Revista Española de Cardiología Revista Española de Cardiología
Rev Esp Cardiol. 2014;67:787-9 - Vol. 67 Núm.10 DOI: 10.1016/j.recesp.2014.05.005

Bifurcaciones coronarias: ¿siguen siendo la piedra de toque para los  stents liberadores de fármacos y los armazones vasculares bioabsorbibles?

Clemens von Birgelen a,b,, K. Gert van Houwelingen a, Ming Kai Lam a

a Department of Cardiology, Thoraxcentrum Twente, Medisch Spectrum Twente, Enschede, Países Bajos
b Department of Health Technology and Services Research, MIRA–Institute for Biomedical Technology and Technical Medicine, University of Twente, Enschede, Países Bajos

Contenido Relacionado

Seguimiento de 3 años de pacientes con lesiones de bifurcación tratados con  stents liberadores de sirolimus o everolimus: estudio de colaboración de SEAside y CORpal
Manuel Pan, Francesco Burzotta, Carlo Trani, Alfonso Medina, Jose Suárez de Lezo, Giampaolo Niccoli, Miguel Romero, Italo Porto, Francisco Mazuelos, Antonio Maria Leone, Pedro Martín, Valentina Coluccia, Javier Suárez de Lezo, Soledad Ojeda, Filippo Crea
Rev Esp Cardiol. 2014;67:797-803
Resumen - Texto Completo - PDF

Artículo

Full English text available from: www.revespcardiol.org/en

Las lesiones de bifurcaciones coronarias que afectan a ramas laterales importantes constituyen un subgrupo de lesiones especialmente difíciles de tratar en las intervenciones coronarias percutáneas1, 2. Aparte de que el cardiólogo intervencionista a menudo debe realizar intervenciones técnicamente exigentes con más pasos3, el resultado clínico tras la intervención coronaria percutánea ha sido generalmente algo inferior. Durante más de dos décadas, las lesiones de bifurcaciones coronarias han sido una piedra de toque tanto para los cardiólogos intervencionistas como para diversos tipos de stents y armazones vasculares1, 2, 3, 4, 5, 6.

El uso de los stents liberadores de fármacos (SLF) de primera generación ha reducido la incidencia de reestenosis tras la intervención coronaria percutánea en lesiones de bifurcación, en comparación con los stents metálicos sin recubrimiento. En un primer estudio de pequeño tamaño realizado por Colombo et al, se observó una tasa numéricamente inferior de reestenosis angiográficas en las lesiones de bifurcación tratadas con un solo SLF en el vaso principal7. Mientras tanto, la combinación de los datos de los estudios Nordic Bifurcation y British Bifurcation Coronary, ambos con el SLF de primera generación Cypher (Cordis; Waaren, New Jersey, Estados Unidos), ha puesto claramente de manifiesto, en un seguimiento de 9 meses, que los resultados clínicos son superiores tras un abordaje simple con un stent en T provisional en la rama lateral, comparado con un abordaje complejo8. Además, el estudio Nordic Bifurcation muestra que los resultados clínicos a largo plazo (hasta 5 años) tras implante de stent en la bifurcación por abordaje simple fueron al menos igual de buenos que los del abordaje complejo9. Los estudios mencionados se llevaron a cabo con el stent de primera generación Cypher, que tenía un diseño cerrado.

Los resultados de varios estudios in vitro y de pruebas de laboratorio indican que los SLF de diferentes materiales y diseños pueden actuar de manera distinta en el contexto del implante en una bifurcación10, 11. Además, los recubrimientos de diversos tipos de SLF muestran diferencias importantes en sus propiedades mecánicas12, lo que puede tener importancia al hinchar el kissing-balloon que aplica una tensión tangencial significativa al recubrimiento del SLF. Por consiguiente, la evaluación de los resultados clínicos tras implante de stent en bifurcación con diferentes tipos de SLF tiene gran interés, sobre todo cuando se lleva a cabo en el contexto de un estudio aleatorizado.

En un notable artículo original publicado en Revista Española de Cardiología, Pan et al13 comparan los resultados clínicos a 3 años en 443 pacientes a los que se aplicó un abordaje simple de tratamiento de la bifurcación (stent en T provisional en la rama lateral) con asignación aleatoria, utilizando el stent liberador de sirolimus (SLS) de acero inoxidable de primera generación Cypher Select (Cordis) o el stent liberador de everolimus (SLE) de segunda generación de cobalto-cromo Xience V (Abbott Vascular; Santa Clara, California, Estados Unidos). Los autores evitan usar el término algo vago «SLF de nueva generación» que actualmente emplean muchos autores a pesar de que no tiene en cuenta el proceso de continua evolución de los dispositivos. En vez de esto, Pan et al emplean «SLF de segunda generación» cuando se refieren al Xience V; esta decisión merece amplia aprobación, ya que sitúa el dispositivo en el contexto histórico del desarrollo de los SLF. Esta información podría ser útil a futuros investigadores, ya que actualmente los SLE de cobalto-cromo no son los únicos SLE existentes (p. ej., hay SLE de platino-cromo con recubrimiento duradero o biodegradable)14, 15.

El estudio de Pan et al se caracteriza por la inclusión de muchos pacientes con síndromes coronarios agudos y diabetes mellitus y por la excelente tasa de seguimiento a 3 años, el 99,1%13. El considerable tamaño del estudio se alcanzó combinando los datos de 2 estudios aleatorizados de SLF, el SEAside y el CORpal16, 17. Aunque dichos estudios eran similares en diversos aspectos, también había diferencias entre ellos. Por ejemplo, el tamaño de la rama lateral evaluado visualmente debía ser ≥ 2,0 mm en el SEAside y ≥ 2,25 mm en el CORpal, y había diferencias en la longitud máxima de la lesión de la rama lateral y en los criterios para implantar stents en la rama lateral16, 17. En el seguimiento a los 3 años, el objetivo combinado de eventos adversos cardiacos mayores, que en este estudio no incluyó los infartos de miocardio periintervención, fue favorable con ambos tipos de SLF. Un subanálisis exploratorio de los eventos adversos cardiacos mayores tardíos (después del primer año) reveló una diferencia significativa a favor del SLE13. A pesar de la asignación aleatoria utilizada en ambos estudios, el diámetro de la rama lateral fue ligeramente mayor en el grupo de SLE, lo cual podría haber tenido influencia en los resultados clínicos. No obstante, los presentes datos de Pan et al son muy interesantes, generan una hipótesis atractiva y muestran que están justificados los estudios que exploran los resultados a largo plazo de los SLF. De hecho, este artículo de Pan et al podría llevar a otros investigadores a recoger más datos de alta calidad sobre el tratamiento de la bifurcación coronaria con un seguimiento superior a 1 año.

En los estudios SEAside y CORpal, las bifurcaciones se trataron con implante de stent en el vaso principal y, solo si era necesario según unos criterios predefinidos, con implante (condicional) de un stent en T en la rama lateral. En consecuencia, los porcentajes de implante de stents en la rama lateral fueron bajos16, 17. Mientras que actualmente se considera al stent en T condicional el abordaje óptimo para la inmensa mayoría de las lesiones de bifurcación, este método puede no ser óptimo para toda la variedad de lesiones de bifurcación8, 9, 18. Concretamente, en presencia de una lesión intensamente calcificada del ostium de la rama lateral o una lesión larga de dicha rama, el operador puede considerar que para ciertas lesiones de bifurcación es más apropiado el tratamiento con una técnica de 2 stents3. Por consiguiente, algunas lesiones de bifurcación con los criterios de rama lateral mencionados podrían no ser adecuadas para la inclusión en estudios que, por protocolo, requieren el uso de un método de stent en T condicional. Teniendo en cuenta esto, la tasa de lesiones de bifurcación verdaderas en el presente estudio de Pan et al es sustancial y hay que felicitar a los operadores por haber incluido a tantos pacientes con afecciones de bifurcación avanzadas.

Los datos a largo plazo de los subgrupos de bifurcación de grandes estudios del SLF que incluyeron a casi todos (most-comer) o todos (all-comer) los pacientes pueden tener un interés adicional, puesto que generalmente se incluyen todos los tipos de lesiones de bifurcación tratados en la práctica clínica real, también las lesiones de bifurcación en las que desde el principio de la intervención coronaria percutánea se pretende un abordaje de dos stents. Aunque algunos grandes ensayos de SLF han presentado ya información detallada sobre los resultados clínicos en los subgrupos de bifurcación4, 5, otros no han aportado todavía tales datos14, 19.

También hay buenas razones para evaluar muy cuidadosamente al subgrupo de pacientes con tratamiento de bifurcaciones en los estudios que examinan los armazones vasculares bioabsorbibles. Los armazones vasculares actuales, basados en polímeros, tienen riesgo de rotura por la posdilatación con un balón de tamaño excesivo, como se hace a menudo en los stents metálicos largos para acomodar el stent a una reducción gradual del calibre del vaso, que es especialmente pronunciada en los segmentos coronarios con bifurcaciones mayores10. Además, el hinchado simultáneo de kissing balloon en los armazones vasculares bioabsorbibles basados en polímeros conlleva el riesgo de alterar los struts del armazón y, por lo tanto, solamente debe realizarse en caso de que se considere absolutamente necesario6. Puede considerarse una técnica de kissing balloon modificada como paso intermedio si el hinchado secuencial de balones no distensibles en la rama lateral y el vaso principal no logra un resultado satisfactorio. Esta técnica, evaluada en laboratorio, hincha primero el balón en la rama lateral y luego lo deshincha en parte, para mantenerlo así durante la dilatación final con balón del vaso principal20. Así pues, en el contexto del tratamiento de la bifurcación con armazones vasculares bioabsorbibles, tienen interés nuevas pruebas de laboratorio y modelos informáticos, así como estudios clínicos con tomografía de coherencia óptica. Por otra parte, es preciso evaluar cuidadosamente con estudios a largo plazo con tomografía de coherencia óptica la evolución que tendrán las ramas laterales que quedan al inicio cubiertas en parte por los struts de los armazones bioabsorbibles. Aunque hoy solo se dispone de unos pocos armazones vasculares biodegradables, es posible que varias empresas comercialicen en breve nuevos dispositivos bioabsorbibles. Entre otros parámetros, el resultado de estos implantes en lesiones de bifurcación será un criterio importante para la elección de los dispositivos, y es posible que facilite la exclusión de los menos apropiados.

En conclusión, las lesiones de bifurcación siguen siendo una importante piedra de toque para los nuevos SLF y armazones vasculares biodegradables. La evaluación de los resultados clínicos tras una intervención coronaria percutánea en bifurcaciones es una cuestión de continuo interés científico y clínico.

CONFLICTO DE INTERESES

Clemens von Birgelen es o ha sido consultor y ha recibido pagos por conferencias o gastos de viaje de Abbott Vascular, Boston Scientific y Medtronic; ha recibido pagos por gastos de viaje de Biotronik y pagos por conferencias de MSD; el centro ha recibido subvenciones de investigación de Abbott Vascular, Biotronik, Boston Scientific y Medtronic. Todos los demás autores declaran no tener ningún otro conflicto de intereses.

Autor para correspondencia: Department of Cardiology, Thoraxcentrum Twente, Haaksbergerstraat 55, 7513 ER Enschede, Países Bajos. c.vonbirgelen@mst.nl

Bibliografía

1. Lefèvre T, Louvard Y, Morice MC, Dumas P, Loubeyre C, Benslimane A, et al. Stenting of bifurcation lesions: classification, treatments, and results. Catheter Cardiovasc Interv. 2000;49:274-83.
Medline
2. Yamashita T, Nishida T, Adamian MG, Briguori C, Vaghetti M, Corvaja N, et al. Bifurcation lesions: two stents versus one stent—immediate and follow-up results. J Am Coll Cardiol. 2000;35:1145-51.
Medline
3. Louvard Y, Lefèvre T, Morice MC. Percutaneous coronary intervention for bifurcation coronary disease. Heart. 2004;90:713-22.
Medline
4. Garg S, Wykrzykowska J, Serruys PW, de Vries T, Buszman P, Trznadel S, et al. The outcome of bifurcation lesion stenting using a biolimus-eluting stent with a bio-degradable polymer compared to a sirolimus-eluting stent with a durable polymer. EuroIntervention. 2011;6:928-35.
Medline
5. Diletti R, Garcia-Garcia HM, Bourantas CV, van Geuns RJ, van Mieghem NM, Vranckx P, et al. Clinical outcomes after zotarolimus and everolimus drug eluting stent implantation in coronary artery bifurcation lesions: insights from the RESOLUTE All Comers Trial. Heart. 2013;99:1267-74.
Medline
6. Dzavik V, Colombo A. The Absorb bioresorbable vascular scaffold in coronary bifurcations: insights from bench testing. JACC Cardiovasc Interv. 2014;7:81-8.
Medline
7. Colombo A, Moses JW, Morice MC, Ludwig J, Holmes DR, Spanos V, et al. Randomized study to evaluate sirolimus-eluting stents implanted at coronary bifurcation lesions. Circulation. 2004;109:1244-9.
Medline
8. Behan MW, Holm NR, Curzen NP, Erglis A, Stables RH, de Belder AJ, et al. Simple or complex stenting for bifurcation coronary lesions: a patient-level pooled-analysis of the Nordic Bifurcation Study and the British Bifurcation Coronary Study. Circ Cardiovasc Interv. 2011;4:57-64.
Medline
9. Maeng M, Holm NR, Erglis A, Kumsars I, Niemelä M, Kervinen K, et al. Long-term results after simple versus complex stenting of coronary artery bifurcation lesions: Nordic Bifurcation Study 5-year follow-up results. J Am Coll Cardiol. 2013;62:30-4.
Medline
10. Basalus MW, Van Houwelingen KG, Ankone MJ, Feijen J, von Birgelen C. Micro-computed tomographic assessment following extremely oversized partial postdilatation of drug-eluting stents. EuroIntervention. 2010;6:141-8.
Medline
11. Foin N, Sen S, Allegria E, Petraco R, Nijjer S, Francis DP, et al. Maximal expansion capacity with current DES platforms: a critical factor for stent selection in the treatment of left main bifurcations?. EuroIntervention. 2013;8:1315-25.
Medline
12. Basalus MW, Ankone MJ, van Houwelingen KG, de Man FH, von Birgelen C. Coating irregularities of durable polymer-based drug-eluting stents as assessed by scanning electron microscopy. EuroIntervention. 2009;5:157-65.
Medline
13. Pan M, Burzotta F, Trani C, Medina A, Suárez de Lezo J, Niccoli G, et al. Seguimiento de 3 años de pacientes con lesiones de bifurcación tratados con stents liberadores de sirolimus o everolimus: estudio de colaboración de SEAside y CORpal. Rev Esp Cardiol. 2014;67:797-803.
14. von Birgelen C, Sen H, Lam MK, Danse PW, Jessurun GA, Hautvast RW, et al. Third-generation zotarolimus-eluting and everolimus-eluting stents in all-comer patients requiring a percutaneous coronary intervention (DUTCH PEERS): a randomised, single-blind, multicentre, non-inferiority trial. Lancet. 2014;383:413-23.
Medline
15. Lam MK, Sen H, Tandjung K, van Houwelingen KG, de Vries AG, Danse PW, et al. Comparison of 3 biodegradable polymer and durable polymer-based drug-eluting stents in all-comers (BIO-RESORT): rationale and study design of the randomized TWENTE III multicenter trial. Am Heart J. 2014;167:445-51.
Medline
16. Burzotta F, Trani C, Todaro D, Mariani L, Talarico GP, Tommasino A, et al. Prospective randomized comparison of sirolimus-or everolimus-eluting stent to treat bifurcated lesions by provisional approach. JACC Cardiovasc Interv. 2011;4:327-35.
Medline
17. Pan M, Medina A, Suarez de Lezo J, Romero M, Segura J, Martin P, et al. Randomized study comparing everolimus-and sirolimus-eluting stents in patients with bifurcation lesions treated by provisional side-branch stenting. Catheter Cardiovasc Interv. 2012;80:1165-70.
Medline
18. Ruiz-Salmerón RJ, Valenzuela LF, Pérez I, Fuentes M, Rodríguez-Leiras S, Vizcaíno M, et al. Abordaje de las lesiones bifurcadas con stent liberador de everolimus: comparación entre estrategias simple y compleja con T-stenting. Rev Esp Cardiol. 2013;66:636-43.
Medline
19. Tandjung K, Sen H, Lam MK, Basalus MW, Louwerenburg JH, Stoel MG, et al. Clinical outcome following stringent discontinuation of dual antiplatelet therapy after 12 months in real-world patients treated with second-generation zotarolimus-eluting Resolute and everolimus-eluting Xience V stents: 2-year follow-up of the randomized TWENTE trial. J Am Coll Cardiol. 2013;61:2406-16.
Medline
20. Mortier P, Hikichi Y, Foin N, De Santis G, Segers P, Verhegghe B, et al. Provisional stenting of coronary bifurcations: insights into final kissing balloon post-dilation and stent design by computational modeling. JACC Cardiovasc Interv. 2014;7:325-33.
Medline

0300-8932/© 2014 Sociedad Española de Cardiología. Publicado por Elsevier España, S.L.U. Todos los derechos reservados.

Politica de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Política de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.