Está usted entrando en un web con contenidos médicos
¿Es usted profesional de la salud?

 
Revista Española de Cardiología Revista Española de Cardiología
Rev Esp Cardiol. 2017;70 :vii - Vol. 70 Núm.02 DOI: http://dx.doi.org/10.1016/S0300-8932(16)30570-X

Atrium

Ignacio Ferreira-González a

a Editor Jefe

Artículo

Este número se abre con el comentario de Fernando A. Navarro sobre el origen del término «Amplatzer» y su uso más adecuado en los textos escritos en castellano. Todo ello dentro de la segunda entrega de la nueva sección «Viaje al corazón de las palabras».

Ya en el apartado de editoriales, Sabaté escribe un interesante comentario en relación con un trabajo original, incluido en el mismo número, que recoge los resultados de la angioplastia primaria en mayores de 75 años del registro ESTROFA IM +75 y que firman de la Torre Hernández et al. El registro incluyó a más de 3.500 pacientes con esas características y documentó, como era esperable, más riesgo y morbimortalidad en este perfil de pacientes. Pero lo que es más importante es que el estudio confi rma que dicha estrategia en pacientes añosos se ha incorporado a nuestra práctica habitual y que hay una serie de factores del proceso asistencial que están asociados a un mejor pronóstico (acceso radial, stent farmacoactivo, etc.). El editorialista destaca la importancia de la evaluación de las comorbilidades en pacientes ancianos, así como la utilidad de diferentes índices (Charlson, Barthel, Mehran…) para ayudar a cuantifi car el pronóstico y seleccionar la mejor estrategia terapéutica. Entre los editoriales también se incluye un comentario a la guía de dislipemia de la Sociedad Europea de Cardiología, elaborado por el correspondiente Grupo de Trabajo de la SEC, en el que se resaltan los aspectos más importantes y novedosos de la guía sobre la prevención, la evaluación y el tratamiento de dicha condición (se publica en el mismo número, como artículo especial en versión digital, la guía traducida al castellano). Por último, entre los editoriales se incluye un comentario de Roos-Hesselink et al. sobre la cardiopatía y el embarazo. Los expertos enfatizan el incremento progresivo de gestantes con cardiopatía, sobre todo por la mejora de la supervivencia con cardiopatías congénitas, y resaltan además los aspectos más relevantes respecto al riesgo, las complicaciones y los controles especiales que requiere dicha condición.

Continuando con los trabajos originales, en un estudio realizado en 891 pacientes con diversos grados de cardiopatía (398 prácticamente sanos) que se sometieron a diversos tipos de ecocardiografía de estrés, Bombardini et al. documentan que el volumen telediastólico del ventrículo izquierdo no afecta a la variación entre reposo y estrés de la relación presión/volumen telesistólicos ni en los ventrículos izquierdos, que eran prácticamente normales, ni en los que presentaban disfunción, lo que confi rma la utilidad de dicho parámetro para valorar la reserva contráctil. En otro trabajo original, Sabater-Molina et al. profundizan en el estudio del fenotipo asociado a las mutaciones de MYBPC3 en la miocardiopatía hipertrófi ca. En concreto, estudian el fenotipo de una nueva mutación de MYBPC3 (p.Pro108Alafs*9) en 107 familiares de 13 casos índice, y objetivan que dicha mutación se asocia con alta penetrancia con la miocardipatía hipertrófi ca y determina la aparición de la enfermedad a mediana edad. Hemos de felicitar a los autores por haber conseguido reunir una serie amplia de pacientes portadores de esta nueva mutación y estudiar la caracterización de la nueva mutación mediante resonancia magnética y estudio histológico y de los transcritos genéticos implicados. Ya en el campo de la cardiología intervencionista, Lee et al. presentan los datos de seguimiento de 804 pacientes procedentes de 2 estudios aleatorizados que se habían sometido a estudio con IVUS antes y después de la intervención de implante de stents liberadores de everolimus de longitud > 28 mm. Tras 1 año de seguimiento, se observaron 28 eventos adversos cardiovasculares mayores y se documentó que un área luminal mínima < 5,0 mm2 se asocia con peor pronóstico.

Como siempre, no olviden consultar las excelentes imágenes del número y leer las cartas científi cas y cartas al Editor, que generan un debate sin duda estimulante y enriquecedor, y participar en nuestro Electro-Reto mensual.