ventricular izquierda durante el ejercicio también refleja la severidad de la enfermedad y ofrece información pronóstica muy importante. La supervivencia a 3 años es claramente superior en los pacientes con enfermedad coronaria cuya fracción de eyección aumenta con el esfuerzo 219 , y el valor absoluto de la fracción de eyección del ventrículo izquierdo en el ejercicio máximo se correlaciona con la supervivencia hasta los cinco años siguientes 167,220 . En cualquier grupo de pacientes si existe una fracción de eyección anormal en el ejercicio máximo o una disminución de la fracción de eyección durante el esfuerzo el pronóstico es peor 220-222 , aunque se trate de pacientes con escasa sintomatología o incluso con función ventricular izquierda en reposo conservada 166 .

 

Valoración combinada de la perfusión y de la función ventricular. Al paciente con infarto no complicado, antes del alta hospitalaria, es recomendable practicarle una exploración que valore la función ventricular y otra que detecte la isquemia residual. La mejor predicción de complicaciones durante los primeros cinco años 83 se obtiene mediante la combinación de estudios de perfusión esfuerzo-reposo y ventriculografía isotópica de reposo, aunque con diferencias no significativas a la ergometría convencional y el ecocardiograma, que son las pruebas realizadas de forma rutinaria. En cada medio debe decidirse la combinación a elegir según la disponibilidad, estando indicados de forma primordial los estudios de perfusión y la ventriculografía isotópica en caso de resultados equívocos en ergometría y ecocardiograma o imposibilidad de ejercicio físico.

Utilizando técnicas isotópicas, la extensión y la severidad de la enfermedad pueden establecerse a partir de la información de la función ventricular obtenidas durante el esfuerzo y en el reposo, combinada con el estudio de perfusión 223-225 . En este sentido pueden emplearse las siguientes combinaciones: a) ventriculografía de primer paso con agentes derivados del tecnecio y estudio de perfusión en esfuerzo; b) estudio de perfusión en esfuerzo y ventriculografía isotópica de esfuerzo, y c) estudio de perfusión de esfuerzo y estudio de perfusión en reposo sincronizado, que permite añadir a los datos de perfusión los de contractilidad y engrosamiento sistólico. El beneficio que se obtiene combinando un estudio de perfusión y la valoración de la función ventricular en esfuerzo no ha sido establecido adecuadamente y parece que la medición de la función ventricular en reposo junto a un estudio de perfusión realizado con ejercicio o con fármacos es la pauta adecuada.

Las indicaciones pronósticas de las pruebas isotópicas en la cardiopatía isquémica crónica se hallan expuestas en la tabla 6.

Diagnóstico de viabilidad miocárdica

No es infrecuente que pacientes con enfermedad coronaria y disfunción ventricular izquierda, ésta se deba, no tanto a tejido cicatrizal, como a isquemia regional o a miocardio hibernado y/o aturdido 226 . La detección de disfunción ventricular reversible tiene una gran importancia clínica, ya que la función ventricular, global o segmentaria mejoraría con la revascularización.

Esta reversibilidad puede presumirse si demostramos que la reserva mecánica está conservada, mediante mejoría de la contractilidad con estímulos inotrópicos (ecocardiograma de estrés con dobutamina), o incluso sin esta evidencia, si constatamos la conservación de los dos requisitos indispensables para que pueda existir viabilidad celular: una membrana celular intacta capaz de mantener los gradientes electroquímicos y una actividad metabólica preservada, que a su vez requiere un flujo sanguíneo adecuado capaz de aportar los sustratos y eliminar los metabolitos.

Las distintas exploraciones de cardiología nuclear pueden aportar datos en tres direcciones:

1. Estudios de perfusión. Los estudios isotópicos de perfusión convencionales utilizando talio-201, MIBI o tetrofosmina aportan en el análisis de viabilidad la constatación de la retención de esos trazadores por los miocitos, proceso que requiere cierta energía, integridad de la membrana y un flujo sanguíneo adecuado.

2. Estudios de metabolismo. Los estudios de flujo y metabolismo con PET pueden detectar un metabolismo conservado en las zonas disfuncionantes. También el SPET puede dar información sobre el metabolismo utilizando las nuevas técnicas de marcaje de ácidos grasos, la fabricación de gammacámaras capaces de obtener imágenes de los emisores de fotón único y de los emisores de positrones, y los esperados marcadores específicos de isquemia.

3. Estudios de reserva contráctil. Los estudios de perfusión sincronizados con el ECG y la ventriculografía isotópica con estrés pueden poner de manifiesto la presencia de reserva contráctil.

Desde el punto de vista de la aplicación clínica es importante recordar que la viabilidad debe ser investigada ante alteraciones severas de la contractilidad segmentaria (acinesias, discinesias o hipocinesias severas extensas) en pacientes con posibilidades de revascularización.

1. Estudios de perfusión

Talio-201 . Su farmacocinética le hace idóneo para el estudio de viabilidad: una vez introducido en la célula no es retenido en ella, como ocurre con los derivados tecneciados y mantiene durante todo el tiempo en que permanece en el organismo un equilibrio entre su concentración celular y sanguínea. Las regiones normoperfundidas captan inicialmente más talio que las hipoperfundidas y, en las horas siguientes, «sufren un proceso de lavado» de talio, hasta alcanzar una concentración correspondiente a la situación de reposo. Mientras, las regiones hipoperfundidas, que inicialmente captaron menos que las normoperfundidas (sobre todo tras esfuerzo o estímulo vasodilatador), reciben un continuo aporte de talio desde el torrente circulatorio, pudiendo llegar a alcanzar concentraciones tisulares que pueden ser detectadas mediante imágenes gammagráficas tardías. Esta capacidad del talio de ser extraído desde la sangre hacia el miocardio, a lo largo de las horas que siguen a la inyección, le confiere un importante valor como marcador de viabilidad miocárdica.

Un defecto de talio en un estudio de esfuerzo que es reversible a las tres o cuatro horas representa miocardio isquémico y viable. Los defectos en esfuerzo no reversibles no pueden etiquetarse de necrosis irreversible ya que hasta el 50% de las regiones que presentan defectos irreversibles en los estudios convencionales esfuerzo-redistribución mejoran tras la revascularización 227 . Bien es verdad que se trata, por lo general, de defectos de escasa intensidad (disminución de la actividad no mayor del 25-50%). En cualquier caso, los estudios de perfusión con talio esfuerzo-redistribución analizados cualitativamente infraestiman la presencia de miocardio viable.

Muchos defectos aparentemente irreversibles a las 3-4 h presentan una redistribución importante en las imágenes de redistribución tardía (24-72 h); de hecho, la perfusión mejora tras la revascularización en el 90% de las regiones miocárdicas con estas características 228 . Es decir, la captación tardía tiene un valor predictivo positivo muy alto; sin embargo, el valor predictivo negativo es bajo, ya que los defectos que no presentan redistribución precoz ni tardía, y que también mejoran tras la revascularización se acercan al 40%. Al bajo valor predictivo negativo se añade la escasa calidad de las imágenes tardías (24 h), sobre todo si se emplea técnica SPET.

Estos inconvenientes han sido contrarrestados sustancialmente desarrollando los protocolos con esfuerzo-redistribución-reinyección. Hasta el 50% de los defectos aparentemente irreversibles en las imágenes de redistribución tienen captación cuando se realiza una nueva inyección en el reposo. En las series en las que se ha valorado la predicción de mejoría de la función regional ventricular tras la revascularización, mediante este método las cifras medias de valor predictivo positivo y negativo son del 69 y del 89%, respectivamente 229-233 .

Estudios con protocolos de reposo-redistribución en los que el talio se inyecta en reposo, obteniéndose las imágenes de redistribución a las tres o cuatro horas y realizando un análisis cuantitativo de la actividad regional del talio representan una alternativa efectiva para valorar la viabilidad, cuando sólo se quiere analizar ésta, con resultados similares a los protocolos con esfuerzo 234-235 .

Es importante tener en cuenta que la cuantificación de la intensidad del defecto es esencial en el análisis de viabilidad con talio. La severidad cuantificada del defecto es, por sí misma, un índice de viabilidad, ya que defectos ligeros o moderados en el estudio de estrés, aunque no sean reversibles en las imágenes de redistribución o incluso si presentan patrón paradójico, deben sugerir miocardio viable 33 . En la práctica sólo deberían precisar análisis con reinyección los casos en los que existen defectos intensos (actividad menor del 50%) no reversibles.

El talio es, pues, un buen marcador de viabi lidad, presentando buena concordancia con la PET en los protocolos con inyección en reposo o re inyección 236,237 . Existe más discordancia en los segmentos inferoposteriores donde la posible atenuación contribuye a infraestimar la masa de miocardio viable.

Tecnecio-99m MIBI. El tecnecio-99m isonitrilo requiere para ser retenido en la célula que la membrana celular esté intacta y el metabolismo mitocondrial conservado, por lo que es un marcador de viabilidad. Las principales diferencias con respecto al talio son, de una parte que las imágenes obtenidas en SPET con el MIBI son de mayor calidad, y de otra que no presen ta redistribución apreciable después de su captación inicial.

Existen notables discrepancias en la bibliografía respecto al rendimiento diagnóstico de los tecneciados en relación a la determinación de viabilidad en comparación con el talio-reinyección o reposo-redistribución. Los estudios que comparan el rendimiento del MIBI con la PET y el talio suelen ser reducidos y sugieren una infraestimación de los segmentos viables con el MIBI. Un metaanálisis publicado en 1997 238 no observó diferencias en la sensibilidad y especificidad del MIBI con respecto a los demás radiofármacos a la hora de predecir la recuperación contráctil de los segmentos con disfunción.

La falta de redistribución apreciable con el MIBI obliga a que los criterios de viabilidad con este fármaco sean fundamentalmente cuantitativos, y aunque no está definido el umbral que mejor discierne si un segmento es o no viable, parece que captaciones inferiores al 30% se asocian con baja probabilidad de recuperación contráctil 239 . La cuantificación de la extensión del miocardio viable es importante pero hay que tener en cuenta que tanto el nivel de captación como la fracción de eyección y la localización de la región con severo defecto de la contractilidad influyen en la eficacia diagnóstica de la técnica para predecir recuperabilidad contráctil 240 .

Tecnecio-99m tetrofosmina. La tetrofosmina es un compuesto catiónico de propiedades muy similares al MIBI, con el que se diferencia en que su aclaramiento hepático y sanguíneo es más rápido, lo que permite obtener imágenes con menor espera. También precisa para ser retenido que la membrana celular esté intacta y que el metabolismo mitocondrial esté conservado por lo que al igual que el MIBI presenta cualidades como marcador de viabilidad.

Se ha descrito, como con el MIBI, una infraestimación de los segmentos viables comparados con la reversibilidad de los mismo en el protocolo con reinyección con talio 241,242 , si bien en el análisis cuantitativo en reposo la concordancia entre ambos trazadores es excelente 242 .

2. Estudios de perfusión en reposo con nitratos

Numerosos trabajos han demostrado que la administración de nitratos antes de la inyección de reposo incrementa la captación de cualquier trazador en las regiones muy hipoperfundidas pero todavía viables.

En estudios con talio 243-245 , la administración de nitratos aumenta la reversibilidad tanto en protocolos estrés-reposo-reinyección como en los de reposo-redistribución. También con MIBI 246,247 y con te trofosmina 248 se ha demostrado que en todos los casos aumenta el número de segmentos definidos como viables si se administran nitratos, y la concordancia con los estudios de reposo-redistribución con talio es casi total si se emplea como criterio de viabilidad captaciones iguales o mayores al 35-40%.

3. Estudios de metabolismo

PET. La PET es el método de referencia para el estudio del flujo y metabolismo miocárdico. El patrón de discordancia o «mismatch», consistente en captación de 18 FDG en zonas disfuncionantes que presentan severa hipocaptación en el estudio de flujo (con 13 N-amonio o rubidio-82) define, con altos valores predictivos, segmentos que van a recuperar la contractilidad tras revascularización 236,238,249-253 .

Algunos de estos estudios 249,251,252 también sugieren que la extensión de miocardio con patrón discordante podría predecir la cuantía de la mejoría de la función ventricular después de la revascularización. De la misma forma, el patrón «mismatch» podría tener importancia pronóstica en pacientes con disfunción ventricular izquierda ya que los pacientes con una gran extensión de «mismatch» tienen una tasa de mortalidad elevada durante el tratamiento médico pero un pronóstico excelente tras la revascularización 253,254 .

Otro método para explorar viabilidad usando emisión de positrones es la utilización de rubidio-82 analizando su cinética de eliminación de rubidio-82 dentro del segmento disfuncionante. El rubidio se lava rápidamente si no hay viabilidad, permitiendo distinguir tejido fibrótico de tejido viable. Algunos trabajos 255,256 sugieren buenos resultados con la ventaja de importante economía de dinero y tiempo realizando una sola exploración con dos objetivos: perfusión y viabilidad.

También se ha comprobado que el tejido viable mantiene la captación de ácidos grasos. El ácido palmítico marcado con 11 C es un sustrato metabólico de la vía aerobia y su presencia en las imágenes demuestra viabilidad; sin embargo, se emplea muy poco por la dificultad que supone el hecho de que la captación sea muy irregular dependiendo de muchas variables fisiológicas. El 11 C-acetato se convierte en acetil-CoA, por lo que su captación asegura capacidad metabólica oxidativa mitocondrial 257 . Parece que la especificidad del acetato es mayor que la FDG, ya que ésta capta cuando existe metabolismo conservado (glucólisis) pero no distingue si la glucólisis es aeróbica o anaeróbica, y fibras sometidas exclusivamente, durante tiempo prolongado, a metabolismo anaeróbico, podrían perder la capacidad de recuperación contráctil. En este sentido hay trabajos que obtienen mejor predicción de recuperación posrevascularización con acetato que con FDG 115 .

En resumen, la PET con un agente de perfusión y la 18 FDG permiten reconocer adecuadamente el miocardio viable. Sin embargo, algunos protocolos con talio y la cuantificación con derivados tecneciados (sobre todo si se emplean nitratos) parecen alcanzar la precisión de los estudios metabolitos con PET y son, además, más económicos.

Así, la PET solamente debe utilizarse para determinar la viabilidad miocárdica en aquellos pacientes en los que los estudios con talio (o con tecneciados) no han sido capaces de establecer la existencia o no de viabilidad y en quienes este hecho tenga una clara importancia clínica.

SPET. Tanto los progresos en el marcaje de ácidos grasos como en la construcción de nuevos sistemas de detección, que permiten la fabricación de gammacámaras capaces de obtener imágenes de los emisores de fotón único y de los emisores de positrones, hacen que actualmente puedan realizarse con SPET, no sólo estudios de perfusión (talio-201, MIBI-tecnecio-99m y tetrofosmina-tecnecio-99m), sino también de metabolismo mediante trazadores con ácidos grasos ( 123 I-IHA, 123 I-IHDA y 123 I-PPA), con 18 FDG, o con 99m Tc-nitroimidazol, que sólo es retenido en la célula cuando existe hipoxia.

La posibilidad de realizar con SPET estudios de metabolismo junto a los de perfusión y de obtener imágenes con marcadores específicos de zonas vivas pero con marcada hipoxia constituyen nuevas y prometedoras alternativas en el análisis de la viabilidad.

4. Estudios de reserva contráctil

«Gated»-SPET. La tomogammagrafía de perfusión sincronizada con el ECG («gated»-SPET) permite añadir a la información de perfusión imágenes representativas del movimiento de la pared a lo largo del ciclo cardíaco. Tiene especial interés en el análisis de viabilidad. En estos estudios además de la cuantificación de la captación en los diferentes segmentos, podemos añadir la información de la motilidad de éstos o la constatación de un engrosamiento sistólico (que se traduce como una mayor actividad isotópica en sístole, debido al aumento del número de cuentas por unidad de área), y que es criterio de viabilidad. A todo ello se añade la valoración de la función ventricular izquierda.

Existen concordancias entre las imágenes de talio reinyección y la intensidad del engrosamiento sistólico con «gated»-SPET 258 . No obstante, al igual que ocurre con la ecocardiografía-dobutamina, cuando se aprecia el engrosamiento sistólico (signo de algún grado de conservación de la contractilidad), está claro que el segmento es viable, pero la ausencia de motilidad o de acortamiento sistólico no descarta tejido hibernado y recuperable. En este sentido hay también trabajos 259 que no encuentran beneficio añadido del «gated»-SPET, en cuanto a la predicción de músculo recuperable, con respecto al análisis de perfusión convencional cuantificando la actividad y la extensión de los defectos.

Ventriculografía isotópica. Como cualquier otro método que estudia la función ventricular, puede utilizarse la ventriculografía isotópica para explorar la reserva contráctil, valorando el incremento de contractilidad de segmentos con disfunciones graves (acinesias o discinesias) ante un estrés, bien vasodilatador, inotrópico o físico.

El análisis de la función ventricular izquierda mediante ventriculografía isotópica presenta un rendimiento excelente no sólo para su valoración global sino también para la segmentaria. Su gran reproducibilidad hace de esta técnica el método idóneo para analizar modificaciones de la fracción de eyección en el seguimiento de los pacientes. En el análisis de la viabilidad la ventriculografía isotópica con bajas dosis de dobutamina permite poner de manifiesto zonas con disfunción grave pero con reserva contráctil conservada, que mejoran su motilidad con el estímulo inotrópico. Como la ecografía-dobutamina presenta la limitación de que, incluso a dosis bajas de dobutamina, puede producirse, cuando las lesiones coronarias son graves, una respuesta isquémica por aumento de las demandas de oxígeno. Esto puede hacer que se infravalore la presencia de viabilidad, ya que la falta de aumento de la contractilidad podría no deberse a falta de reserva contráctil sino a isquemia inducida por el fármaco. Las indicaciones de las exploraciones isotópicas para el análisis de la viabilidad miocárdica se exponen en la tabla 6.

Valoración terapéutica

Los estudios de perfusión miocárdica constituyen una ayuda importante a la hora de planear un procedimiento de revascularización, ya que son capaces de demostrar en la mayoría de ocasiones cuál es el vaso responsable de la isquemia y de la clínica del paciente. Este planteamiento es sobre todo útil antes de la revascularización mediante angioplastia y menos en la cirugía de revascularización, donde la tendencia es revascularizar todas las lesiones significativas. De igual manera, los estudios de perfusión con SPET, con ejercicio o con fármacos 260-262 pueden resultar muy útiles para la valoración funcional después de la angioplastia y para conocer la existencia de una reestenosis.

La ventriculografía isotópica de esfuerzo también es útil en pacientes seleccionados para valorar los resultados de la angioplastia 261,263 . La fracción de eyección en reposo del ventrículo izquierdo no suele mejorar después de una angioplastia con éxito, aunque sí suele hacerlo en los casos con disfunción ventricular izquierda secundaria a isquemia aguda o a la existencia de miocardio hibernado. La contractilidad segmentaria en el ejercicio máximo debería mejorar después de la angioplastia, y podría ser un indicador específico del resultado de la angioplastia. Estas pruebas sólo se recomiendan si existen síntomas. En ausencia de los mismos no se recomiendan pruebas de rutina.

Sin embargo, pacientes asintomáticos seleccionados pueden ser evaluados adecuadamente con los estudios de perfusión, sobre todo los que presentan alteraciones de la repolarización en reposo y aquellos que después de la cirugía presentan una ergometría eléctricamente positiva 264 . En estos casos los estudios de perfusión permiten conocer si la revascularización ha sido incompleta, así como la cuantía de afectación miocárdica. Los pacientes asintomáticos que después de la cirugía positivizan una ergometría previamente negativa probablemente tienen isquemia debida a la oclusión de un injerto o a la progresión de la enfermedad coro naria 265 . Los estudios de perfusión miocárdica pueden ser útiles en estos casos para determinar la localización, la extensión y la severidad de esta isquemia. Como además se conoce la anatomía coronaria precirugía y el tipo de revascularización, los estudios de perfusión pueden determinar si la isquemia se debe a un mal resultado de la cirugía, a revascularización incompleta o a progresión de la enfermedad 266,267 .

Las indicaciones de la valoración terapéutica de los pacientes con cardiopatía isquémica mediante exploraciones isotópicas se exponen en la tabla 7.

Miocardiopatías

El empleo de estudios isotópicos para la valoración de las miocardiopatías básicamente se centra en dos aspectos: por una parte, en la valoración de la función ventricular mediante la ventriculografía isotópica y, por otra, en la valoración del daño miocárdico (tabla 8). Bajo el primer aspecto su utilidad es similar a la de la valoración de la función ventricular en otras cardiopatías, aunque desde un punto de vista funcional, la ecocardiografía-Doppler representa el método más práctico de valoración y la ventriculografía isotópica es la técnica con mejor reproducibilidad para la valoración de la función sistólica ventricular.

Miocardiopatía congestiva

La medición del volumen ventricular y de su función permite establecer el diagnóstico de miocardiopatía dilatada y constituye una herramienta de gran utilidad para establecer el pronóstico y la respuesta al tratamiento. La valoración mediante la gammagrafía de perfusión permite en ocasiones diferenciar su origen. En la miocardiopatía dilatada idiopática en la mayoría de las ocasiones aparecen defectos de perfusión homogéneos o difusamente inhomogéneos, mientras que en la miocardiopatía de origen isquémico con frecuencia aparecen defectos de perfusión de gran tamaño debido a tejido cicatrizal o defectos amplios reversibles debido a isquemia severa y extensa 268,269 .

Las gammagrafías con galio-67 y pirofosfato de tecnecio-99m se han empleado en ocasiones para la detección de miocarditis activas en pacientes con aparente miocardiopatía dilatada. No obstante, existen algunas miocardiopatías infiltrativas o degenerativas que pueden ocasionar falsos positivos. Para el diagnóstico de miocarditis presenta mayor especificidad la gammagrafía con anticuerpos antimiosina marcados con indio-111.

La valoración previa y durante el tratamiento con antraciclinas permite detectar toxicidad subclínica del fármaco. La disfunción ventricular es progresiva si se mantiene esta terapia cuando se objetiva deterioro de la función sistólica. Por el contrario, el mantenimiento de la administración del fármaco es seguro si la determinación de la función sistólica seriada se mantiene por encima del límite inferior de la normalidad 270-273 .

Miocardiopatía hipertrófica

El diagnóstico de la miocardiopatía hipertrófica se establece a partir de la exploración física, el electrocardiograma y la ecocardiografía. En general, los estudios con radionúclidos no están indicados, aunque pueden ofrecer cierto valor en pacientes seleccionados. Normalmente se ponen de manifiesto una función sistólica hiperdinámica y una función diastólica alterada 274 . En la gammagrafía de perfusión miocárdica se detectan con frecuencia defectos de perfusión reversibles inducibles por el ejercicio en ausencia de lesiones coronarias epicárdicas 275 . Se ha sugerido que los pacientes que presentan defectos de perfusión con el ejercicio constituyen un grupo de alto riesgo 276 . Esta técnica también permite valorar la efectividad del tratamiento médico en la reducción de las lesiones isquémicas. Sin embargo, el empleo de este procedimiento para la detección de enfermedad coronaria epicárdica no está recomendado por su elevada incidencia de falsos positivos.

Miocardiopatía restrictiva

Para establecer el diagnóstico definitivo de esta enfermedad es necesaria, generalmente, una combinación de pruebas diagnósticas. La ventriculografía pondrá en evidencia un tamaño ventricular normal con una función sistólica normal o ligeramente deprimida. Puede existir captación de galio-67 o pirofosfato de tecnecio-99m en las idiopáticas o en las de origen amiloidótico, sarcoidosis, esclerodermia y tumores cardíacos. En estas tres últimas situaciones pueden existir también defectos de perfusión miocárdica. No existen datos de la utilidad de estos métodos en la estratificación pronóstica. Se ha sugerido que el análisis de la función diastólica mediante ventriculografía podría ser útil en el diagnóstico diferencial entre la miocardiopatía restrictiva y la pericarditis constrictiva, pudiendo diferenciarse en ocasiones dos patrones diferentes: el de relajación anormal y el de restricción 277 .

Miocarditis

Aunque el diagnóstico se basa en los hallazgos clínicos, la demostración de inflamación miocárdica mediante gammagrafía con galio-67 o pirofosfato de tecnecio-99m se han empleado frecuentemente con éxito 278 . No obstante pueden existir frecuentemente diagnósticos falsos positivos y falsos negativos. La especificidad en el diagnóstico es muy elevada con el empleo de anticuerpos antimiosina marcados con indio-111, aunque la sensibilidad continúa siendo limitada 279 . Además de la demostración de alteraciones de la función sistólica mediante la ventriculografía, con la gammagrafía de perfusión no es raro encontrar defectos fijos de perfusión.

Valvulopatías

En la actualidad el método de elección para el diagnóstico y valoración de las valvulopatías lo constituye la ecocardiografía-Doppler. Los diferentes métodos de la cardiología nuclear son de muy poca utilidad en la cuantificación de las insuficiencias valvulares y no están indicados en el diagnóstico y cuantificación de las estenosis valvulares. No obstante, la ventriculografía isotópica tiene gran interés en la valoración y seguimiento de la función ventricular y la gammagrafía de perfusión se ha utilizado para el diagnóstico de enfermedad coronaria asociada.

Valoración de las valvulopatías

El cálculo de la fracción regurgitante mediante ventriculografía de equilibrio, empleando la relación entre el volumen latido del ventrículo izquierdo y derecho, constituye el método isotópico más empleado de cuantificación de las regurgitaciones valvulares. En ausencia de insuficiencias valvulares esta relación debe ser igual a la unidad y excederá la unidad en presencia de regurgitación mitral o aórtica 280 . Este método está sujeto a numerosos errores de aplicación por la superposición de la aurícula y ventrículo derechos, lo que ha limitado enormemente su utilidad, y actualmente está en desuso 281 .

Valoración de la función ventricular

La ventriculografía isotópica en equilibrio se emplea fundamentalmente en la valoración de la fracción de eyección y de los volúmenes ventriculares en los pacientes con valvulopatías y mala ventana acústica en el estudio ecocardiográfico 282,283 . La deformidad de las cavidades en estas enfermedades puede producir errores en la determinación del tamaño ventricular, pero a pesar de estas limitaciones, las medidas de los cambios relativos del volumen en el mismo paciente son muy precisas, por lo que este procedimiento se utiliza para valorar los cambios producidos con el ejercicio o tras el tratamiento a largo plazo 284-286 . La medida de la fracción de eyección mediante ventriculografía de contraste resulta difícil en pacientes con importante dilatación del ventrículo izquierdo, mientras que, por el contrario, la dilatación ventricular izquierda aumenta la exactitud de la medición con la ventriculografía isotópica. Esta fiabilidad se encuentra limitada en presencia de insuficiencia mitral con gran dilatación auricular izquierda, por el solapamiento existente entre la aurícula y el ventrículo izquierdos. Por este motivo esta técnica resulta especialmente útil en el seguimiento de los pacientes asintomáticos con insuficiencia aórtica severa, especialmente en la determinación del momento de la indicación quirúrgica 287-289 puesto que el recambio valvular está indicado cuando aparecen signos de disfunción ventricular sistólica 290 . A pesar de que se ha sugerido que la disfunción ventricular inducida por el ejercicio pudiera ser un signo precoz de desarrollo posterior de insuficiencia cardíaca en los pacientes con insuficiencia aórtica, actualmente se considera que traduce el tiempo de evolución de la enfermedad pero no su pronóstico 291 . Su empleo en la valoración de la función ventricular en la insuficiencia mitral, en relación con la decisión quirúrgica, ha sido menos estudiado que en el caso de la insuficiencia aórtica.

Detección de cardiopatía isquémica asociada

Una utilidad potencial de la gammagrafía miocárdica de perfusión en los pacientes con valvulopatía aórtica podría ser el diagnóstico y evaluación la enfermedad coronaria concomitante, especialmente antes de la cirugía. La incidencia de falsos positivos en la gammagrafía miocárdica de esfuerzo es elevada en pacientes con valvulopatía aórtica, por lo que su empleo en esta situación como método de detección de coronariopatía es cuestionable. Con los datos existentes en la actualidad se puede concluir que en los pacientes candidatos a cirugía valvular, la arteriografía coronaria sigue constituyendo el método de elección para la detección de enfermedad coronaria asociada.

En la tabla 9 se exponen las indicaciones de las exploraciones isotópicas en las valvulopatías.

Cardiopatías congénitas

El ecocardiograma es el método de imagen de elección en la evaluación de los pacientes con cardiopatía congénita conocida o sospechada. Sin embargo, las técnicas de cardiología nuclear tienen aplicaciones potencialmente importantes en determinados pacientes (tabla 10). En los cortocircuitos izquierda-derecha, la ventriculografía isotópica de primer paso demuestra niveles de actividad elevados en los pulmones o el ventrículo derecho como resultado de la recirculación precoz 292 . Se pueden utilizar las curvas actividad-tiempo derivadas de las distintas cámaras cardíacas para distinguir entre los cortocircuitos intracardíacos de los extracardíacos ( ductus arteriosus ). Los cortocircuitos derecha-izquierda se pueden detectar inspeccionando el bolo del trazador cuando atraviesa el corazón, ya que se produce una visualización precoz de las cámaras cardíacas izquierdas o de la aorta. Los cortocircuitos izquierda-derecha pueden cuantificarse mediante el cociente flujo pulmonar/flujo sistémico obtenido de la curva actividad-tiempo sobre el pulmón derecho 293,294 .

La ventriculografía isotópica informa también sobre la influencia del cortocircuito en la función ventricular izquierda y derecha. El estudio de perfusión pulmonar inyectando por vía intravenosa macroagregados de albúmina se ha utilizado para identificar un cortocircuito derecha-izquierda. La aparición de actividad de tecnecio en el cerebro y vísceras esplácnicas sugiere cortocircuito derecha-izquierda. La gammagrafía con talio-201 en reposo y tras esfuerzo puede definir patrones de perfusión anormal en pacientes con anomalías coronarias u otros tipos de cardiopatía congénita en las que el flujo sanguíneo coronario pueda estar disminuido en alguna región.

La utilidad de las técnicas de cardiología nuclear en la valoración pronóstica de los pacientes adultos con cardiopatía congénita no está bien definida. La valoración periódica del flujo a través del cortocircuito mediante la ventriculografía isotópica de primer paso puede informar del cierre espontáneo, del cierre quirúrgico completo o de la existencia de un cortocircuito izquierda-derecha residual. La perfusión pulmonar relativa puede cuantificarse midiendo las cuentas sobre los campos pulmonares derecho e izquierdo. La permeabilidad de los cortocircuitos paliativos puede demostrarse valorando cuidadosamente las curvas de dilución pulmonar o mediante la gammagrafía de perfusión pulmonar. La evaluación de la fracción de eyección ventricular izquierda y derecha mediante la angiocardiografía con radionúclidos puede ser útil en la determinación del momento óptimo para proceder a la corrección quirúrgica en los pacientes con sobrecargas de presión o volumen ventriculares derechas.

Hipertensión

La ventriculografía isotópica en reposo es útil para la correcta valoración de la función sistólica ventricular izquierda en pacientes con hipertensión (tabla 11). La determinación de la velocidad máxima de llenado diastólico mediante la angiocardiografía con radionúclidos puede identificar una disfunción diastólica cuando la función sistólica es normal 295,296 . La ventriculografía isotópica tras esfuerzo no es fiable a la hora de identificar pacientes con enfermedad coronaria coexistente porque en pacientes con hipertensión es frecuente que se produzca una respuesta anormal de la fracción de eyección al esfuerzo 297 . Sin embargo, esta respuesta anormal al esfuerzo ocurre principalmente en pacientes con hipertrofia ventricular izquierda; la mayoría de pacientes sin hipertrofia manifiestan una función ventricular normal con el esfuerzo 296-298 . En pacientes sin hipertrofia ventricular izquierda, la gammagrafía miocárdica de perfusión tras estrés puede ser útil para detectar defectos reversibles en los pacientes con cardiopatía isquémica coexistente 299 . La gammagrafía de perfusión parece más fiable que la ventriculografía isotópica para identificar la enfermedad coronaria coexistente en pacientes con hipertrofia ventricular izquierda 299 . La determinación de la función ventricular izquierda mediante ventriculografía isotópica puede influir en las decisiones que atañen a la situación laboral y al grado de actividad. Esta exploración también es útil en la evaluación del efecto de la reducción de la presión arterial en la función sistólica ventricular izquierda en pacientes hipertensos con disfunción ventricular izquierda.

Postrasplante

En el paciente trasplantado, las pruebas isotópicas permiten evaluar la función ventricular izquierda y derecha en el postoperatorio inmediato, así como diagnosticar y monitorizar el rechazo y la arteriopatía coronaria del injerto (tabla 12). Las peculiaridades anatómicas del corazón trasplantado tienen importancia a la hora de interpretar la angiocardiografía con radionúclidos y la gammagrafía miocárdica de perfusión. El corazón trasplantado presenta una mayor movilidad, un movimiento paradójico del septo y una rotación izquierda, con desplazamiento posterior del ápex. Debido a ello, la posición de adquisición oblicua anterior izquierda óptima es superior a 50° en más del 60% de los pacientes 300 . La rotación cardíaca puede afectar a la calidad de las imágenes planares con talio-201, pudiendo aparecer la cavidad ventricular pequeña o inexistente. Por ello, las imágenes SPET ofrecen ventajas sobre la adquisición planar tanto en la ventriculografía isotópica como en la gammagrafía de perfusión, al minimizar los efectos de la rotación anormal y de la atenuación derivada de las estructuras vecinas.

Diagnóstico y monitorización del rechazo

Angiocardiografía con radionúclidos. La existencia de una función ventricular izquierda y/o derecha anormal en los primeros días postrasplante no suele deberse a rechazo. A partir de la primera semana, por el contrario, la existencia de una función ventricular izquierda deprimida, en ausencia de otra etiología, casi siempre es secundaria a rechazo. Aunque el diagnóstico definitivo del rechazo se realiza mediante biopsia endomiocárdica, varias técnicas isotópicas pueden ser útiles en la detección y en el seguimiento del rechazo. La ventriculografía isotópica es la más estudiada. La mayoría de los rechazos leves y algunos moderados e incluso severos cursan con función ventricular izquierda normal. Puede necesitarse una evaluación seriada de la función ventricular izquierda para detectar rechazo debido a que los cambios (disminución de la fracción de eyección) pueden ser con frecuencia sutiles, lo que requiere una atención meticulosa de la técnica (mismos ángulos de adquisición de estudio a estudio) 300,301 .

La frecuencia cardíaca regular debida a la denervación cardíaca incrementa la reproducibilidad de las mediciones realizadas con esta exploración. La ventriculografía isotópica puede ser útil en la monitorización de la terapia del rechazo severo que cursa con fracción de eyección reducida.

Otras técnicas isotópicas en el diagnóstico y tratamiento del rechazo. La gammagrafía miocárdica con linfocitos marcados con indio-111 no es útil en la detección del rechazo porque el grado de infiltración linfocitaria es variable y puede no ser severa en pacientes con rechazo significativo tratados con ciclosporina 302 . Por otra parte, la captación de linfocitos marcados no es específica del rechazo y también ocurre en la miocarditis por Toxoplasma y por citomegalovirus.

La captación miocárdica de anticuerpos antimiosina se correlaciona con la presencia de rechazo demostrado por biopsia hasta en el 80% de los casos 303 . Además, la intensidad de la captación se correlaciona con la severidad histopatológica del rechazo. Una relación corazón/pulmón elevada de forma persistente se asocia con complicaciones derivadas del rechazo, mientras que una relación decreciente se correlaciona con una evolución clínica favorable 304,305 .

Diagnóstico de la enfermedad vascular del rechazo

La arteriopatía coronaria postrasplante es un proceso difuso que afecta preferentemente a las arterias coronarias medias y distales y que causa afilamiento y oclusión de los vasos coronarios. Como el corazón está denervado no cursa con dolor torácico. Las presentaciones clínicas más usuales son la muerte cardíaca súbita, el infarto de miocardio, la insuficiencia cardíaca congestiva y las arritmias. La detección de esta enfermedad es importante porque la angioplastia coronaria, la cirugía coronaria y el retrasplante son opciones terapéuticas efectivas en algunos pacientes.

No hay suficiente información para definir el papel de la gammagrafía miocárdica de perfusión en la evaluación rutinaria del paciente trasplantado. La gammagrafía miocárdica de perfusión con 201 Tl planar y SPET tras dipiridamol oral tiene escasa sensibilidad y especificidad en la detección de arteriopatía coronaria 306-308 y, por otra parte, no hay datos específicos acerca de la utilidad de las técnicas isotópicas en la valoración del pronóstico y en la estratificación del riesgo en pacientes trasplantados.

Bibliografía

1. Candell Riera J, Ramos Márquez M, Bóveda Romeo FJ, Carreras Delgado JL, Carrió Gasset J, Castro Beiras JM et al. Informe del Grupo de Trabajo de Cardiología Nuclear. Rev Esp Cardiol 1987;40: 389-396
Medline
2. Gibbons RK.J, Balady GJ, Beasley JW, Bricker JT, Duvernoy WF.C, Froelicher VF et al. ACC/AHA guidelines for exercise testing. A report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on practice guidelines (Committee on exercise testing). Circulation 1997;30: 260-315
3. Ritchie JL, Bateman TM, Bonow RO, Crawford MH, Gibbons RJ, Hall RJ et al. Guidelines for clinical use of cardiac radionuclide imaging. A report of the American Heart Association/American College of Cardiology Task Force on assessment of diagnostic and therapeutic cardiovascular procedures, Committee on radionuclide imaging, developped in collaboration with the American Society of Nuclear Cardiology. Circulation 1995;91: 1.278-1.303
Medline
4. Candell Riera J, Bardají Ruiz A, Castell Conesa J, Jurado López JA, Magriñá Ballara J. La cardiología nuclear en la cardiopatía isquémica crónica. Rev Esp Cardiol 1997;50: 83-91
Medline
5. Freire JM, Rioja ME, Ricart Y, García MJ, Campos L, Jurado JA et al. Situación actual de la cardiología nuclear en España. Resultados de una encuesta realizada en 1994. Rev Esp Med Nuclear 1996;15: 48-52
6. Ritchie JL, Gibbons RJ, Johnson LL, Maddahi J, Schelbert HR, Wackers FJT et al. Guidelines for training in adult cardiovascular medicine. Core cardiology training symposium (COCATS). Task Force 5: training in nuclear cardiology. J Nucl Cardiol 1995;2: 167-171
Medline
7. De los Reyes López M, Iñíguez Romo A, Goicolea de Oro A, Funes López B, Castro Beiras A. El consentimiento informado en cardiología. Rev Esp Cardiol 1998;51: 782-796
Medline
8. Beller GA, Zaret BL. Wintergreen panel summaries. J Nucl Cardiol 1999;6: 93-155
Medline
9. Michnich ME, Mills PS, Seidman JJ. The effect of managed care on nuclear cardiology. J Nucl Cardiol 1996;3: 65-71
Medline
10. Underwood SR, Godman B, Salyani S, Ogle JR, Ell PJ. Economics of myocardial perfusion imaging in Europe-The EMPIRE study. Eur Heart J 1999;20: 157-166
Medline
11. NEMA standards publication UN 1-1994. Performance measurements of scintillation cameras. Washington: National Electrical Manufacturers Association, 1994
12. García EV. Equipment and quality control section. Imaging guidelines for nuclear cardiology procedures. J Nucl Cardiol 1996;3: G5
Medline
13. Richter JA. PET. Tomografía molecular. Fundamentos y aplicaciones. Madrid: Ediciones ESEUVE, S.A., 1993;17-38
14. Nichols KJ, Galt JR. Quality control for SPECT imaging. En: Gordon DePuey E, Berman DS, García EV, editores. Cardiac SPECT imaging. Nueva York: Raven Press, 1995;21-49
15. Ortega Alcalde D, Aguadé Bruix S. Radionúclidos, instrumentación y procedimientos. En Candell J, Castell J, Aguadé S, editores. Miocardio en riesgo y miocardio viable. Diagnóstico mediante SPET. Barcelona: Ediciones Doyma S.A., 1998;6-14
16. Lebowitz E, Greene MV, Fairchild R, Bradley Moore P, Atkins HL, Ansari AN et al. Thallium-201 for medical use I. J Nucl Med 1975;16: 151-155
Medline
17. Bradley-Moore PR, Lebowitz E, Greenee MW, Atkins HL, Ansari AN. Thallium-201 for medical use II: Biologic behavior. J Nucl Med 1975;16: 156-160
Medline
18. Atkins HL, Budinger TF, Lebowitz E, Ansari AN, Greene MW, Fairchild RG et al. Thallium-201 for medical use III: human distribution and physical imaging properties. J Nucl Med 1977;18: 133-138
Medline
19. L'Abbate A, Biagnini A, Michelassi C, Maseri A. Myocardial kinetics of thallium and potassium in man. Circulation 1979;60: 776-785
Medline
20. Strauss HW, Harrison K, Langan JK, Lewobitz E, Pitt B. Thallium-201 for myocardial imaging. Relation of thallium-201 to regional myocardial perfusion. Circulation 1975;51: 641-645
Medline
21. Pohost GM, Alpert NM, Ingwall JS, Strauss HW. Thallium redistribution: Mechanisms and clinical utility. Semin Nucl Med 1980;10: 70-93
Medline
22. Piwnica-Worms D, Chiu ML, Kronauge JF. Divergent kinetics of 201Tl and 99mTc-SESTAMIBI in cultured chick ventricular myocytes during ATP depletion. Circulation 1992;85: 1.531-1.541
Medline
23. Wackers FJ, Berman DS, Maddahi J, Watson DD, Beller GA, Strauss HW et al. Technetium-99m hexakis 2 methoxy-isobutyl isonitrile, a new radiopharmaceutical for myocardial perfusion imaging: human biodistribution, dosimetry, safety and preliminary comparison to thallium-201 for myocardial perfusion imaging (phase I and II studies). J Nucl Med 1989;30: 301-311
Medline
24. Beller GA, Watson DD. Physiological basis of myocardial perfusion imaging with the technetium 99m agents. Semin Nucl Med 1991;21: 173-181
Medline
25. Berman DS, Kiat H, Van Train KF, Friedman J, García EV, Maddahi J. Comparison of SPECT using technetium-99m agents and thallium-201 and PET for the assessment of myocardial perfusion and viability. Am J Cardiol 1990;66: 72E-79E
Medline
26. Mousa SA, Cooney JM, Stevens S. Kinetics of technetium-99m-Sestamibi and thallium-201 in a transient ischemic myocardium animal model: insight into the «redistribution» phenomenon. Cardiology 1992;81: 157-163
Medline
27. Higley B, Smith FW, Smith T, Gemmell HG, Das Grupta P, Gvozdanovic DV et al. Technetium-99m-1,2-bis[bis(2-ethoxyethyl)phosphino]ethane: human biodistribution, dosimetry and safety of a new myocardial perfusion imaging agent. J Nucl Med 1993;34: 30-38
Medline
28. Sinusas AJ, Shi Q, Saltzberg MT, Vitols P, Jain D, Wackers FJ.T, Zaret BL. Technetium-99m-tetrofosmin to assess myocardial blood flow: experimental validation in an intact canine model of ischemia. J Nucl Med 1994;35: 664-671
Medline
29. Platts EA, North TL, Pickett RD, Kelly JD. Mechanism of uptake of technetium-tetrofosmin. I: uptake into isolated adult rat ventricular myocites and subcellular localization. J Nucl Cardiol 1995;2: 317-326
Medline
30. Younès A, Songadele JA, Maublant J, Platts EA, Pickett RD, Veyre A. Mechanism of uptake of technetium-tetrofosmin. II: uptake into isolated adult rat heart mitochondria. J Nucl Cardiol 1995;2: 327-333
Medline
31. Ortega-Alcalde D. Myocardial perfusion studies. En: Candell-Riera J, Ortega Alcalde D, editores. Nuclear cardiology in everyday practice. Dordrecht: Kluwer Academic Publishers, 1994;67-87
32. Dilsizian V, Rocco TP, Freedman NM.T, Leon MB, Bonow RO. Enhanced detection of ischemic but viable myocardium by the reinjection of thallium after stress-redistribution imaging. N Engl J Med 1990;323: 141-146
Medline
33. Bonow RO, Dilsizian V, Cuocolo A, Bacharach SL. Identification of viable myocardium in patients with chronic coronary artery disease and left ventricular dysfunction. Comparison of thallium scintigraphy with reinjection and PET imaging with 18F-Fluorodeoxyglucose. Circulation 1991;83: 26-37
Medline
34. Van Eck-Smit BL.F, Van der Wall EE, Kuijper AF.M, Zwinderman AH, Pauwels EKJ. Immediate thallium-201 reinjection following imaging: a time-saving approach for detection of myocardial viability. J Nucl Med 1993;34: 737-743
Medline
35. Mori T, Minamiji K, Kurogane H, Ogawa K, Yoshida Y. Rest-injected tallium-201 imaging for assessing viability of severe asynergic regions. J Nucl Med 1991;32: 1.718-1.724
Medline
36. Ragosta M, Beller GA, Watson DD, Kaul S, Gimple LW. Quantitative rest-redistribution 201Tl imaging in detection of myocardial viability and prediction of improvement in left ventricular function after coronary bypass surgery in patients with severely depressed left ventricular function. Circulation 1993;87: 1.630-1.641
Medline
37. García EV, Cooke CD, Van Train KF, Folks R, Peifer J, DePuey EG et al. Technical aspects of myocardial SPECT imaging with technetium-99m sestamibi. Am J Cardiol 1990;66: 23E-31E
Medline
38. Magriñà J, Bosch X, García A, Pons F, Moragas M, Roig E et al. Diagnostic value of technetium-99m-MIBI as a myocardial perfusion imaging agent: comparison of long and short intervals between rest and stress injections. Clin Cardiol 1992;15: 497-503
Medline
39. Taillefer R. Technetium-99m sestamibi myocardial imaging: same-day rest-stress studies and dipyridamole. Am J Cardiol 1990;66: 80E-84E
Medline
40. Jain D, Wackers FJ.T, Mattera J, McMahon M, Sinusas AJ, Zaret BL. Biokinetics of Technetium-99m-tetrofosmin: myocardial perfusion imaging agent: Implications for a one-day imaging protocol. J Nucl Med 1993;43: 1.254-1.259
Medline
41. Sridhara B, Sochor H, Rigo P, Braat S, Itti R, Martinez-Duncker D et al. Myocardial single-photon emission computed tomographic imaging with technetium 99m tetrofosmin: stress-rest imaging with same-day and separate-day rest imaging. J Nucl Cardiol 1994;1: 138-143
Medline
42. Weinstein H, King MA, Reinhardt CP, McSherry BA, Leppo JA. A method of simultaneus dual-radionuclide cardiac imaging with technetium 99m and thallium 201. Analysis of interradionuclide crossover and validation in phantoms. J Nucl Cardiol 1994;1: 39-51
Medline
43. Weinmann P, Foult JM, Le Guludec D, Tamgac F, Rechtman D, Neuman A et al. Dual-isotope myocardial imaging: feasibility, advantages and limitations. Eur J Nucl Med 1994;21: 212-215
Medline
44. Berman DS, Kiat H, Friedman JD, Wang FP, Van Train K, Matzer L et al. Separate acquisition rest thallium-201/stress Tc-99m sestamibi dual isotope myocardial perfusion SPECT: a clinical validation study. J Am Coll Cardiol 1993;22: 1.455-1.464
Medline
45. Heo J, Wolmer I, Kegel J, Iskandrian AS. Sequential dual-isotope SPECT imaging with thallium-201 and technetium-99m-sestamibi. J Nucl Med 1994;35: 549-553
Medline
46. Cullom SJ. Principles of Cardiac SPECT. En: DePuey EG, Berman DS, Garcia EV, editores. Cardiac SPECT Imaging. Nueva York: Raven Press Ltd., 1995;1-19
47. O'Connor MK, Bothun ED. Effects of tomographic table attenuation on prone and supine cardiac imaging. J Nucl Med 1995;36: 1.102-1.106
Medline
48. Esquerre JP, Coca FG, Martínez SJ, Guirand RF. Prone decubitus: a solution to inferior wall attenuation in thallium-201 myocardial tomography. J Nucl Med 1989;30: 398-401
Medline
49. Van Train KF, Garcia EV, Cooke CD, Areeda J. Quantitative analysis of SPECT myocardial perfusion. En: DePuey EG, Berman DS, Garcia EV, editores. Cardiac SPECT Imaging. Nueva York: Raven Press Ltd., 1995;49-74
50. Cooke CD, Faber TL, Garcia EV. Advanced computer methods in cardiac SPECT. En: DePuey EG, Berman DS, Garcia EV, editores. Cardiac SPECT Imaging. Nueva York: Raven Press Ltd., 1995;75-89
51. Nichols K, DePuey EG, Rozanski A. Automation of gated tomographic left ventricular ejection fraction. J Nucl Cardiol 1996;3: 475-482
Medline
52. Hambye AS, Dobbeleir A, Derveaux M, Vandevivere J, Van den Heuvel P. Determination of systolic thickening index with gated Tc-99m sestamibi SPECT. A new parameter of myocardial viability? Clin Nucl Med 1997;22: 172-175
53. Fukuchi K, Uehara T, Morozumi T, Tsujimura E, Hasegawa S, Yutani K et al. Quantification of systolic count increase in technetium-99m-MIBI gated myocardial SPECT. J Nucl Med 1997;38: 1.067-1.073
Medline
54. Germano G, Kiat H, Kavanagh PB, Moriel M, Mazzanti M, Su HT et al. Automatic quantification of ejection fraction from gated myocardial perfusion SPECT. J Nucl Med 1995;36: 2.138-2.147
Medline
55. Germano G, Erel J, Kiat H, Kavanagh PB, Berman DS. Quantitative LVEF and qualitative regional function from gated thallium-201 perfusion SPECT. J Nucl Med 1997;38: 749-754
Medline
56. Galt JR, Germano G. Advances in instrumentation for Cardiac SPECT. En: DePuey EG, Berman DS, Garcia EV, editores. Cardiac SPECT Imaging. Nueva York: Raven Press Ltd., 1995;91-102
57. He ZX, Scarlett MD, Mahmarian JJ, Verani MS. Enhanced accuracy of defect detection by myocardial single-photon emission computed tomography with attenuation correction with gadolinium 153 line sources: evaluation with a cardiac phantom. J Nucl Cardiol 1997;4: 202-210
Medline
58. Ficaro EP, Fessler JA, Rogers L, Schwaiger M. Comparison of americium-241 and technetium-99m as transmission sources for attenuation correction of thallium-201 SPECT imaging of the heart. J Nucl Med 1994;35: 652-663
Medline
59. Ficaro EP, Fessler JA, Ackermann RJ, Rogers WL, Corbett JR, Schwaiger M. Simultaneous transmission-emission thallium-201 cardiac SPECT: effect of attenuation correction on myocardial tracer distribution. J Nucl Med 1995;36: 921-931
Medline
60. Gill JB, Ruddy TD, Newell JB, Finkelstein DM, Strauss HW, Boucher CA. Prognostic importance of thallium uptake by the lungs during exercise in coronary artery disease. N Engl J Med 1987;317: 1.485-1.489
61. Puchal R. Filtros de imagen en medicina nuclear. Madrid: Ed. Eurobook S.L., 1997
62. Gilland DR, Tsui BM.W, McCartney WH, Perry JR, Berg J. Determination of the optimum filter function for SPECT imaging. J Nucl Med 1988;29: 643-650
Medline
63. Committee on Advanced Cardiac Imaging and Technolog.y, Council on Clinical Cardiolog.y, American Heart Association; Cardiovascular Imaging Committe.e, American College of Cardiology; and Board of Director.s, Cardiovascular Counci.l, Society of Nuclear Medicine. Standarization of Cardiac Tomographic Imaging. Circulation 1992;86: 338-399
Medline
64. Rosenthal MS, Cullom J, Hawkins W, Moore SC, Tsui BM, Yester M. Quantitative SPECT imaging: a review and recommendations by the Focus Committee of the Society of Nuclear Medicine Computer and Instrumentation Council. J Nucl Med 1995;36: 1.489-1.513
Medline
65. Aguadé S, Castell J. Métodos de cuantificación. En: Candell J, Castell J, Aguadé S, editores. Miocardio en riesgo y miocardio viable. Diagnóstico mediante SPET. Barcelona: Doyma, 1998;51-75
66. Srivastava SC, Straub RF. Blood cell labeling with 99mTc: progress and perspectives. Semin Nucl Med 1990;20: 41-51
Medline
67. Subramanian KM. Cardiac blood-pool tracers. J Nucl Med 1991;32: 480-483
Medline
68. Iskandrian AS, Verani MS. Radionuclide angiography. En: Iskandrian AS, Verami MS, editores. Nuclear cardiac imaging: principles and applications. Filadelfia: FA Davis Company, 1995;144-218
69. Wackers FJ, Berger HJ, Johnstone DE, Goldman L, Reduto LA, Langou G et al. Multiple gated cardiac blood pool imaging for left ventricular ejection fraction: validation of the technique and assesment of variability. Am J Cardiol 1979;43: 1.159-1.166
Medline
70. Candell Riera J, Ortega Alcalde D, Castell Conesa J. Ventriculografía isotópica. I. Fracción de eyección ventricular global y segmentaria. Med Clin (Barc) 1985;85: 154-160
71. Upton MT, Rerych SK, Newman GE, Bounous EP, Jones RH. The reproductibility of radionuclide angiographic measurement of left ventricular function in normal subjects at rest and during exercise. Circulation 1980;62: 126-132
Medline
72. Christian PE, Nortmann CA, Taylor A. Comparison of fully automated and manual ejection fraction calculations: validation and pitfalls. J Nucl Med 1985: 26: 775-782
73. Bashore TM, Leithe ME, Shaffer P. Diastolic function. En: Gerson MC, editor. Cardiac nuclear medicine. Nueva York: McGraw-Hill, 1991;195-218
74. Bonow RO. Radionuclide evaluation of left ventricular diastolic function. Circulation 1991;84 (Supl 1): 208-215
75. Links JM, Becker LC, Shindledecker JG, Guzman P, Burow RD, Nickoloff EL et al. Measurement of absolute left ventricular volume from gated blood pool studies. Circulation 1982;65: 82-90
Medline
76. Maurer AH, Siegel JA, Denenberg BS, Carabello BA, Gash AK, Spann JF et al. Absolute left ventricular volume from gated blood pool imaging with use of esophageal transmission measurement. Am J Cardiol 1983;51: 853-858
Medline
77. Massardo T, Gal RA, Grenier RP, Schmidt DH, Port SC. Left ventricular volume calculation using a count-based ratio method applied to multigated radionuclide angiography. J Nucl Med 1990;31: 450-456
Medline
78. Jeremy R, Tokuyasu Y, Choong CY.P, Bautovich G, Hutton BF, Shen WF et al. The reproductibility of nongeometric analysis of cardiac output and left ventricular volume by radionuclide angiography. Am Heart J 1985;110: 1.020-1.026
Medline
79. Botvinick EH, Frais MA, Shosa DW, O'Connell JW, Pacheco-Alvarez JA, Scheinman M et al. An accurate means of detecting and characterizing abnormal patterns of ventricular activation by phase image analysis. Am J Cardiol 1982;50: 289-298
Medline
80. Gibbons RJ, Morris KG, Lee K, Coleman RE, Cobb FR. Assessment of regional left ventricular function using gated radionuclide angiography. Am J Cardiol 1984;54: 294-300
Medline
81. Ortega Alcalde D, Candell Riera J, Pavia Segura X. Ventriculografía isotópica. II. Imágenes paramétricas o funcionales. Análisis de Fourier. Med Clin (Barc) 1985;85: 373-379
82. Sporn V, Pérez-Balino N, Holman BL. Simultaneous measurement of ventricular function and myocardial perfusion using the technetium-99m isonitriles. Clin Nucl Med 1988;13: 77-81
Medline
83. Iskandrian AS, Heo J, Kong B, Lyons E, Marsch S. Use of technetium-99m isonitrile (RP-30A) in assessing left ventricular perfusion and function at rest and during exercise in coronary artery disease, and comparison with coronary arteriography and exercise thallium-201 SPECT imaging. Am J Cardiol 1989;64: 270-275
Medline
84. Takahashi N, Tamaki N, Tadamura E, Kawamoto M, Torizuka T, Yonekura Y et al. Combined assessment of regional perfusion and wall motion in patients with coronary artery disease with technetium 99m tetrofosmin. J Nucl Cardiol 1994;1: 29-38
Medline
85. Harpen MD, Dubuisson RL, Head GB, Parmley LF, Jones TB, Robinson AE. Determination of left-ventricular volume from first-pass kinetics of labeled red cells. J Nucl Med 1983;24: 98-103
Medline
86. Nusymowitz ML, Benedetto AR, Walsh RA, Starling MR. First-pass Anger camera radiography: biventricular ejection fraction, flow and volume measurements. J Nucl Med 1987;28: 950-959
Medline
87. Kelbaek H, Hartling OJ, Skagen K, Munck O, Henriksen O, Godtfredsen J. First-pass radionuclide determination of cardiac output: an improved gammacamera method. J Nucl Med 1987;28: 1.330-1.334
Medline
88. Benedetto AR, Nusymowitz ML. Correlation of right and left ventricular ejection fraction and volume measurements. J Nucl Med 1988;29: 1.114-1.117
Medline
89. Maltz DL, Treves S. Quantitative radionuclide angiocardiography. Determination of QP: QS in children. Circulation 1973;47: 1.049-1.056
Medline
90. Baker EJ, Ellam SV, Lorber A, Jones OD.H, Tynam MJ, Maisey MN. Superiority of radionuclide over oximetric measurement of left to right shunts. Br Heart J 1985;53: 535-540
Medline
91. Henderson EB, Khan JK, Corbett JR, Jansen DE, Pippin JJ, Kulkarni P. Abnormal I-123-metaiodobenzylguanidine washout and distribution may reflect myocardial adrenergic derangment in patients with congestive cardiomyopathy. Circulation 1988;78: 1.192-1.198
Medline
92. Beau SL, Saffitz JE. Transmural heterogeneity of norepinephrine uptake in failing human hearts. J Am Coll Cardiol 1994;23: 579-585
Medline
93. Böhm M, La Rosee K, Schwinger RH, Erdmann E. Evidence for reduction of norepinephrine uptake sites in the failing human heart. J Am Coll Cardiol 1995;25: 146-153
Medline
94. Bonte FJ, Parkey RW, Graham KD, Mohr J, Stokely EM. A new method for radionuclide imaging of myocardial infarcts. Radiology 1974;110: 473-474
Medline
95. Buja LM, Tofe AJ, Kulkarni PV, Mukherjee A, Parkey RW, Francis MD et al. Sites and mechanisms of localization of technetium-99m phosphorus radiopharmaceuticals in acute myocardial infarcts and other tissues. J Clin Invest 1977;60: 724-740
Medline
96. Holman BL, Golhaber SZ, Kirsch CM, Polak JF, Friedman BJ, English RJ et al. Measurement of infarct size using single photon emission computed tomography and 99mTc-pyrophasphate: a description of the method and a comparison with patient prognosis. Am J Cardiol 1982;50: 503-511
Medline
97. Cortadellas Ángel J, Candell Riera J, Castell Conesa J, Fraile López-Amor M, González González JM, Soler Soler J et al. Detección del infarto agudo de miocardio sin onda Q;anticuerpos antimiosina marcados con indio-111 frente a radiofosfatos marcados con tecnecio-99m. Rev Esp Cardiol 1993;46: 152-159
Medline
98. Khaw BA, Yasuda T, Gold HK. Acute myocardial infarct imaging with 111-Indium labeled monoclonal antimyosin Fab. J Nucl Med 1987;28: 1.671-1.678
Medline
99. Ballester Rodés M, Carrió Gasset I, Abadal Berini LL, Obrador Mayol D, Berná Roqueta LL, Caralps Riera JM. Patterns of evolution of myocyte damage after human heart transplantation detected by indium-111 monoclonal antimyosin. Am J Cardiol 1988;62: 623-627
Medline
100. Yasuda T, Palacios IF, Dec GW, Fallon JT, Gold HK, Leinbach RC et al. Indium-111 monoclonal antimyosin antibody imaging in the diagnosis of myocarditis. Circulation 1987;76: 306-311
Medline
101. Estorch M, Carrió I, Berná LL, Martínez-Dunker C, Alonso C, Germa JR et al. Indium-111-antimyosin scintigraphy after doxorubicin therapy in patients with advanced breast cancer. J Nucl Med 1990;31: 1.965-1.969
Medline
102. Schwaiger M. Myocardial perfusion imaging with PET. J Nucl Med 1994;35: 693-698
Medline
103. Schelbert HR, Phelps ME, Huang SC, MacDonald NS, Hansen H, Selin C, Kuhl DE et al. Nitrogen-13 ammonia as an indicator of myocardial blood flow. Circulation 1981;63: 1.259-1.272
Medline
104. Hutchins GD, Schwaiger M, Rosenspire KC, Krivokapich J, Schelbert H, Kuhl DE. Noninvasive quantification of regional blood flow in the human heart using N-13 ammonia and dynamic positron emission tomographic imaging. J Am Coll Cardiol 1990;15: 1.032-1.042
Medline
105. Mullani NA, Goldstein RA, Gould KL, Marani SK, Fisher DJ, O'Brien HA Jr et al. Perfusion imaging with rubidium-82: I. Measurement of extraction and flow with external detectors. J Nucl Med 1983;24: 898-906
Medline
106. Goldstein RA, Mullani NA, Marani SK, Fisher DJ, Gould KL, O'Brien HA Jr. Myocardial perfusion with rubidium-82. II. Effects of metabolic and pharmacologic interventions. J Nucl Med 1983;24: 907-915
Medline
107. Bergmann SR, Fox KA.A, Rand AL, McElvany KD, Welch MJ, Markham J et al. Quantification of regional myocardial blood flow in vivo with H215O. Circulation 1984;70: 724-733
Medline
108. Iida H, Kanno I, Takahashi A, Miura S, Murakami M, Takahashi K et al. Measurement of absolute myocardial blood flow with H215O and dynamic positron-emission tomography. Strategy for quantification in relation to the partial-volume effect. Circulation 1988;78: 104-115
Medline
109. Schelbert HR, Czernin J, Huang SC. Quantitation of regional myocardial blood flow: oxygen-15-water versus nitrogen-13-ammonia. J Nucl Med 1990;31: 1.431-1.433
Medline
110. Bergmann SR, Herrero P, Markham J, Weinheimer CJ, Walsh MN. Noninvasive quantitation of myocardial blood flow in human subjects with oxygen-15-labeled water and positron emission tomography. J Am Coll Cardiol 1989;14: 639-652
Medline
111. Phelps ME, Hoffman EJ, Selin CE, Huang SC, Robinson G, MacDonald N et al. Investigation of [18F]2-fluoro-2-deoxyglucose for the measure of myocardial glucose metabolism. J Nucl Med 1978;19: 1.311-1.319
Medline
112. Ratib O, Phelps ME, Huang SC, Henzse E, Selin CE, Schelbert HR. Positron tomography with deoxyglucose for estimating local myocardial glucose metabolism. J Nucl Med 1982;23: 577-586
Medline
113. Marshall RC, Tillisch JH, Phelps ME, Huang SC, Carson R, Henze E et al. Identification and differentiation of resting myocardial ischemia and infarction in man with positron computed tomography 18F-labeled fluorodeoxyglucose and N-13 ammonia. Circulation 1983;67: 766-778
Medline
114. Schwaiger M, Hicks R. The clinical role of metabolic imaging of the heart by positron emission tomography. J Nucl Med 1991;32: 565-578
Medline
115. Gropler RJ, Geltman EM, Sampathkumaran K, Perez JE, Schechtman KB, Conversano A et al. Comparison of carbon-11-acetate with fluorine-18-fluorodeoxyglucose for delineating viable myocardium by positron emission tomographay. J Am Coll Cardiol 1993;22: 1.587-1.597
Medline
116. Walsh MN, Geltman EM, Brown MA, Henes CG, Weinheimer CJ, Sobel BE et al. Noninvasive estimation of regional myocardial oxygen consumption by positron emission tomography with carbon-11 acetate in patients with myocardial infarction. J Nucl Med 1989;30: 1.798-1.808
Medline
117. Coleman RE, Klein MS, Roberts R, Sobel BE. Improved detection of myocardial infarction with technetium-99mMB creatine phosphokinase. Am J Cardiol 1976;37: 732-725
Medline
118. Corbett JR, Lewis M, Willerson JT, Nicod PH, Huxley RL, Simon T et al. 99m-Tc-pyrophosphate imaging in patients with acute myocardial infarction: comparison of planar imaging with single-photon tomography with and without blood pool overlay. Circulation 1984;69: 1.120-1.128
Medline
119. Croft CH, Rude RE, Lewis SE, Parkey RW, Poole WK, Parker C et al. Comparison of left ventricular function and infarct size in patients with and without persistently positive technetium 99m pyrophosphate myocardial scintigrams after myocardial infarction. Am J Cardiol 1984;53: 421-428
Medline
120. Massie BM, Botvinick EH, Werner JA, Chatterjee K, Parmley WW. Myocardial scintigraphy with technetium-99 m stannous pyrophosphate: an insensitive test for nontransmural myocardial infarction. Am J Cardiol 1979;43: 186-192
Medline
121. Candell Riera J, Valle Tudela V. Gammagrafía cardíaca con pirofosfato de tecnecio. Imagen positiva del infarto agudo de miocardio. Rev Esp Cardiol 1981;34: 105-114
Medline
122. Reduto LA, Berger HJ, Cohen LS, Gottschalk A, Zaret BL. Sequential radionuclide assessment of left an right ventricular performance after acute transmural myocardial infarction. Ann Intern Med 1978;89: 441-447
Medline
123. Candell Riera J, Figueras J, Valle V, Álvarez A, Gutiérrez L, Cortadellas J et al. Right ventricular infarction: relationships between ST segment elevation in V4R and hemodynamic, scintigraphic and echocardiographic findings in patients with acute inferior myocardial infarction. Am Heart J 1981;101: 281-287
Medline
124. Candell Riera J, Valle Tudela V, Cortadellas J, Álvarez A, Rius J. Angor prolongado versus infarto agudo de miocardio no transmural. Utilidad clínica de la gammagrafía cardíaca con pirofosfato de tecnecio. Rev Esp Cardiol 1981;34: 49-54
Medline
125. Johnson LL, Seldin DW, Becker LC, LaFrance ND, Liberman HA, James C et al. Antimyosin imaging in acute transmural myocardial infarctions: results of a multicenter clinical trial. J Am Coll Cardiol 1989;13: 27-35
Medline
126. Shah P, Pichler M, Berman D, Singh BN, Swan HJ. Left ventricular ejection fraction determined by radionuclide ventriculogrphy in early states of first transmural myocardial infarction: relation to short term prognosis. Am J Cardiol 1980;45: 542-549
Medline
127. Reimer KA, Jennings RB, Cobb FR, Murdock RH, Greenfield JC Jr, Becker LC et al. Animal models for protecting ischemic myocardium: results of the NHLBI cooperative study: comparison of unconscious and conscious dog models. Circ Res 1985;56: 651-665
Medline
128. Feiring AJ, Johnson MR, Kioschos JM, Kirchner PT, Marcus ML, White CW. The importance of the determinants of the myocardial area at risk in the evaluation of the outcome of acute myocardial infarction patients. Circulation 1987;75: 980-987
Medline
129. The Multicenter Post-Infarction Research Group. Risk stratification and survival after myocardial infarction. N Engl J Med 1983;309: 331-336
Medline
130. Cerqueira MD, Maynard C, Ritchie JL, Davis KB, Kennedy JW. Long-term survival in 618 patients from the Western Washington Streptokinase in Myocardial Infarction trials. J Am Coll Cardiol 1992;20: 1.452-1.459
Medline
131. Volpi A, De Vita C, Franzosi MG, Geraci E, Maggioni AP, Mauri F et al. Determinants of 6-month mortality in survivors of myocardial infarction after thrombolysis. Results of the GISSI-2 data base. Circulation 1993;88: 416-429
Medline
132. Behrenbeck T, Pellikka PA, Huber KC, Bresnahan JF, Gersh BJ, Gibbons RJ. Primary angioplasty in myocardial infarction: assessment of improved myocardial perfusion with technetium-99m isonitrile. J Am Coll Cardiol 1991: 17: 365-372
133. Candell Riera J, Permanyer Miralda G, Castell J, Rius Daví A, Domingo E, Álvarez Auñón E et al. Uncomplicated first myocardial infarction: strategy for comprehensive prognostic studies. J Am Coll Cardiol 1991;18: 1.207-1.219
Medline
134. Olona M, Candell Riera J, Permanyer Miralda G, Castell J, Barrabés JA, Domingo E et al. Strategies for prognostic assessment of uncomplicated first myocardial infarction: 5-year follow-up study. J Am Coll Cardiol 1995;25: 815-822
Medline
135. St. Gibson W, Christian T, Pellikka P, Behrenbeck T, Gibbons RJ. Serial tomographic imaging with technetium- 99m- sestamibi for the assessment of infarct related arterial patency following reperfusion therapy. J Nucl Med 1992;33: 2.080-2.085
Medline
136. O'Rourke M, Barón D, Keogh A, Kelly R, Nelson G, Barnes C et al. Limitation of myocardial infarction by early infusion of recombinant tissue-type plasminogen activator. Circulation 1988;77: 1.311-1.318
Medline
137. Maseri A, Parodi O, Severi S, Pesola A. Transient transmural reduction of myocardial blood flow, demonstrated by thallium-201 scintigraphy, a cause of variant angina. Circulation 1976;54: 280-288
Medline
138. Wackers FJ, Lie KI, Liem KL, Sokole EB, Samson G, Der Schoot et al. Thallium-201 scintigraphy in unstable angina pectoris. Circulation 1978;57: 738-742
Medline
139. Braunwald E, Jones RH, Mark DB, Brown J, Brown L, Cheitlin DM et al. Diagnosing and managing unstable angina. Agency for Health Care Policy and Research. Circulation 1994;90: 613-622
Medline
140. Califf RM, Harrell FE, Lee KL, Rankin JS, Hlatky MA, Mark DB et al. The evolution of medical and surgical therapy for coronary artery disease: a 15-year perspective. JAMA 1989;261: 2.077-2.086
Medline
141. Gould KL. Noinvasive assessment of coronary stenoses by myocardial perfusion imaging during pharmacologic coronary vasodilatation, I: physiologic basis and experimental validation. Am J Cardiol 1978: 41: 267-278
142. Gould KL, Wescott RJ, Albro PC, Hamilton GW. Noninvasive assesment of coronary stenosis by myocardial imaging during pharmacologic vasodilatation. II: Clinical methodology and feasibility. Am J Cardiol 1978;41: 279-287
Medline
143. Albro PC, Gould KL, Westcott RJ, Hamilton GW, Ritchie JL, Williams DL. Noninvasive assessment of coronary stenoses by myocardial imaging during pharmacologic coronary vasodilatation. II: Clinical trial. Am J Cardiol 1978;42: 751-760
Medline
144. Nishimura S, Mahmarian JJ, Boyce TM, Verani MS. Quantitative thallium-201 single-photon emission computed tomography during maximal pharmacologic coronary vasodilatation with adenosine for assessing coronary artery disease. J Am Coll Cardiol 1991: 18: 736-745
145. Leppo JA. Dypiridamole -thallium imaging: the lazy man's stress test. J Nucl Med 1989;30: 281-287
Medline
146. Verani MS, Mahmariam J, Hixson JB, Boyce TM, Staudacher RA. Diagnosis of coronary artery disease by controlled coronary vasodilatation with adenosine and thallium-201 scintigraphy in patients unable to exercise. Circulation 1990;82: 80-87
Medline
147. Nguyen T, Heo J, Ogilby JD, Iskandrian AS. Single-photon emission computed tomography with thallium-201 during adenosine-induced coronary hyperemia: correlation with coronary arteriography, exercise thallium imaging and two-dimensional echocardiography. J Am Coll Cardiol 1990;16: 1.375-1.383
Medline
148. Coyne EP, Belvedere DA, Vande Streek PR, Weiland FL, Evans RB, Spaccavento LJ. Thallium-201 scintigraphy after intravenous infusion of adenosine compared with exercise thallium testing in the diagnosis of coronary artery disease. J Am Coll Cardiol 1991;17: 1.289-1.294
Medline
149. Gupta NC, Esterbrooks DJ, Hilleman DE, Mohiuddin SM. Comparison of adenosine and exercise thallium-201 single photon emission computed tomography (SPECT) myocardial perfusion imaging. J Am Coll Cardiol 1992;19: 248-257
Medline
150. Ogilby JD, Iskandrian AS, Untereker WJ, Heo J, Nguyen TN, Mercuro J. Effect of intravenous adenosine infusion on myocardial perfusion and function: hemodynamic/angiographic and scintigraphic study. Circulation 1992;86: 887-895
Medline
151. Nishimura S, Mahmarian JJ, Boyce TM, Verani MS. Equivalence between adenosine and exercise thallium-201 myocardial tomography: a multicenter, prospective, crossover trial. J Am Coll Cardiol 992;20: 265-275
Medline
152. Abreu A, Mahmarian JJ, Nishimura S, Boyce TM, Verani MS. Tolerance and safety of pharmacologic coronary vasodilatation with adenosine in association with thallium-201 scintigraphy in patients with suspected coronary artery disease. J Am Coll Cardiol 1991;18: 730-735
Medline
153. Mason JR, Palac RT, Freeman ML, Virupannavar S, Loeb HS, Kaplan E et al. Thallium scintigraphy during dobutamine infusion: nonexercise-dependent screening test for coronary disease. Am Heart J 1984;107: 481-485
Medline
154. Pennell DJ, Underwood SR, Swanton RH, Walker JM, Ell PJ. Dobutamine thallium myocardial perfusion tomography. J Am Coll Cardiol 1991;18: 1.471-1.479
Medline
155. Marwic T, Willemart B, D'Hondt AM, Baudhuin T, Wijns W, Detry JM et al. Selection of the optimal nonexercise stress for the evaluation of ischemic regional myocardial dysfunction and malperfusion: comparison of dobutamine and adenosine using echocardiography and Tc-99m MIBI single photon emission computed tomography. Circulation 1982;87: 345-354
Medline
156. Hays JT, Mahmarian JJ, Cochran AJ, Verani MS. Dobutamine thallium-201 tomography for evaluating patiens with suspected coronary artery disease unable to undergo exercise or vasodilatador pharmacologic stres testing. J Am Coll Cardiol 1993;21: 1.583-1.590
Medline
157. Verani MS. Pharmacologic stress myocardial perfusion imaging. Curr Probl Cardiol 1993;18: 481-525
Medline
158. Candell Riera J, Santana Boado C, Castell Conesa J, Aguadé Bruix S, Olona M, Palet J et al. Simultaneous dipyridamole/maximal subjective exercise with99mTc MIBI SPECT. Improved diagnostic yield in coronary artery disease. J Am Coll Cardiol 1997;29: 531-536
Medline
159. Esquivel L, Pollock SG, Beller GA, Gibson RS, Watson DD, Kaul S. Effect of the degree of effort on the sensitivity of the exercise thallium-201 stress test in symptomatic coronary artery disease. Am J Cardiol 1989;63: 160-165
Medline
160. Braat SH, Brugada P, Bar FW, Gorgels AP.M, Wellens HJJ. Thallium-201 exercise scintigraphy and left bundle branch block. Am J Cardiol 1985;55: 224-226
Medline
161. Hirzel HO, Senn M, Nuesch K, Buettner C, Pfeiffer A, Hess OM et al. Thallium-201 scintigraphy in complete left bundle branch block. Am J Cardiol 1984;53: 764-769
Medline
162. DePuey EG, Guertler-Krawcznska E, Robbins WL. Thallium-201 SPECT in coronary artery disease patients with left bundle branch block. J Nucl Med 1988;29: 147-148
Medline
163. Burns RJ, Galligan L, Wright LM, Lawand S, Burke RJ, Gladstone PJ. Improved specificity of myocardial thallium-201 single-photon emission computed tomography in patients with left bundle branch block by dipyridamole. Am J Cardiol 1991;68: 504-508
Medline
164. Rockett JF, Wood WC, Moinuddin M, Loveless V, Parrish B. Intravenous dipyridamole thallium-201 SPECT imaging in patients with left bundle branch block. Clin Nucl Med 1990;15: 401-407
Medline
165. O'Keefe JH Jr, Baterman TM, Silvestri R, Barnhart C. Safety and diagnostic accuracy of adenosine thallium-201 scintigraphy in patients unable to exercise and those with left bundle branch block. Am Heart J 1992;124: 614-621
Medline
166. Bonow RO, Kent KM, Rosing DR, Lan KK, Lakatos E, Borer JS et al. Exercise-induced ischemia in mildly symptomatic patients with coronary-artery disease and preserved left ventricular function. N Engl J Med 1984;311: 1.339-1.345
Medline
167. Lee KL, Pryor DB, Pieper KS, Harrell FE Jr, Califf RM, Mark DB et al. Prognostic value of radionuclide angiography in medically treated patients with coronary artery disease: a comparison with clinical and catheterization variables. Circulation 1990;82: 1.705-1.717
Medline
168. Wong T, Detsky AS. Preoperative cardiac risk assessment for patients having peripheral vascular surgery. Ann Intern Med 1992;116: 743-753
Medline
169. Ashton CM, Petersen NJ, Wray NP, Kiete CI, Dunn JK, Wu L et al. The incidence of perioperative myocardial infarction in men undergoing noncardiac surgery. Ann Intern Med 1993;118: 504-510
Medline
170. DePuey EG, Rozanski A. Gated Tc-99m sestamibi SPECT to characterize fixed defects as infarct or artifact. J Nucl Med 1995;36;952-955
171. Mannting F, Morgan-Mannting M. Gated SPECT with technetium-99m sestamibi for assessment of myocardial perfusion abnormalities. J Nucl Med 1995;34: 601-608
Medline
172. Sugihara H, Tamaki N, Nozawa M, Ohmura T, Inamoto Y, Taniguchi Y et al. Septal perfusion and wall thickening in patients with left bundle branch block assessed by technetium-99m-sestamibi gated tomography. J Nucl Med 1997;38: 545-547
Medline
173. Schelbert HR, Wisenberg G, Phelps ME, Gould KL, Henze E, Hoffman EJ et al. Noninvasive assessment of coronary stenoses by myocardial imaging during pharmacologic coronary vasodilatation, VI: detection of coronary artery disease in human beings with intravenous N-13 ammonia and computed tomography. Am J Cardiol 1982;49: 1.197-1.207
Medline
174. Gould KL, Goldstein RA, Mullani NA, Kirkeeide RL, Wong WH, Tewson TJ et al. Noninvasive assessment of coronary stenoses by myocardial imaging during pharmacologic coronary vasodilatation, VIII: clinical feasibility of positron cardiac imaging without a cyclotron using generator-produced rubidium-82. Am J Cardiol 1986;7: 775-789
175. Goldstein RA, Kirkeeide RL, Smalling RW, Nishikawa A, Merhige ME, Demer LL et al. Changes in myocardial perfusion reserve after PTCA: noninvasive assessment with positron tomography. J Nucl Med 1987;28: 1.262-1.267
Medline
176. Tamaki N, Yonekura Y, Senda M, Yamashita K, Koide H, Saji H et al. Value and limitation of stress thallium-201 single photon emission computed tomography: comparison with nitrogen-13 ammonia positron tomography. J Nucl Med 1988;29: 1.181-1.188
Medline
177. Demer LL, Gould KL, Goldstein RA, Kirkeeide RL. Noninvasive assessment of coronary collaterals in man by PET perfusion imaging. J Nucl Med 1990;31: 259-270
Medline
178. Demer LL, Gould KL, Goldstein RA, Kirkeeide RL, Mullani NA, Smalling RW et al. Assessment of coronary artery disease severity by positron emission tomography: comparison with quantitative arteriography in 193 patiens. Circulation 1989;79: 825-835
Medline
179. Go RT, Marwick TH, MacIntyre WJ, Saha GB, Neumann DR, Underwood DA et al. A prospective comparison of rubidium-82 positron PET and thallium-201 SPECT myocardial perfusion imaging utilizing a single dipyridamole stress in the diagnosis of coronary artery disease. J Nucl Med 1990;31: 1.899-1.905
Medline
180. Stewart RE, Schwaiger M, Molina E, Popma J, Gacioch GM, Kalus M et al. Comparison of rubidium-82 positron emission tomography and thallium-201 SPECT imaging for detection of coronary artery disease. Am J Cardiol 1991;67: 1.303-1.310
Medline
181. Grover-McKay M, Rtib O, Schwaiger M, Wohlgelernter D, Araujo L, Nienabetr C et al. Detection of coronary artery disease with positron emission tomography and rubidium-82. Am Heart J 1992;123: 646-652
Medline
182. Bonow RO, Berman DS, Gibbons RJ, Johnson LL, Rumberger J, Schwaiger M et al. Cardiac positron emission tomography: a report for health professionals from the Committee on Advanced Cardiac Imaging and Technology of the Council on Clinical Cardiology, American Heart Association. Circulation 1991;84: 447-454
Medline
183. Fintel DJ, Links JN, Brinker JA, Frank TL, Parker M, Becker LC. Improved diagnostic performance of exercise thallium-201 single photon emission computed tomography over planar imaging in the diagnosis of coronary artery disease: a receiver operating characteristic analysis. J Am Coll Cardiol 1989;13: 600-612
Medline
184. Kiat H, Berman DS, Maddahi J. Comparison of planar and tomography exercise thallium-201 imaging methods for the evaluation of coronary artery disease. J Am Coll Cardiol 1989;13: 613-616
Medline
185. Kiat H, Maddahi J, Roy LT, Train KV, Friedman J, Resser K et al. Comparison of technetium-99m methoxy isobutyl isonitrile and thallium-201 for evaluation of coronary artery disease by planar and tomography methods. Am Heart J 1989;117: 1-11
Medline
186. Brown KA, Boucher CA, Okada RD, Guiney TE, Newell JB, Strauss HW et al. Prognostic value of exercise thallium-201 imaging in patients presenting for evaluation of chest pain. J Am Coll Cardiol 1983;1: 994-1001
Medline
187. Ladenheim ML, Pollock BH, Rozanski A, Berman DS, Staniloff HM, Forrester JS et al. Extent and severity of myocardial hypoperfusion as predictors of prognosis in patients with suspected coronary disease. J Am Coll Cardiol 1986;7: 464-471
Medline
188. Hendel RC, Layden JJ, Leppo JA. Prognostic value of dipyridamole thallium scintigraphy for evaluation of ischemic heart disease. J Am Coll Cardiol 1990;15: 109-116
Medline
189. Iskandrian AS, Heo J, Decoskey D, Askenase A, Segal BL. Use of exercise thallium-201 imaging for risk stratification of elderly patients with coronary disease. Am J Cardiol 1988;61: 269-272
Medline
190. Kaul S, Lilly DR, Gasho JA, Watson DD, Gibson RS, Oliner CA et al. Prognostic utility of the exercise thallium-201 test in ambulatory patients with chest pain: comparison with cardiac catheterization. Circulation 1988;77: 745-758
Medline
191. Staniloff HM, Forrester JS, Berman DS, Swan HJC. Prediction of death, myocardial infarction and worsening chest pain using thallium scintigraphy and exercise electrocardiography. J Nucl Med 1986;27: 1.842-1.848
Medline
192. Stratman HG, Mark AL, Walter KE, Williams GA. Prognostic value of atrial pacing and thallium-201 scintigraphy in patients with stable chest pain. Am J Cardiol 1989;64: 985-990
Medline
193. Younis LT, Byrs S, Shaw L, Barth G, Goodgold H, Chaitman BR. Prognostic importance of silent myocardial ischemia detected by intravenous dipyridamole thallium myocardial imaging in asymptomatic patients with coronary artery disease. J Am Coll Cardiol 1989;14: 1.635-1.641
Medline
194. Kaul S, Finkelstein DM, Homma S, Leavitt M, Okada RD, Boucher CA. Superiority of quantitative exercise thallium-201 variables in determining long-term prognosis in ambulatory patients with chest pain: a comparison with cardiac catheterization. J Am Coll Cardiol 1988;12: 25-34
Medline
195. Iskandrian AS, Lichtenberg R, Segal BL, Mintz GS, Mundth DE, Hakki AH et al. Assessment of jeopardized myocardium in patients with one-vessel disease. Circulation 1982;65: 242-247
Medline
196. Hadjimiltiades S, Watson R, Hakki AH, Heo J, Iskandrian AS. Relation between myocardial thallium-201 kinetics during exercise and quantitative coronary angiography in patients with one vessel coronary disease. J Am Coll Cardiol 1989;3: 1.301-1.308
197. Mahmariam JJ, Pratt CM, Boyce TM, Verani MS. The variable extent of jeopardized myocardium in patients with single vessel coronary artery disease: quantification by thallium-201 single photon emission computed tomography. J Am Coll Cardiol 1991;17: 355-362
Medline
198. Matzer L, Kiat H, Van Train K, Germano G, Papanicolaou M, Silagan G et al. Quantitative severity of stress thallium-201 myocardial perfusion single-photon emission computed tomography defects in one - vessel coronary artery disease. J Am Coll Cardiol 1993;72: 273-279
199. Boucher CA, Zir LM, Beller GA, Okada RD, McKusick KA, Strauss HW et al. Increased lung uptake of thallium-201 during exercise myocardial imaging: clinical, hemodynamic and angiographyc implications in patients with coronary artery disease. Am J Cardiol 1980;46: 189-196
Medline
200. Nishimura S, Mahmarian JJ, Verani MS. Significance of increased lung tallium uptake during adenosine thallium-201 scintigraphy. J Nucl Med 1992;33: 1.600-1.607
Medline
201. Weiss AT, Berman DS, Lew AS, Nielsen J, Potkin B, Swan HJ et al. Transient ischemic dilation of ventricle on stress thalium-201 scintigraphy: a marker of severe and extensive coronary artery disease. J Am Coll Cardiol 1987;9: 752-759
Medline
202. Maddahi J, Abdulla A, Garcia EV, Swan HJ.C, Berman DS. Non invasive identification of left main and triple vessel coronary artery disease: improved accuracy using quantitative analysis of region myocardial stress distribution and wash-out of thallium-201. J Am Coll Cardiol 1986;7: 53-60
Medline
203. Rehn T, Griffith LS, Achuff SC, Bailey IK, Bulkley BH, Burow R et al. Exercise thallium-201 myocardial imaging in left main coronary artery disease: sensitive but not specific. Am J Cardiol 1981;48: 217-223
Medline
204. Nygaard TW, Gibson RS, Ryan JN, Gascho JA, Watson DD, Beller GA. Prevalence of high-risk thallium-201 scintigraphic findings in left main coronary artery stenosis: comparison with patients with multiple- and single -vessel coronary artery disease. Am J Cardiol 1984;53: 462-469
Medline
205. Christian TF, Miller TD, Mailey KR, Gibbons RJ. Noninvasive identification of severe coronary artery using exercise tomography thallium-201 imaging. J Am Coll Cardiol 1992;70: 14-20
206. Iskandrian AS, Heo J, Lemlek J, Ogilby JD. Identification of high-risk patients with left main and three-vessel coronary artery disease using stepwise discriminant analysis of clinical, exercise and tomographic thallium data. Am Heart J 1993;125: 221-225
Medline
207. Iskandrian AS, Chae SC, Heo J, Stanberry CD, Wasserleben V, Cave V. Independent and incremental prognostic value of exercise single-photon emission computed tomographic (SPECT) thallium imaging in coronary artery disease. J Am Coll Cardiol 1993;22: 665-670
Medline
208. Iskandrian AS, Hakki AH, Kane-Marsch S. Exercise thallium-201 scintigraphy in men with nondiagnostic exercise electrocardiograms: pronostic implications. Arch Intern Med 1986;146: 2.189-2.193
Medline
209. Fleg JL, Girstenblith G, Zonderman AB, Becker LC, Weisfeldt MN, Costa PT et al. Prevalence and prognostic significance of exercise-induced silent myocardial ischemia detected by thallium scintigraphy and electrocardiography in asymptomatic volunteers. Circulation 1990;81: 428-436
Medline
210. Wahl JM, Hakki AH, Iskandrian AS. Prognostic implications of normal exercise thallium-201 images. Arch Intern Med 1985;145: 253-256
Medline
211. Pamelia FX, Gibson RS, Watson DD, Craddock GB, Sirowatka J, Beller GA. Prognosis with chest pain and normal thallium-201 exrcise scintigrams. Am J Cardiol.1985;55: 920-926
212. Wackers FJ, Russo D, Clements JP. Prognostic significance of normal quantitative planar thallium-201 stress scintigraphy in patients with chest pain. J Am Coll Cardiol 1985;6: 27-30
Medline
213. Heo J, Thompson WO, Iskandrian AS. Prognostic implication of normal exercise thallium images. Am J Noninvasive Cardiol 1987;1: 209-212
214. Bairey CN, Rozanski A, Maddahi J, Resser KJ, Berman DS. Exercise thallium-201 scintigraphy and prognosis in typical angina pectoris and negative exercise electrocardiography. Am J Cardiol 1989;64: 282-287
Medline
215. Brown KA. Prognostic value of thallium-201 myocardial perfusion imaging. Circulation 1991;83: 363-381
Medline
216. National Center for Healt statistics. Vital statistisc of the Unite States, 1979. Vol II: Mortality. Part A, Washington DC: US Governmement Printing Office: 1984. US Dept of Health and Human Services, Publication (PHS) 84-1101
217. Harris PJ, Harrell FE Jr, Lee KL, Behar VS, Rosati RA. Survival in medically treated patients in the coronary artery disease. Circulation 1979;60: 1.259-1.269
Medline
218. Mock MB, Ringqvist I, Fisher LD, Davis KB, Kouchoukos NT, Kaiser GC et al. Survival of medically treated patients in the coronary artery surgery study (CASS) registry. Circulation 1982;66: 562-568
Medline
219. Jones RH, Floyd RD, Austin EH, Sabiston DC Jr. The role of radionuclide angiocardiography in the preoperative prediction of pain relief and prolonged survival following coronary artery bypass grafting. Ann Surg 1983;197: 743-754
Medline
220. Pryor DB, Harrell FE Jr, Lee KL, Rosati RA, Coleman RE, Cobb FR et al. Prognostic indicators from radionuclide angiography in medically treated patients with coronary artery disease. Am J Cardiol 1984;53: 18-22
Medline
221. Mazzotha G, Bonow RO, Pace L, Brittain E, Epstein SE. Relation between exertional ischemia and prognosis in mildly symptomatic patients with single or double vessel coronary artery disease and left ventricular dysfunction at rest. J Am Coll Cardiol 1989;13: 567-573
Medline
222. Miller TD, Taliercio CP, Zinmeister AR, Gibbons RJ. Risk stratification of single or double vessel coronary artery disease and impaired left ventricular function using exercise radionuclide angiography. Am J Cardiol 1990;65: 1.317-1.321
Medline
223. Candell-Riera J, Castell J, Aguadé S, Olona M, Rosselló J, Permanyer G. Cardiología no invasiva después de un primer infarto no complicado. Análisis multivariable. Rev Esp Cardiol 1990;43: 34
Medline
224. Maddahi J, Kiat H, Van Train KF, Prigent F, Friedman J, Garcia EV et al. Myocardial perfusion imaging with technetium-99m sestamibi SPECT in the evaluation of coronary artery disease. Am J Cardiol 1990;66: 55E-62E
Medline
225. Borges-Neto S, Coleman RE, Potts JM, Jones RH. Combined exercise radionuclide angiocardiography and single photon emission computed tomography perfusion studies for assessment of coronary artery disease. Semi Nucl Med 1991;21: 223-229
226. Dilsizian V, Bonow RO. Current diagnostic techniques of assessing myocardial viability in hibernating and stunned myocardium. Circulation 1993;87: 1-20
Medline
227. Gibson RS, Watson DD, Taylor GJ, Crosby IK, Wellons HL, Holt ND et al. Prospective assessment of regional myocardial perfusion before and after coronary revascularization surgery by quantitative thallium-201 scintigraphy. J Am Coll Cardiol 1983;1: 804-815
Medline
228. Kiat H, Berman DS, Maddahi J, Yang FL, Train KV, Rozanski et al. Late reversibility of tomographic myocardial thallium-201 defects: an accurate marker of myocardial viability. J Am Coll Cardiol 1988;12: 1.456-1.463
Medline
229. Ohtani H, Tamaki N, Yonekura Y, Mohiuddin IH, Hirata K, Ban T et al. Value of thallium-201 reinjection after delayed SPECT imaging for predicting reversible ischemia after coronary artery bypass grafting. Am J Cardiol 1990;66: 394-399
Medline
230. Vanoverschelde JL.J, D'Hont AM, Marwick T, Gerber B, Kock M, Dion R et al. Head-to-head comparison of execise-redistribution-reinjection thallium single photon emission tomography and low dose dobutamine echocardiography for prediction of reversibility of chronic left ventricular ischemic dysfunction. J Am Coll Cardiol 1996;28: 432-442
Medline
231. Arnese M, Cornel JH, Salustri A, Maat AP, Elhendy A, Reijs AEM et al. Prediction of improvement of regional left ventricular function after surgical revascularization: a comparison of low dose dobutamine echocardiography with 201-Tl SPECT. Circulation 1995;91: 2.748-2.752
Medline
232. Tamaki N, Ohtani H, Yonekura Y, Nohara R, Kambara H, Kawai C et al. Significance of fill-in after thallium-201 reinjection following delayed imaging: comparison with regional motion and angiographic findings. J Nuc Med 1990;31: 1.617-1.623
233. Haque T, Furukawa T, Takashashi M, Kinoshita M. Identification of hibernating myocardium by dobutamine stress echocardiography: comparison with thallium-201 reinjection imaging. Am Heart J 1995;130: 553-563
Medline
234. Dilsizian V, Perrone-Filardi P, Arrighi JA, Bacharach SL, Quyyumi AA, Freedman NMT et al. Concordance and discordance between stress-redistribution-reinjection and rest-redistribution thallium imaging for assessing viable myocardium. Circulation 1993;88: 941-952
Medline
235. Galassi AR, Centamore G, Fiscella A, Coppola A, Liberi F, Franco M et al. Comparison of rest-redistribution thallium imaging and reinjection after stress-redistribution for the assessement of myocardial viability in patients with left ventricular dysfunction secondary to coronary artery disease. Am J Cardiol 1995;75: 436-442
Medline
236. Tamaki N, Ohtani H, Yamashita K, Magata Y, Yonekura Y, Nohara R et al. Metabolic activity in the areas of new fill-in after thallium-201 reinjection: comparison with positron emission tomography using fluorine-18-deoxyglucose. J Nucl Med 1991;32: 673-678
Medline
237. Altehoefer C, Von Dahl J, Buell U, Uebis R, Kleinhans E, Hanrath P. Comparison of thallium-201 single photon emission tomography after rest injection and fluorodeoxyglucosa positron emision tomography for assessment of myocardial viability in patients with chronic coronary artery disease. Eur J Nucl Med 1994;21: 37-45
Medline
238. Bax JJ, Wijns W, Cornel JH, Visser FC, Boersma E, Fioretti PM. Accuracy of currently available techniques for prediction of functional recovery after revascularization in patients with left ventricular dysfunction due to chronic coronary artery disease: comparison of pooled date. J Am Coll Cardiol 1997;30: 1.451-1.460
Medline
239. Castell J, Candell J, Rosselló J, López-Amor FJ, Sos FH, Aguadé S et al. Valoración de la viabilidad miocárdica mediante tecnecio-99m isonitrilio y talio-201. Resultados del protocolo multicéntrico español. Rev Esp Cardiol 1997;50: 320-330
Medline
240. Castell Conesa J, González González JM. Diagnóstico isotópico del miocardio viable. En: Candell J, Castell J, Aguadé S, editores. Barcelona: Ediciones Doyma S.A., 1998;203-236
241. Nakajima K, Taki J, Shuke N, Bunko H, Takata S, Hisda K. Myocardial perfusion imaging and dynamic analysis with technetium-99m tetrofosmin. J Nucl Med 1993;34: 1.478-1.484
Medline
242. Matsunari I, Fijino S, Taki J, Senma J, Aoyama T, Wakasugui T et al. Myocardial viability assessment with technetium-99m-tetrofosmin and thallium-201 reinjection in coronary artery disease. J Nucl Med 1995;36: 1.961-1.967
Medline
243. He ZX, Dacourt J, Guignier A, Ferrari E, Bussière F, Baudouy M et al. Nitrates improve detection of ischemic but viable myocardium by thallium-201 reinjection SPECT. J Nucl Med 1993;34: 1.472-1.477
Medline
244. He ZX, Medrano R, Hays JT, Mahmarian JJ, Verani MS. Nitroglycerin-augmented Tl-201 reinjection enhances detection of reversible myocardial hypoperfusion. A randomized, double-blind, parallel, placebo-controlled trial. Circulation 1997;95: 1.799-1.805
Medline
245. Basu S, Senior R, Raval U, Lahiri A. Superiority of nitrate-enhanced Tl-201 over conventional redistribution Tl-201 imaging for prognostic evaluation after myocardial infarction and thrombolysis. Circulation 1997;96: 2.932-2.937
Medline
246. Sciagrà R, Bisi G, Santoro GM, Agnolucci M, Zoccarato O, Fazzini PF. Influence of the assessment of defect severity and intravenous nitrate administration during tracer injection on the detection of viable hibernating myocardial with data-based quantitative technectium 99m-labeled sestamibi single photon emission computed tomography. J Nucl Cardiol 1996;3: 221-230
Medline
247. Bisi G, Sciagrà R, Santoro GM, Rossi V, Fazzini PF. Technetium 99m-setamibi imaging with nitrate infusion to detect viable hibernating myocardium and predict postrevascularization recovery. J Nucl Med 1995;36: 1.994-2.000
Medline
248. Flotats A, Carrió I, Estorch M, Bernà L, Catafau AM, Marí C et al. Nitrate administration to enhance the detection of myocardial viability by technectium-99m tetrofosmin single photon emission tomography. Eur J Nucl Med 1997;24: 767-773
Medline
249. Tillisch J, Brunken R, Marshall R, Schwaiger M, Mandelkern M, Phelps M et al. Reversibility of cardiac wall-motion abormalities predicted by positron tomography. N Engl J Med 1986;314: 884-888
Medline
250. Tamaki N, Kawamoto M, Tadamura E, Magata Y, Yonekura Y, Nohara R et al. Pediction of reversible ischemia after revascularization: perfusion and metabolic studies with positron emission tomography. Circulation 1995;91: 1.697-1.705
Medline
251. Tamaki N, Yonekura Y, Yamashita K, Saji H, Magata Y, Senda M et al. Positron emission tomography using fluorine-18 deoxyglucose in evaluation of coronary artery bypass grafting. Am J Cardiol 1989;64: 860-865
Medline
252. Nienaber CA, Brunken RC, Sherman CT, Yeatmna LA, Gambhir SS, Krivokapich J et al. Metabolic and functional recovery of ischemic human myocardium after coronary angioplasty. J Am Coll Cardiol 1991;18: 966-978
Medline
253. Eitzman D, Al-Aouar Z, Kanter HL, Dahl J, Kirsh M, Deeb JM et al. Clinical outcome of patients with advanced coronary artery disease after viability studies with positron emission tomography. J Am Coll Cardiol 1992;20: 559-565
Medline
254. DiCarli MF, Davidson M, Litle R, Khanna S, Mody FV, Brunken RC et al. Value of metabolic imaging with positron emission tomography for evaluating prognosis in patients with coronary artery disease and left ventricular dysfunction. Am J Cardiol 1994;73: 527-533
Medline
255. Gould KL, Yoshida K, Hess MJ, Haynie M, Mullani N, Smalling RW. Myocardial metabolism of fluorodeoxyglucose compared to cell membrane integrity for the potassium analogue rubidium-82 for assessing infarct size in man by PET. J Nucl Med 1991;32: 1-9
Medline
256. Goldstein R. Kinetics of rubidium-82 after coronary occlusion and reperfusion. Assessment of patency and viability in open-chest dogs. J Clin Invest 1985;75: 1.131-1.137
Medline
257. Gropler RJ, Geltman EM, Sampathkumaran K, Pérez JE, Moerlein SM, Sobel BE et al. Functional recovery after coronary revascularization for chronic coronary artery disease is dependent on maintenance of oxidative metabolism. J Am Coll Cardiol 1992;20: 569-577
Medline
258. Nicolai E, Cuocolo A, Pace L, Maurea S, Nappi A, Imbriaco M et al. Assessment of systolic wall thickening using technetium-99m methoxyisobutylisonitrile in patients with coronary artery disease: relation to thallium-201 scintigraphy with re-injection. Eur J Nucl Med 1995;22: 1.017-1.022
Medline
259. González P, Massardo T, Muñoz A, Jofré J, Ribera A, Jovanovich J et al. Is the addition of ECG gating to technetium-99m sestamibi SPET of value in the assessment of myocardial viability? An evaluation based on two-dimensional echocardiography following revascularization. Eur J Nucl Med 1996;23: 1.315-1.322
Medline
260. Jain A, Mahmarian JJ, Borges-Neto S, Jhonston DL, Cashion WR, Lewis JM et al. Clinical significance of perfusion defects by thallium-201 single photon emissiom tomography following oral dipyridamole early after coronary angioplasty. J Am Coll Cardiol 1988: 11: 970-976
261. Hardoff R, Shaefer A, Gips S, Merdler A, Flugelman MY, Halon DA et al. Predicting late restenosis after coronary angioplasty by very early (12-14 hours) thallium-201 scintigraphy: implications with mechanisms of late coronary restenosis. J Am Coll Cardiol 1990;15: 1.486-1.492
Medline
262. Iskandrian AS, Lemick J, Ogilby JD, Untereker WJ, Cave V, Heo J. Early thallium-201 imaging after percutaneous transluminal coronary angioplasty: tomographic evaluation during adenosine-induced coronary hyperemia. J Nucl Med 1992;23: 2.086-2.089
263. O'Keefe JH Jr, Lapeyre AC, Holmes DR Jr, Gibbons RJ. Usefulness of early radionuclide angiography for identifyieng low-risk patients for late restenosis after percutaneous transluminal coronary angioplasty. Am J Cardiol 1989;61: 51-54
Medline
264. Weiner DA, Ryan TJ, Parsons L, Fischer LI, Chaitman BR, Sheffield LT et al. Prevalence and prognostic significance of silent and symptomatic ischemia after coronary bypass surgery: a report from the Coronary Artery Surgery Study (CASS) randomized population. J Am Coll Cardiol 1991;18: 343-348
Medline
265. McConahay DR, Valdes M, McAllister BD, Crockett JE, Conn RD, Reed WA et al. Accuracy of treadmill testing in assessment of direct myocardial revascularization. Circulation 1977;56: 548-552
Medline
266. Ritchie JL, Narahara KA, Trobaugh GB, Williams DL, Hamilton GW. Thallium-201 myocardial imaging before and after coronary revascularization: assesssment of regional myocardial blood flow and graft patency. Circulation 1977;56: 830-836
Medline
267. Verani MS, Marcus ML, Spoto G, Rossi NP, Ehrardt JC, Razzak MA. Thallium-201 myocardial perfusion scintigrams in the evaluation of aorto-coronary saphenous bypass surgery. J Nucl Med 1978;19: 765-772
Medline
268. Bulkley BH, Hutchins GM, Bailey I, Strauss HW, Pitt B. Thallium-201 imaging and gated blood pool scans in patients with ischemic and idiopathic congestive cardiomyopathy: a clinical and pathologic study. Circulation 1977;55: 753-760
Medline
269. Greenberg JM, Murphy JH, Okada RD, Pohost GM, Strauss HW, Boucher CA. Value and limitations of radionuclide angiography in determining the cause of reduced left ventricular ejection fraction: comparison of idiopathic dilated cardiomyopathy and coronary artery disease. Am J Cardiol 1985;55: 541-544
Medline
270. Palmeri ST, Bonow RO, Myers CE, Seipp C, Jenkins J, Green MV et al. Prospective evaluation of doxorubicin cardiotoxicity by rest and exercise radionuclide angiography. Am J Cardiol 1986;58: 607-613
Medline
271. Schwartz RG, McKenzie WB, Alexander J, Sager P, D'Souza A, Manatunga A et al. Congestive heart failure and left ventricular dysfunction complicating doxorubicin therapy. Seven-year experience using serial radionuclide angiocardiography. Am J Med 1987;82: 1.109-1.118
Medline
272. Steinherz LJ, Graham T, Hurwitz R, Sondheimer HM, Schwartz RG, Shaffer EM et al. Guidelines for cardiac monitoring of children during and after anthracycline therapy: report of the Cardiology Committee of the Childrens Cancer Study Group. Pediatrics 1992;89: 942-949
Medline
273. Singal PK, Iliskovic N. Doxorubicin-induced cardiomyopathy. N Engl J Med 1998;339: 900-905
Medline
274. Bonow RO, Rosing DR, Bacharach SL, Green MV, Kent KM, Lipson LC et al. Effects of verapamil on left ventricular systolic function and diastolic filling in patients with hypertrophic cardiomyopathy. Circulation 1981;64: 787-796
Medline
275. O'Gara PT, Bonow RO, Maron BJ, Damske BA, Van Lingen A, Bacharach SL et al. Myocardial perfusion abnormalities in patients with hypertrophic cardiomyopathy: assessment with thallium-201 emission computed tomography. Circulation 1987;76: 1.214-1.223
Medline
276. Dilsizian V, Bonow RO, Epstein SE, Fananapazir L. Myocardial ischemia detected by thallium scintigraphy is frequently related to cardiac arrest and syncope in young patients with hypertrophic cardiomyopathy. J Am Coll Cardiol 1993;22: 796-804
Medline
277. Aroney CN, Ruddy TD, Dighero H, Fifer MA, Boucher CA, Palacios IF. Differentiation of restrictive cardiomyopathy from pericardial constriction: assessment of diastolic function by radionuclide angiography. J Am Coll Cardiol 1989;13: 1.007-1.014
Medline
278. O'Connell JB, Henkin RE, Robinson JA, Subramanian R, Scanlon PJ, Gunnar R. Gallium-67 imaging in patients with dilated cardiomyopathy and biopsy-proven myocarditis. Circulation 1984;70: 58-62
Medline
279. Dec GW, Palacios I, Yasuda T, Fallon JT, Khaw BA, Strauss HW et al. Antimyosin antibody cardiac imaging: its role in the diagnosis of myocarditis. J Am Coll Cardiol 1990;16: 97-104
Medline
280. Sorensen SG, O'Rourke RA, Chaudhuri TK. Noninvasive quantification of valvular regurgitation by gated equilibrium radionuclide angiography. Circulation 1980;62: 1.089-1.092
Medline
281. Gibbons RJ. Equilibrium radionuclide angiography. En: Marcus ML, Schebert HR, Skorton DJ, Wolf GL, editores. Cardiac imaging. A companion to Braunwald's heart disease. Filadelfia: WB Saunders Co., 1991;1.027-1.046
282. Massardo T, Gal RA, Grenier RP, Schmidt DH, Port SC. Left ventricular volume calculation using a count-based ratio method applied to multigated radionuclide angiography. J Nucl Med 1990;31: 450-456
Medline
283. Levy WC, Cerqueira MD, Matsuoka DT, Harp GD, Sheehan FH, Stratton JR. Four radionuclide methods for left ventricular volume determination: comparison of a manual and an automated technique. J Nucl Med 1992;33: 763-770
Medline
284. Borer JS, Bacharach SL, Green MV, Kent KM, Henry WL, Rosing DR et al. Exercise-induced left ventricular dysfunction in symptomatic and asymptomatic patients with aortic regurgitation: assessment with radionuclide cineangiography. Am J Cardiol 1978;42: 351-357
Medline
285. Dehmer GJ, Firth BG, Hillis LD, Corbett JR, Lewis SE, Parkey RW et al. Alterations in left ventricular volumes and ejection fraction at rest and during exercise in patients with aortic regurgitation. Am J Cardiol 1981;48: 17-27
Medline
286. Boucher CA, Kanarek DJ, Okada RD, Hutter AM Jr, Strauss HW, Pohost GM. Exercise testing in aortic regurgitation: comparison of radionuclide left ventricular ejection fraction with exercise performance at the anaerobic threshold and peak exercise. Am J Cardiol 1983;52: 801-808
Medline
287. Bonow RO, Rosing DR, Kent DM, Epstein SE. Timing of operation for chronic aortic regurgitation. Am J Cardiol 1982;50: 325-336
Medline
288. Bonow RO, Picone AL, McIntosh CL, Jones M, Rosing DR, Maron BJ et al. Survival and functional results after valve replacement for aortic regurgitation from 1976 to 1983: impact of preoperative left ventricular function. Circulation 1985;72: 1.244-1.256
Medline
289. Bonow RO, Rosing DR, Maron BJ, McIntosh CL, Jones M, Bacharach SL et al. Reversal of left ventricular dysfunction after aortic valve replacement for chronic aortic regurgitation: influence of duration of preoperative left ventricular dysfunction. Circulation 1984;70: 570-579
Medline
290. Bonow RO. Timing of operation for chronic aortic regurgitation: influence of left ventricular function on clinical management. Herz 1984;9: 319-332
Medline
291. Bonow RO, Rosing DR, McIntosh CL, Jones M, Maron BJ, Lan KK et al. The natural history of asymptomatic patients with aortic regurgitation and normal left ventricular function. Circulation 1983;68: 509-517
Medline
292. Parker JA, Treves S. Radionuclide detection, localization, and quantification of intracardiac shunts between the great arteries. Prog Cardiovasc Dis 1977;20: 121-150
Medline
293. Galve E. Congenital heart disease. En: Candell Riera J, Ortega Alcalde D, editores. Nuclear cardiology in everyday practice. Dordrecht: Kluwer Academic Publishers, 1994;282-294
294. Evangelista A, Aguadé S, Candell Riera J, Ángel J, Galve E, García del Castillo H et al. Cuantificación del cortocircuito de la comunicación interauricular mediante oximetría, isótopos y ecocardiografía Doppler. ¿Existe un método de referencia? Rev Esp Cardiol 1998;51 (Supl 1): 2-9
295. Inouye I, Massie B, Loge D, Topic N, Silverstein D, Simpson P et al. Abnormal left ventricular filling;an early finding in mild to moderate systemic hypertension. Am J Cardiol 1984;53: 120-126
Medline
296. Cuocolo A, Sax FL, Brush JE, Maron BJ, Bacharach SL, Bonow RO. Left ventricular hypertrophy and impaired diastolic filling in essential hypertension: diastolic mechanisms for systolic dysfunction during exercise. Circulation 1990;81: 978-986
Medline
297. Wasserman AG, Katz RJ, Varghese PJ, Leiboff RH, Bren GG, Schlesselman S et al. Exercise radionuclide ventriculographic responses in hypertensive patients with chest pain. N Engl J Med 1984;311: 1.276-1.280
Medline
298. Christian TF, Zinmeister AR, Miller TD, Clements IP, Gibbons RJ. Left ventricular systolic response to exercise in patients with systemic hypertension without left ventricular hypertrophy. Am J Cardiol 1990;65: 1.204-1.208
Medline
299. Candell Riera J, Castell Conesa J. Exploraciones radioisotópicas en la cardiopatía hipertensiva. En: Iriarte Ezkurdia MM, editor. Cardiopatía hipertensiva. Madrid: Harcourt Brace 1997;153-168
300. Lee KJ, Wallis JW, Miller TR, Boman RM. The clinical utility of radionuclide ventriculography in cardiac transplantation. J Nucl Med 1990;31: 1.933-1.939
Medline
301. Follansbee WP, Kiernan JN, Curtiss EI, Zerbe TR, Mock C, Kormos RL. Changes in left ventricular systolic function that accompany rejection of the transplanted heart: a serial radionuclide assessment of fifty-three consecutive cases. Am Heart J 1991;121: 548-556
Medline
302. Addonizio LJ. Detection of cardiac allograft rejection using radionuclide techniques. Prog Cardiovasc Dis 1990;33: 73-83
Medline
303. Frist W, Yasuda T, Segall G, Khaw BA, Strauss HW, Gold H et al. Noninvasive detection of human cardiac transplant rejection with indium-111 antimyosin (Fab) imaging. Circulation 1987;76 (Supl 5): 81-85
304. Carrió I, Bernà L, Ballester M, Estorch M, Obrador D, Cladellas M et al. Indium-111 antimyosin scintigraphy to assess myocardial damage in patients with suspected myocarditis and cardiac rejection. J Nucl Med 1988;29: 1.893-1.900
Medline
305. Ballester M, Obrador D, Carrió I, Augé JM, Moya C, Pons-Lladó G et al. Indium-111 monoclonal antimyosin antibody studies after the first year of heart transplantation: identification of risk groups for developing rejection during long-term follow-up and clinical implications. Circulation 1990;82: 2.100-2.108
Medline
306. McKillop JH, Goris ML. Thallium-201 myocardial imaging in patients with previous cardiac transplantation. Clin Radiol 1981;32: 447-449
Medline
307. Smart FW, Ballantyne CM, Cocanougher B, Farmer JA, Sekela ME, Noon GP et al. Insensitivity of noninvasive tests to detect coronary artery vasculopathy after heart transplant. Am J Cardiol 1991;67: 243-247
Medline
308. Rodney RA, Johnson LL, Blood DK, Barr ML. Myocardial perfusion scintigraphy in heart trasplant recipients with and without allograft atherosclerosis: a comparison of thallium-201 and technetium-99m in sestamibi. J Heart Lung Transplant 1994;13: 1.730-1.780

0300-8932/© 1999 Sociedad Española de Cardiología. Publicado por Elsevier España, S.L.U. Todos los derechos reservados.

Politica de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Política de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.