Está usted entrando en un web con contenidos médicos
¿Es usted profesional de la salud?

 
Revista Española de Cardiología Revista Española de Cardiología
Rev Esp Cardiol. 2012;65:92-6 - Vol. 65 Núm.01 DOI: 10.1016/j.recesp.2011.10.005

¿Cómo crear una unidad de arritmias en el siglo XXI ?

Karl-Heinz Kuck a, Erik Wissner a, Andreas Metzner a,

a Abteilung für Kardiologie, Asklepios-Klinik St. Georg, Hamburgo, Alemania

Palabras clave

Unidad de arritmias. Electrofisiología. Terapia de ablación. Tratamiento con dispositivos.

Resumen

Los servicios de arritmias y electrofisiología cardiaca son una rama innovadora y en rápido crecimiento de la cardiología clínica. La puesta en marcha de una unidad de arritmias comporta una selección adecuada del personal, así como exigencias técnicas, estructurales y organizativas. La selección adecuada del personal especializado y bien formado incluye la de médicos, personal de enfermería y técnicos médicos en los laboratorios de electrofisiología y las salas hospitalarias. Los laboratorios de electrofisiología estándar deben hacer posible toda la gama de diagnósticos y tratamientos percutáneos de las arritmias cardiacas. Ello incluye los métodos más modernos de fluoroscopia y sistemas de determinación de mapas tridimensionales utilizados en intervenciones complejas como la ablación percutánea de la fibrilación auricular o la taquicardia ventricular. Además, las disponibilidades técnicas deben permitir la implantación de marcapasos y desfibriladores como una de las tareas clave de una unidad de arritmias especializada. Las clínicas ambulatorias deben disponer de las capacidades técnicas necesarias para realizar una amplia variedad de técnicas diagnósticas previas y posteriores a las intervenciones, para garantizar un seguimiento adecuado del paciente. Los requisitos estructurales deben centrarse en la integración física próxima de unidades funcionales que permita un flujo de trabajo efectivo y seguro. Por último, los requisitos organizativos, como la creación de redes de conexión entre los especialistas en arritmias y los médicos y los hospitales que remiten a los pacientes, son esenciales para el reclutamiento de los pacientes y para una asistencia de alta calidad tras el alta. Los programas de formación regulares para médicos, enfermeras y técnicos son esenciales en un campo de la cardiología innovador y en rápido crecimiento.