Revista Española de Cardiología Revista Española de Cardiología
Rev Esp Cardiol. 2000;53:511-6 - Vol. 53 Núm.04

Clasificación morfológica de la miocardiopatía hipertrófica mediante tomogammagrafía miocárdica. Comparación con la clasificación ecocardiográfica

Guillermo Romero-Farina a, Jaume Candell-Riera a, Osvaldo Pereztol-Valdés a, Enrique Galve-Basilio a, Jordi Palet-Balart a, Herminio García del Castillo a, Santiago Aguadé-Bruix a, Joan Castell-Conesa a, Domingo Ortega-Alcalde a, Jordi Soler-Soler a

a Servicio de Cardiología. Hospital General Universitari Vall d'Hebron. Barcelona.

Palabras clave

Ecocardiografía. Gammagrafía. Miocardio. Miocardiopatía hipertrófica.

Resumen


Introducción y objetivos
El propósito de este estudio ha sido comparar los diferentes tipos morfológicos de miocardiopatía hipertrófica observados mediante tomogammagrafía miocárdica de perfusión con los del ecocardiograma.
Material y Métodos
En 76 de 119 pacientes (64%) con miocardiopatía hipertrófica, el ecocardiograma permitió una aceptable visualización de todos los segmentos del ventrículo izquierdo en la proyección paraesternal transversal y la asignación de los pacientes a alguno de los 6 tipos morfológicos clásicos: tipo I (hipertrofia septal anterior), tipo II (hipertrofia septal anterior y septal posterior), tipo III (hipertrofia septal y anterolateral), tipo IV (hipertrofia septal posterior y/o anterolateral), tipo V (hipertrofia concéntrica) y tipo VI (hipertrofia apical). Sin conocimiento de los datos ecocardiográficos, dos observadores experimentados intentaron asignar con las imágenes del eje corto de la tomogammagrafía miocárdica de perfusión en reposo con
Resultados
La concordancia global entre las dos técnicas fue del 75%. El tipo III fue el más frecuente, tanto en el ecocardiograma (76%) como en la tomografía miocárdica de perfusión (74%), aunque también fue el que originó la mayoría de discrepancias. Con la tomogammagrafía miocárdica de perfusión se observó en 4 pacientes una hipertrofia localizada en la región septal e inferior que no correspondía a ninguno de los 6 tipos de la clasificación ecocardiográfica clásica y que por ecocardiograma había sido clasificada como tipo III en 3 casos y en 1 como tipo V.
Conclusión
Se observó concordancia entre el ecocardiograma y la tomogammagrafía miocárdica de perfusión en la clasificación morfológica de la mayoría (75%) de los pacientes con miocardiopatía hipertrófica, aunque se hallaron discrepancias con respecto al ecocardiograma, sobre todo en el tipo III.

0300-8932/© 2000 Sociedad Española de Cardiología. Publicado por Elsevier España, S.L.U. Todos los derechos reservados.

Politica de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Política de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.