Revista Española de Cardiología Revista Española de Cardiología
Rev Esp Cardiol. 2004;57:1143-50 - Vol. 57 Núm.12 DOI: 10.1157/13069860

Estrategia invasiva en el síndrome coronario agudo sin elevación del segmento ST. De los grandes estudios al mundo real

Vicent Bodí a, Juan Sanchís a, Àngel Llácer a, Lorenzo Fácila a, Julio Núñez a, Mauricio Pellicer a, Vicente Bertomeu a, Vicent Ruiz a, María J Bosch a, Luciano Consuegra a, Diego García a, Francisco J Chorro a

a Servicio de Cardiología. Hospital Clínic i Universitari. Universitat de València. Valencia. España.

Palabras clave

Angina inestable. Infarto. Pronóstico. Angioplastia.

Resumen

Introducción y objetivos. Presentamos el impacto pronóstico de una estrategia invasiva (EI) en el síndrome coronario agudo sin elevación del segmento ST en nuestra institución. Pacientes y método. Se ha estudiado a 504 pacientes consecutivos con dolor torácico típico, cambios electrocardiográficos y elevación de la troponina I divididos en 2 cohortes: a) grupo conservador, 272 pacientes ingresados entre octubre de 2001 y septiembre de 2002, manejados con una estrategia conservadora (EC); b) grupo invasivo, 232 pacientes ingresados entre octubre de 2002 y septiembre de 2003 y en los que se recomendó una EI. Se recogieron los eventos mayores (defunción o reinfarto) y menores (reingreso o necesidad de revascularización postalta) durante 12 semanas. Resultados. En el grupo invasivo se incrementó la angioplastia prealta (el 21 frente al 35%; p < 0,0001) y la revascularización prealta (el 33 frente al 48%; p = 0,001). No hubo diferencias entre los grupos conservador e invasivo en relación con los eventos mayores (el 17 frente al 15%). El grupo invasivo se relacionó con menos eventos menores (el 17 frente al 9%; p = 0,01). La incidencia de cualquier evento se redujo (un 28 frente a un 20%; p = 0,04). En el análisis multivariado global (n = 504), el manejo invasivo fue un predictor independiente de menos eventos menores ( hazard ratio [HR] = 0,5; intervalo de confianza [IC] del 95%, 0,3-0,8; p = 0,008) y de cualquier evento (HR = 0,5; IC del 95%, 0,3-0,8; p = 0,005), pero no de menos eventos mayores (HR = 0,6; IC del 95%, 0,4-1,1; p = 0,09). Conclusiones. Los resultados de los estudios aleatorizados recientes respecto al uso de una EI se confirman en el mundo real. En una perspectiva a corto plazo los beneficios se centran especialmente en una reducción de eventos menores: menos reingresos y menor necesidad de revascularización postalta.

0300-8932/© 2004 Sociedad Española de Cardiología. Publicado por Elsevier España, S.L.U. Todos los derechos reservados.

Politica de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Política de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.