Revista Española de Cardiología Revista Española de Cardiología
Rev Esp Cardiol. 2017;70:1006 - Vol. 70 Núm.11 DOI: 10.1016/j.recesp.2016.12.006

Arteria coronaria descendente anterior superdominante

Suilbert Rodríguez-Blanco a,, Manuel Valdés-Recarey a, Abel Y. Leyva Quert a

a Departamento de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, Servicio de Cardiología, Hospital Clínico Quirúrgico Hermanos Ameijeiras, La Habana, Cuba

Artículo

Full English text available from: www.revespcardiol.org/en

La arteria descendente posterior o interventricular posterior (IVP) se origina de la coronaria derecha (CD) en el 85% de los casos y en un 10-15%, de la circunfleja (Cx). El origen de esta, y de al menos una posterolateral (PL), determina el patrón coronario dominante, importante en el pronóstico de pacientes con coronariopatía. Se presentan 2 casos con diagnóstico de angina de esfuerzo estable crónica de clase III de la Canadian Cardiovascular Society, enviados para coronariografía. En el primer caso no se evidenciaron lesiones angiográficamente significativas, y se encontró una arteria descendente anterior (DA) que llegaba al ápex y continuaba ascendiendo por el surco interventricular posterior hasta la cruz del corazón, originando desde el ápex la arteria IVP (figura 1, flechas). La Cx da origen a 4 ramas PL (figura 1) y la CD, vaso de escaso calibre y desarrollo, termina en el margen agudo del corazón (figura 1). En el segundo caso, la DA es un vaso tortuoso que bordea el ápex y origina la IVP, que asciende por el surco homónimo hasta la cruz, donde se continúa con un ramo PL (figura 2, secuencia de recorrido arterial). La CD es de escaso calibre. En estos casos, la DA reviste mayor importancia anatómica y funcional, no solo por el gran territorio que irriga (lo que supone una implicación clínica catastrófica ante la oclusión aguda del vaso), sino también por su longitud y su disposición espacial, lo que podría influir en la perfusión coronaria normal. En ambos se optimizó el tratamiento médico aumentando la dosis de bloqueadores beta y estatinas, con lo que se logró la mejoría clínica.

Figura 1.

Figura 2.

Autor para correspondencia: suilbert@infomed.sld.cu

0300-8932/© 2017 Sociedad Española de Cardiología. Publicado por Elsevier España, S.L.U. Todos los derechos reservados.

Politica de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Política de cookies
x
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.